El Cajas conserva vida silvestre y naturaleza que son únicas en el mundo

- 21 de mayo de 2017 - 00:00
Foto: Fernando Machado / El Telégrafo

Un páramo a 4.000 metros sobre el nivel del mar es destino para caminar, acampar, pescar y disfrutar de los paisajes.

A 39 kilómetros de Cuenca, en la vía Sayausi-Molleturo-Puerto Inca, se levanta una parte de El Cajas, donde el frío y el viento son intensos, pero su belleza es singular y única.

Este lugar no forma parte del Parque Nacional Cajas, pues es propiedad de la familia Prado, que incluso levantó un rancho dedicado a la pesca, gastronomía y caminatas por las cumbres.

Sus lagunas y paisajes son los más fotografiados por los turistas que llegan al lugar. Roque Prado destaca que desde allí se aprecia, en días despejados, 3 volcanes: el Chimborazo, Tungurahua y el Sangay. 

A más de los turistas, llegan también chamanes que realizan rituales en las gélidas lagunas. Llama la atención la variedad de plantas endémicas y la vida silvestre, donde sobresalen los búhos, llamas, conejos, patos, golondrinas y el chaupau. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: