Sábado, 12 Agosto 2017 00:00 Quito

La Armenia continúa sin conexión directa con la General Rumiñahui

La reforma geométrica en la autopista General Rumiñahui se detuvo sin aviso previo, reclaman los vecinos.
La reforma geométrica en la autopista General Rumiñahui se detuvo sin aviso previo, reclaman los vecinos. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La Prefectura de Pichincha suspendió hace aproximadamente 15 días los trabajos de reforma geométrica que ejecutaba en la autopista como solución provisional.

Redacción Ciudadanía

Los habitantes del sector La Armenia, ubicado en el suroriente de Quito, continúan sin tener conexión directa con la av. General Rumiñahui.

Perdieron el acceso el 30 de marzo pasado, cuando el puente ubicado sobre la quebrada El Pimán colapsó a causa de la fuerte temporada de lluvias.

En enero, los vecinos de la zona advirtieron al Municipio sobre el riesgo que corría la estructura por el socavamiento de sus bases.

Tras las inspecciones respectivas, la empresa municipal de obras públicas restringió el paso por el viaducto para vehículos pesados (más de cuatro toneladas).

El Cabildo inició el 6 de marzo la instalación de un puente tipo bailey, procedimiento que se planificaba tomaría hasta el 12 de mayo.

En esta obra estaba previsto invertirse $ 175 mil. Pero mientras se ejecutaba la medida ocurrió el percance. Esto  llevó el talud más abajo de su nivel inicial e hizo que la obra dejara de ser segura.

A partir de entonces, los moradores de los barrios La Armenia 1 y 2, Conocoto, Andaluz, Hospitalaria, Puerta del Valle y Juan Pablo II, usan rutas alternas.

Sin embargo, esta situación genera dificultades si lo que se busca es que se conecten La Armenia y la parroquia Conocoto, ubicada en la orilla oriental de la avenida.

Hacer esto significa subir la calle Alfredo Gangotena, salir nuevamente a la autopista al valle, pasar el puente 8 y tomar un desvío que anteriormente era utilizado por vehículos pesados, hasta llegar a la calle Estadio. Y para retornar deben avanzar hasta el puente tres, a 8 minutos, y dar la vuelta.

Esto generó el malestar de alrededor de 20 mil habitantes del área involucrada, quienes exigieron una respuesta inmediata.

La Municipalidad anunció a inicios de junio que la solución definitiva al problema tomaría alrededor de un año. Este consiste, en primer lugar, en la construcción de un colector, la estabilización de taludes y la recuperación del cauce natural de las aguas de la quebrada. Y luego de ello se podría reconstruir la mesa del puente.

La propuesta, sin embargo, fue rechazada por los habitantes que exigieron alternativas.

Una alternativa fue planteada por la Prefectura de Pichincha, que anunció una reforma geométrica en el intercambiador a la altura del puente 8 para facilitar el acceso a la General Rumiñahui.

Los trabajos arrancaron, pero hace aproximadamente 15 días fueron suspendidos sin previo aviso, aseguró esta semana Lucía Gómez, de la ferretería Ferregómez.

La comerciante manifestó que la previsión anunciada por los técnicos de la Prefectura era que las obras durarían 30 días.

Entre tanto, el Cabildo acondicionó la calle Diego Ibarra con una inversión de $ 7.800.

Se realizó la rotura manual de bordillos, el levantamiento del adoquín en la acera, la excavación, la colocación de bordillos prefabricados, la colocación del material de fresado, imprimación, y el tendido de la mezcla asfáltica en frío.

Esta solución, sin embargo, no convence a los moradores. Diego Andi, propietario de un local de cortinas, señaló que desde la caída del puente disminuyeron sus ventas por la falta de circulación. (I)

ENLACE CORTO