Domingo, 01 Octubre 2017 00:00 Séptimo día

Los embarazos de riesgo afectan a las jóvenes

De acuerdo con la revista Baby Center, el término ‘alto riesgo’ puede aplicarse a muchas condiciones de salud y circunstancias que afectan el embarazo.
De acuerdo con la revista Baby Center, el término ‘alto riesgo’ puede aplicarse a muchas condiciones de salud y circunstancias que afectan el embarazo. Foto: Internet

Las posibilidades de complicaciones son muy altas para madres y bebés. En algunos casos pueden peligrar sus vidas.

Redacción Séptimo Dia y agencias

Todo embarazo representa un riesgo, pero hay algunos que obligan a las madres a guardar cama por semanas e incluso meses. Se conoce que las madres jóvenes son más proclives a más peligros durante la gestación y el motivo es simple: su organismo, por lo general, aún no alcanzó la madurez completa.

También hay otros factores que influyen, como el modo de vida o la falta de información.

Esto provoca que en embarazos adolescentes sea más común vivir complicaciones como parto prematuro o malformaciones del feto.

Para evitarlo se recomienda  que las mujeres muy jóvenes reciban un adecuado seguimiento médico.

Al mismo tiempo tener un proceso de alto riesgo significa que es necesario recibir cuidados extras para tener un periodo de gestación sano, debido a su situación particular.

De acuerdo con la revista Baby Center, el término ‘alto riesgo’ puede aplicarse a muchas condiciones de salud y circunstancias que afectan el embarazo, como la diabetes gestacional, VIH, obesidad o preeclampsia. Por otro lado, los ginecólogos coinciden en señalar que en un embarazo de alto riesgo  se dan más complicaciones de las normales, tanto en lo que se refiere al bebé como a la madre, lo que hace que ambos necesiten más control por parte del personal médico, durante la gestación, el parto y el puerperio (tiempo de recuperación completa del aparato reproductor femenino tras el parto, que suele durar unas cinco o seis semanas). Los factores que determinan si se tiene o no un embarazo de alto riesgo son varios y pueden referirse a criterios médicos o sociales.

Más adelante se hablará de los más destacados, pero por lo general, todos ellos subrayan la posibilidad de que aparezcan complicaciones extras durante la gestación o el parto.

Es probable que muchas parejas, especialmente las mujeres, cuando reciben la noticia de que están embarazadas, tengan la duda de si su gravidez implicará un alto riesgo.

Como ya se ha dicho antes, solo el 10% de la población presenta embarazos de este tipo, es decir, no son muy frecuentes, pero es cierto que hay algunos factores que influyen en este hecho y que es de utilidad diferenciar algunos síntomas del embarazo de alto riesgo.

 En la mayoría de casos, una gestación de altos cuidados se puede detectar de dos formas o en dos momentos del proceso:

En el primero de ellos, cuando la mujer acude al ginecólogo por primera vez para iniciar el control ginecológico rutinario durante el embarazo.

La edad también es un factor determinante cuando se trata de mantener un embarazo sano.

Los especialistas consideran que el momento ideal para que una mujer tenga hijos es el comprendido entre los 25 y los 35 años. A partir de entonces, sobre todo cuando se ha sobrepasado la línea de los 40, el embarazo se tipifica como de alto riesgo.

Tampoco es aconsejable un embarazo en menores de 18 años. Una de las principales consecuencias de postergar el embarazo hasta una edad más avanzada es que, a partir de los 35 años y a medida que la mujer se vuelve más mayor, su fertilidad sufre un deterioro importante, de modo que se incrementan las dificultades para concebir.

Una vez superada la barrera de los 40, algunos especialistas apuntan que la tasa de esterilidad femenina se eleva hasta el 65% y 70%.

De acuerdo con la revista Consumer Eroski, este deterioro de la fertilidad no afecta tan solo al descenso de la posibilidad de quedarse embarazada.

También implica un incremento de la tasa de abortos, debido al deterioro cualitativo de la función ovárica, que provoca fallos en la implantación del embrión en el útero materno.

Tal como reseña el manual de ‘Obstetricia y medicina materno-fetal’, de la Editorial Médica panamericana, entre los 40-44 años, la tasa de abortos por nacidos vivos es del 77,7%.

Por otro lado, las mujeres que son extremadamente delgadas (con un índice de masa corporal menor de 19,8,) o pesan menos de 45 kg, al momento de quedar embarazadas son propensas a tener bebés pequeños y de bajo peso.

Datos

- Un embarazo de alto riesgo  lo diagnostica un médico, con el fin de tomar las medidas necesarias para reducir las posibilidades de daños.

- Hay que prestar atención a las alertas como sangrado, dolores intensos de cabeza, dolores de abdomen, disminución del movimiento del bebé, hinchazón repentina y pérdida de líquido. Son señales que pueden anunciar que la vida del niño o niña corre peligro. También hay riesgos por infecciones urinarias. (I)

Etiquetas:

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Publicidad

Últimas noticias

Últimas noticias