El sismo en Manabí solo dejó daños materiales

- 04 de diciembre de 2017 - 00:00
Fotos: cortesía / et

El susto fue generalizado en los 22 cantones de la provincia; a varios hospitales llegaron personas con problemas de hipertensión arterial.

La angustia se apoderó nuevamente de los residentes en Manabí. Ayer a las 06:19,  un sismo de 6.0 grados de magnitud y a 39.95 kilómetros de profundidad con epicentro en el cantón San Vicente, noroeste de la provincia,  levantó a la población de sus camas abruptamente.

El movimiento fue sentido en los 22 cantones. En San Vicente y Bahía de Caráquez las ciudades donde el sacudón fue muy fuerte cundió el pánico. Rubén Vera, vive en Bahía. Lo primero que hizo fue tratar de evacuar a su familia que dijo es numerosa, desde su casa hacia un lugar seguro. Después recorrió la ciudad y dijo que el pánico era poco para describir lo que causó el sismo.

El servicio de energía eléctrica se cortó de inmediato entre San Vicente, Jama, Pedernales y Sucre pero fue restablecido en su totalidad 40 minutos después. En San Vicente, cuya característica son las casas máximo de dos plantas, la población salió a las calles.

En Manta donde se ubica la mayor cantidad de edificaciones altas que están ubicadas sobre el acantilado de la playa El Murciélago, sus residentes tras el sismo salieron hacia las calles. No podemos esperar a un segundo movimiento, esto fue terrible comentó Miriam Arévalo residente de uno de los condominios de varios pisos.

Uno de los informes de la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR)  indicó que el temblor fue sentido en Guayas, Los Ríos, El Oro, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pichincha, Chimborazo, Imbabura, Esmeraldas  y Tungurahua. En Cuenca, Azuay, las  familias salieron a las calles por el susto. Se descartó a través del Instituto Oceanográfico de la Armada (Inocar) que el temblor motive  condiciones para generar un tsunami en las costas ecuatorianas ni en la región insular Galápagos.

Los reportes al interior de la provincia, según un informe preliminar del Comité de Operaciones de Emergencia (COE), dan cuenta de que no existieron problemas en los tres embalses que dotan de agua cruda a varios cantones de la provincia. La Corporación Nacional de Electricidad (CNEL) destacó que la provincia sufrió un impacto del 20% de la carga que afectó a Tosagua y Chone, San Vicente especialmente.

No hay pérdidas humanas pero sí se reportaron ingresos a varios hospitales de personas con presión alta. En zonas como San Clemente se cayó un ventanal de vidrio al piso, en Bahía la mampostería del edificio del museo sufrió algunos daños.

Hay reportes de afectaciones en paredes y cerramientos de cuatro unidades educativas en igual número de cantones. (I) et

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: