Sábado, 07 Octubre 2017 00:00 Regional Sur

La agrupación conocida en la provincia como centenaria tiene más de un siglo de conformación

Las bandas de pueblo dan vida a las fiestas en las comunidades azuayas

La Banda de Pueblo de Ramón Pesántez tiene más de 42 años de existencia. Sus integrantes cuentan muchas experiencias y anécdotas que les ha tocado vivir.
La Banda de Pueblo de Ramón Pesántez tiene más de 42 años de existencia. Sus integrantes cuentan muchas experiencias y anécdotas que les ha tocado vivir. Foto: Fernando Machado / EL TELÉGRAFO

En los años 80, los integrantes de estos conjuntos viajaban hasta tres días para cumplir con sus contratos en zonas lejanas. La parroquia de Baños y el cantón Girón tienen a los mejores músicos.

Rodrigo Matute Torres

Cuenca.-

En la vida del músico no todo es alegría, anécdotas felices o amoríos, también está marcada por notas disonantes envueltas de tristeza y el esfuerzo de sus integrantes.

Si bien los tiempos han cambiado, aún quedan los recuerdos de antaño, cuando los integrantes de las bandas de pueblo debían viajar largos trechos por el Azuay para cumplir con sus contratos.

Joaquín Pauta, integrante y director del grupo Centenario, del cantón Girón, en Azuay, trae a su memoria cuando en los años 80, viajaba con sus compañeros, desde su sector  hasta la parroquia de Cochapata, en el cantón Nabón. “Teníamos que caminar con los instrumentos al hombro muchos tramos y en otros, íbamos en mula”, añadió.

Recuerda con tristeza el año 1971, cuando murió su hermano de 13 años. “Fue la envidia. Tocábamos muy bien y todos nos buscaban. Llegamos hasta la parroquia Tambo y allí nos envenenaron”, dijo.

Según Pauta, cuando les sirvieron la comida, un caldo de gallina, les dieron con veneno. “Más de 80 personas se fueron al hospital, pero mi hermano murió. Él no aguantó”, dijo.

La banda Centenario cumplió 112 años de existencia y es una de las más antiguas que hay en la provincia. Nicanor Pauta fue quien comenzó con este grupo, pasó por las manos de Luis Pauta y ahora su hijo Joaquín dirige este grupo.

Presencia femenina

En el parque de María Auxiliadora de Cuenca está la agrupación denominada Ramón Pesántez. Ellos son muy puntuales para no quedar mal con sus clientes. Entre sus músicos está Lourdes Uruchima, quien lleva tocando 12 años el saxo y 10 en este grupo.

La semana anterior tuvieron contratos tres días seguidos, fuera de la ciudad. “Me he ido adaptando, pero siempre es reconfortante ser parte de ellos”, dijo. Ella a más de ser artista, trabaja como consultora tributaria.

“Hay momentos buenos, hay momentos difíciles, pero la música me ha dado muchas satisfacciones”, expresó. Ella es la que toma las riendas de la banda cuando en ausencia del director. Está siempre pendiente de sus compañeros y previene qué canciones van a tocar.

El director de la agrupación, José Alberto Ramón Pesántez, es un exmilitar. El grupo ya cumplió 42 años desde su creación. Según el músico, esta actividad “da de todo”. Señala que siempre son bien alimentados, “nunca falta el cuycito y el sabroso caldo de gallina, para tomar fuerza”, indicó.

Dijo también que los amoríos siempre estaban ligados a sus presentaciones. “Un día nos fuimos a tocar durante tres días fuera de la ciudad. Al segundo día, uno de nuestros integrantes desapareció, nos regresamos sin él, después supimos que se quedó a vivir en este sitio”, manifestó. (I)

La mujer también forma parte de las Bandas de Pueblo en la provincia del Azuay. Lourdes Uruchima toca por más de 12 años el saxofón. Foto: Fernando Machado / EL TELÉGRAFO

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense