Domingo, 13 Agosto 2017 00:00 Salud

El láser permite embellecer la vagina

El láser permite embellecer la vagina

Quienes recurren a este procedimiento tuvieron un parto natural y vieron afectada su estructura anatómica, lo cual incide posteriormente en la pérdida de elasticidad y capacidad de tensión.

Redacción Séptimo Día

Cada vez son más las mujeres ecuatorianas que se someten a un tratamiento para rejuvenecer su vagina, a través de la tecnología láser.  Quienes recurren a este procedimiento tuvieron un parto natural y vieron afectada su estructura anatómica, lo cual incide en la pérdida de elasticidad y la capacidad de tensión.

Esta hiperlaxitud vaginal produce una reducción de la sensibilidad durante las relaciones sexuales, como lo advierte el ginecólogo ecuatoriano Dennis Sánchez del centro médico Gynelaser.

De acuerdo con el especialista, este tratamiento se realiza de forma ambulatoria en una sesión de entre 5 y 15 minutos, después del cual, la paciente puede retomar inmediatamente su actividad habitual.

Como explica el especialista, este procedimiento busca devolver la firmeza de los músculos de la vagina y embellecer el contorno de los genitales externos utilizando un método láser de última generación.

Esta técnica utiliza el efecto térmico de la luz láser para contraer las fibras colágenas y reticulares de la submucosa o epitelio (mucosa vaginal), reduciendo el diámetro y la longitud de este órgano, generando un efecto de tensado vaginal inmediato.

Este procedimiento se realiza cuando existe una evaluación médica previa. Además, la tensión vaginal se produce en la medida que este láser provoca que el propio cuerpo genere mayor cantidad de colágeno, mediante la estimulación con calor controlado.

 Según Fausto Egas, ginecólogo, este procedimiento ginecológico es ideal para aquellas mujeres que han tenido parto vaginal y, como consecuencia han sufrido la pérdida de elasticidad de la piel y mucosa.

De hecho, el paso del bebé por el canal vaginal estira, elonga y rompe muchas fibras que provocan su relajación, generando síndrome de amplitud.

Para el médico, la presencia de una vagina amplia y muy elástica se relaciona con una disminución de la sensibilidad durante la relación sexual y la dificultad para lograr el orgasmo. En estos casos se realiza la vaginoplastia reductora anterior y posterior.

En su mayoría las mujeres solicitan cambios en su vulva o vagina por razones cosméticas, para aumentar su autoestima y mejorar su función sexual, pero estas deberían ser conscientes de que a pesar que deseen cambios cosméticos o físicos en sus genitales externos no significa que su desarrollo o estructura sea anormal.

Por esta razón es muy importante realizar un buen interrogatorio y conversar con la paciente a fin de explicar que tal vez lo que ella cree que es anormal, no lo es; sino que es una constitución.

De acuerdo con un artículo publicado por la revista Vanguardia, los actuales son tiempos en los que las mujeres buscan sentirse bellas de pies a cabeza y muchas acuden a especialistas en cirugías estéticas para mejorar lo externo y así conservarse atractivas para el sexo opuesto.

Los procedimientos más populares, como muchos ya lo saben, tienen que ver con los senos, los glúteos y el rostro.

Sin embargo, hace 10 años aproximadamente se suscitó un boom a escala mundial (México no fue la excepción) consistente en que las damas comenzaron a experimentar ciertas ansias por realizarse estas intervenciones.

Dennis Sánchez indica que las mujeres que más se someten a esta cirugía tienen entre 30 y 60 años de edad.

Al mismo tiempo, este tratamiento se lleva a cabo en el consultorio y en posición ginecológica, se procede a la colocación de un espéculo especial, dentro del cual se introduce la pieza de mano del láser, que transmite la luz mediante un cono de oro, reflejándose 360 grados, tratando toda la superficie del canal vaginal.

Se realiza un reforzamiento en el anillo de constricción (punto G) y el introito vaginal. El procedimiento dura pocos minutos y no necesita ningún tipo de anestesia.

En la actualidad existen varios tipos de cirugías, como labioplastia, un tipo de rejuvenecimiento genital recomendado cuando los labios menores de la vagina son grandes y flácidos, lo cual puede interferir en el disfrute de las relaciones sexuales y con la higiene de la zona íntima.

En el mercado también existe la labioplastia de aumento que se aplica cuando se requiere de un rejuvenecimiento de la vagina enfocado en la apariencia de los labios.

En ocasiones los cirujanos recurren al inyecto de grasa del propio paciente, obtenida mediante una lipoescultura, para alisar y minimizar las arrugas de la zona. También se destaca la lipoplastia vulvar, a través de la cual se trata de obtener un contorno mucho más atractivo, cuando hay exceso de grasa.

En este caso, los cirujanos plásticos optan por extraer las adiposidades del monte de Venus y de la zona superior de los labios mayores. (I)

Datos

Otro procedimiento dentro de las cirugías de vagina tiene como meta el rejuvenecer su apariencia por medio del fortalecimiento de los músculos

de la zona perineal.

Otra de las intervenciones más conocidas es la vaginoplastia, en la cual se reconstruyen y mejoran los órganos de la pelvis femenina alterados con el tiempo por factores como el parto o el sobrepeso. Todas las técnicas buscan rejuvenecer la apariencia de la vagina. (I)

ENLACE CORTO