En pastaza se firmó el acuerdo entre comunidades indígenas e instituciones del estado

El control al tráfico de vida silvestre es apoyado por 5 nacionalidades

- 05 de agosto de 2017 - 00:00
Las especies obtenidas ilegalmente son confiscadas para ser devueltas, de ser posible, a su hábitat natural.
Foto: Miguel Jiménez / EL TELÉGRAFO

Los huaoranis, shiwiar, andwas, sáparos y quichuas se comprometieron a ser guardianes de los bosques y evitar el deterioro de las especies de la Amazonía.

Puyo, Pastaza.-

La Amazonía ecuatoriana alberga especies de flora y fauna únicas en el mundo. Zonas como el Yasuní, por ejemplo, fueron declaradas parque nacional y reserva de la biósfera por su riqueza natural.

Sin embargo, esto no evita que traficantes de especies animales y vegetales atenten contra la vida silvestre, por lo que autoridades y miembros de comunidades amazónicas decidieron impulsar iniciativas para su protección.

Representantes de las nacionalidades Waorani, Shiwiar, Andwas, Sápara y Kichwa de la provincia de Pastaza firmaron una carta de compromiso para apoyar al Ministerio del Ambiente  en el control de la comercialización de vida silvestre. Esto evitará el contrabando que pone en riesgo a especies nativas, sobre todo a aquellas que ya se encuentran en peligro de extinción.

Grecia Mayanchi, presidenta de la Comunidad Valle Hermoso, sostiene que, a pesar de que varias zonas fueron declaradas como reservas naturales, el tráfico de especies no ha sido erradicado.

Por ello, el documento se considera un gran paso para eliminar actividades como la venta de huevos de tortuga charapa, y el expendio de carne de tapir, danta y guatusa, entre otros animales registrados en el libro rojo de especies en peligro de extinción.

El ministro del Ambiente, Tarsicio Granizo, resaltó durante la firma de la carta-compromiso, que esta cartera de Estado no cuenta con suficiente personal para controlar las extensas zonas selváticas, por lo que el apoyo de las comunidades en cada territorio es fundamental. “Con esto nos ayudamos mutuamente”, manifestó.

Aclaró también que el compromiso no interferirá con las actividades de cacería para consumo alimenticio, ya que es una actividad reconocida en la Constitución.

“Lo que sí vamos a crear, acogiendo criterios de los habitantes de las provincias amazónicas, son normas de cacería para no devastar las especies silvestres. Solo así, de manera mancomunada, podremos conservar las especies silvestres para que puedan seguir formando parte de su alimentación”, apuntó el Secretario de Estado.

Para el presidente de la nacionalidad Shiwiar, Abel Santi, este compromiso representa la materialización de lo que en sus comunidades ya aplican desde hace varios años.  

Los shiwiar definieron áreas de conservación con el fin de preservar las especies silvestres que les sirven de alimento.

“Tenemos espacios definidos para cazar. Entonces, no tenemos por qué dudar a la hora de firmar el compromiso, porque es beneficioso para todos. Además consideramos necesario trabajar de la mano con las instituciones del Estado para fortalecer todas las actividades que hacemos en nuestras comunidades”, dijo Abel Santi.

Grecia Mayanchi, aseguró que los controles serán estrictos. “No permitiremos que se sigan explotando y comercializando ilegalmente recursos naturales de nuestra selva amazónica”, insistió.

Denunció que la práctica no solo se realizaría por traficantes de la zona, sino también del países vecinos. “En la frontera no hay suficiente control”, indicó. Por ello, aspira a que autoridades y habitantes de los sitios de caza ilegal colaboren para frenar la actividad y mantener a las especies fuera de peligro. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: