Los comerciantes y transeúntes ayudaron al médico facilitándole mantas y tijeras

Un otorrino asistió en el parto del mall de Manta

- 14 de Septiembre de 2017 - 00:00

Manta.-

Tenía programado su parto para el 17 de septiembre (una cesárea) e inmediatamente ligarse. Teresa Josa (foto) atravesaba su cuarto embarazo, pero la vida la sorprendió cuando realizaba las últimas compras para su pequeña, quien estaba por nacer.

“Tenía los dolores y me sentía avergonzada por lo que sucedía, se me vino por más que cerré las piernas; una señora me ayudó a acostarme, me quitó el short y tuve que hacerlo”, revivió Teresa.

Su esposo Giovanny Zambrano estaba en el almacén Súper Éxito, del Mall del Pacífico. Teresa lo esperaba afuera, justo en ese momento sintió los estragos del parto y de repente apareció la cabeza de su bebé. Entonces se sentó en el piso y comenzó a pujar.

Un doctor otorrinolaringólogo estaba al frente y reaccionó. Así fue que trajo a la luz a la niña de Teresa.

“Fue algo impactante, nunca esperé que le fueran a coger los dolores en el mall; estábamos comprando una ropita para ella, de repente Teresa dijo que se sentía mal, que le cogieron unos dolores y salió a esperarme mientras estaba pagando y no pudo aguantar más”, relató Giovanny. La gente de los almacenes y transeúntes colaboraron: trajeron tijeras y mantas.

“El parto es algo tan natural, simple y sencillo, yo lo que hice fue asistir a la señora con los conocimientos que cualquier médico o residente puede tener. Hicimos el parto completo, sacamos placenta y todo”, contó el doctor Jaime Robalino, especialista en otorrinolaringología, quien hace 30 años no tenía una experiencia similar.

Ahora la gente considera al galeno un héroe, un ángel, pero él manifiesta que solo hizo su trabajo, como cualquier persona. “En los hospitales de todo el país están los verdaderos héroes que asisten casos complicados; ellos son los héroes”, insistió Robalino. (I)

-----------------

La bebé goza de buena salud y mide 47 cm

Las empresas Súper Éxito, Bebé Mundo y Mall del Pacífico le han hecho llegar regalos a la última hija de Teresa, quien no tuvo ninguna complicación al nacer pese a lo accidentado del parto.

La niña pesó 2.780 gramos y midió 47 centímetros. Es una bebé sana y normal, indicaron los doctores. Aunque aún sus padres no definen su nombre, tampoco le pondrán uno extraño, como la gente la ha bautizado ya: Súper Éxito o Mall del Pacífico. (I)