Quiteños celebraron a la ‘carita de Dios’ con actividades tradicionales

- 07 de diciembre de 2017 - 00:00
La competencia de coches de madera que se efectuó ayer en el sur de la capital y que estuvo matizada por algunos accidentes, generó expectativa.
Foto: Miguel Jiménez / et

Carreras de coches de madera, recorridos teatralizados en el museo Alberto Mena Caamaño, teatro callejero y ferias gastronómicas fueron algunos de los eventos a los que acudieron ayer cientos de capitalinos en estas fiestas.

Grandes y chicos esperaban emocionados que la carrera inicie. Los más pequeños no quitaban su mirada de la línea de partida donde los pilotos ya estaban listos.

Sentados en los coches de madera y puestos las seguridades de rigor (casco, rodilleras y coderas), salieron los primeros conductores a enfrentarse a los impases que les tenía preparada la calle Manuela Cañizares, en el barrio San Luis de Chillogallo, al sur de Quito.

Los vehículos de cuatro ruedas que contaban únicamente con un freno de mano, cogían velocidad al ser impulsados con las manos de los propios pilotos. A pocos metros de la partida ya se escucharon los primeros gritos del público. Unos choferes se volcaron, otros se desviaron del camino dirigiéndose hacia la multitud de espectadores y otros se chocaron entre sí.

En medio de risas, los conductores se limpiaban el polvo de la ropa y enseguida se subían al pequeño carro de madera para retornar a la competencia.

Pero esta carrera de coches de madera no es igual a otras que se realizan en estas fechas en la capital: es una competencia de adultos, corren hombres y mujeres mayores de 18 años. Se la realiza desde hace ocho años en el sector y esta edición convocó a más de 30 participantes.

Víctor Hugo Quispe, organizador, explicó que el recorrido de la carrera es de aproximadamente un kilómetro, en la que los carros alcanzan una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora.

“Las competencias de coches de madera es parte del patrimonio de Quito. Esta es la verdadera fiesta del pueblo en la que se rescata lo que disfrutaron nuestros abuelos y nuestros padres”, resaltó.

Pero esta no fue la única actividad que se realizó ayer en Quito en conmemoración de sus 483 años de fundación. El Centro Histórico lució lleno de gente y ofreció diversas actividades.

Cientos de familias acudieron a las plazas tradicionales de Quito para pasearse, comer en restaurantes y festivales de comida típica al aire libre, así como para recorrer los museos.

Este año, a diferencia de anteriores, el ingreso a los museos tuvo costo y con un límite de ingresos. Por ejemplo, a las 14:00, numerosas  personas se retiraban decepcionadas de las puertas del museo Alberto Mena Caamaño, pues las entradas se agotaron al mediodía. Muchos querían ver el recorrido teatralizado del museo.

Las amigas Teresa Robayo y Cecilia Echeverría, ambas de 69 años, no pudieron ingresar. Para ellas, el mejor modo de festejar a la ‘carita de Dios’ es asistiendo a los eventos culturales. En estas fechas siempre acuden al desfile de La Confraternidad, así como a las obras de teatro y a los museos.

José Guzmán sí logró entrar al museo junto con su esposa y dos hijos. Con entusiasmo destacó que le parece hermoso que los recorridos se hagan teatralizados, porque sus hijos ponen atención a la exposición y aprenden.

Muchos de quienes no consiguieron entrar a los museos se aglomeraron en la Plaza de la Independencia y en la Catedral, a disfrutar del teatro callejero. Además, ayer las ferias gastronómicas también lucieron llenas de comensales: conseguir una mesa parecía imposible. (I)

Familias enteras asistieron ayer a los recorridos teatralizados que tuvieron lugar en el Museo Alberto Mena Caamaño, en el centro histórico. Foto: Miguel Jiménez / et

El teatro callejero fue el deleite del público en los exteriores de la Catedral Metropolitana, en el último día de eventos por la Fundación de Quito. Foto: Miguel Jiménez / et

En la plazoleta del edificio del Ministerio de Agricultura, en el norte de Quito, un festival de comida típica por las fiestas atrajo a numerosos comensales. Foto: Miguel Jiménez / et

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: