Sábado, 04 Junio 2016 00:00 Regional Norte

La seguridad al preparar los alimentos es el principal beneficio

Más hogares del país con cocinas de inducción

En Ibarra es común que los ciudadanos se fijen más en el precio que en el producto en sí mismo.
En Ibarra es común que los ciudadanos se fijen más en el precio que en el producto en sí mismo. Foto: Regional Norte

Calientan de forma directa el recipiente. Este sistema funcionan con campos electromagnéticos.

Andrés Castro y Marcelo T. Coletti. Unidad Educativa Sánchez y Cifuentes

Desde el año pasado, la publicidad sobre las nuevas cocinas de inducción  ha invadido los espacios de varios medios de comunicación. Es curioso cómo esta tecnología cobró mayor relevancia más allá de una opción comercial.

A diferencia de una cocina a gas, las que funcionan por inducción calientan directamente el recipiente en el que se elaboran los diferentes alimentos. Mientras este sistema utiliza un campo electromagnético, la cocina  de gas funciona mediante el calor que genera el fuego.

La cocina de inducción requiren de un enchufe especial para el hogar, una plataforma totalmente plana que es de vidrio, así como nuevos utensilios. Este artefacto genera un costo mensual en el consumo de energía.   

Hay muchas personas que adquieren las cocinas de inducción, porque son más seguras que las de gas. El riesgo radica en los cilindros de gas de las cocinas tradicionales. Además existe la posibilidad de una explosión o asfixia en caso de alguna fuga.  

Preocupa que los niños se quemen con el fuego. Si existe el miedo de una explosión por el calor, lógicamente, no deben someter los tanques a grandes temperaturas.

En el caso de una fuga en las tuberías que envían el gas a la cocina, la solución sería cerrar la presión del gas. Cabe destacar que si esto no se explica al usuario aumentamos el riesgo de que el consumidor cometa imprudencias debido al mal uso de la cocina. En Ibarra es común que los ciudadanos se fijen primero en el precio del producto.

Entonces cuando se  vende la idea de que es más económico adquirir una cocina de inducción  que una a gas, los consumidores lo asumen así, pero es necesario reflexionar al respecto, porque un factor es el costo de la cocina en sí y otro el precio que genera utilizar el producto. Durante el mes de abril decidimos consultar con algunos consumidores de cocinas de inducción y  dicen que, cada mes, han llegado a pagar hasta $6 por consumo de energía, mientras que con 2 cilindros de gas, cada 2 meses, gastan $5 dólares ($ 2,50 cada uno, precio de Ibarra).

El Gobierno Nacional ha implemento un subsidio a estas cocinas para que sean productos de fácil acceso (entiéndase subsidio como un pago que realiza el gobierno con los fondos del Estado para que los ciudadanos disminuyan gastos en determinados productos).

Este subsidio se implementó hace varios años y, gracias a este incentivo, las ventas de las cocinas de inducción se han triplicado a nivel nacional durante el presente año
Cuando el subsidio sea retirado las cocinas costarán más y, además, el tanque de gas subirá de precio. Lo que todavía desconocen los ciudadanos es cuánto se gastará realmente en cocinar.  

Ahora bien, si ya existía un subsidio para el gas y se añadió un subsidio que favoreciera la compra de las cocinas de inducción, existe también un subsidio al gasto mensual en electricidad que no se eliminará por unos años (subsidio para el gasto mensual en cocinas de inducción), entonces es importante que el ciudadano entienda por qué se quiere cambiar el tipo de cocina.

Hay que tomar en cuenta que el Gobierno quiere evitar la importación de productos, por consiguiente, y luego de terminadas las 2 nuevas centrales hidroeléctricas que se espera estén listas próximamente, no será necesario comprarle la electricidad a países vecinos, y con las cocinas de inducción sustituyendo las de gas bajará la importación.

Hoy en día comprar una cocina de inducción para algunos realmente es incurrir en un gasto que no está contemplado en su presupuesto. Seguramente, llegará el momento en que las cocinas a gas ya no resulten viables, desde el punto de vista económico. El punto es que se debe conocer que el gas no es un producto nacional y que comprarlo exige costos en varios rubros que el Estado ya no está dispuesto a asumir.

¿Cree usted entonces que debería cambiar su plataforma a cocina de inducción? Al parecer, esta es una decisión que solo le compete a la familia, pero, en el largo plazo, quizá sea más complicado conseguir el tanque de gas para poder cocinar los alimentos. (I)

DATOS

A partir del 2018, los usuarios pagarán USD 0,04 por kWh destinado tanto para la cocina de inducción como para la ducha eléctrica. Esta tarifa igual contempla un subsidio.

Los 80 kilovatios hora (kWh) al mes destinados a la cocción con cocinas de inducción serán entregados gratuitamente a los usuarios que apliquen al plan. También se entrega ollas y sartenes ferromagnético.

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Google Adsense

Google Adsense