Alcalde y vicealcalde de Quito se alzaron la voz

- 10 de enero de 2018 - 00:00
El alcalde Mauricio Rodas atiende a una funcionaria durante la sesión del Concejo. Esto causó el reclamo del vicealcalde Eduardo del Pozo.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Los integrantes del Concejo exigieron que se fiscalice la compra de equipos para basura realizada en 2015, que debió garantizar la existencia de repuestos.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas (SUMA) y el vicealcalde Eduardo del Pozo (CREO) protagonizaron un incidente verbal ayer en la sesión de Concejo sobre el tema de la basura.

En un momento de la intervención de Del Pozo, Rodas atendió a una funcionaria municipal agachándose tanto que casi desapareció detrás de su escritorio en el pleno del legislativo local.

Esto molestó al Vicealcalde, quien exigió al jefe del gobierno capitalino que pusiera atención a las intervenciones de los ediles.

Este último lo llamó al orden, lo que generó un intercambio en el que ambos se exigieron respeto mutuamente elevando la voz.

El viernes, Del Pozo fue uno de los 14 concejales que firmaron un manifiesto en el que se exige al Alcalde medidas para evitar que la crisis de recolección de basura siga.

El incidente se produjo luego de que el nuevo gerente de la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo), Juan Neira, anunciara que en dos o tres semanas presentará su plan para la entidad.

El gerente de Operaciones de Emaseo, Juan Fernando Riera, rindió un informe sobre la empresa durante esta Alcaldía.

Riera aludió como antecedente de los problemas que la Ordenanza 175 que elevó la tasa de recolección de basura no se aprobó en enero sino en julio de 2017, lo que habría privado a la entidad de $ 4,8 millones.

A esto se sumó -de acuerdo con el funcionario- el aumento de la tarifa que cobra la Empresa Eléctrica Quito por recolectar la tasa a través de las planillas.

Esto habría generado una necesidad de $ 1,8 millones extras para la empresa.

El concejal Jorge Albán (Alianza PAIS) desestimó estos argumentos y dijo que pudieron usarse otros mecanismos para obtener recursos.

Además, ediles como Carlos Páez (AP) criticaron que el plan de contingencia para la recolección se haya aplicado a finales de diciembre, cuando la crisis ya era insostenible.

El representante apuntó que había indicios de dificultades desde 2016 y que él preguntó sobre respuestas a ello desde finales de ese año.

Mario Granda (SUMA-Vive) exigió respuestas por la falta de repuestos para los recolectores de contenedores.

Granda recordó que la compra de equipos por $ 22,3 millones en 2015 establecía un abastecimiento de piezas  durante una década.

Otros ediles se sumaron al reclamo y exigieron que se fiscalice la administración de ese contrato.

Todas estas ponencias se daban mientras Riera anunciaba que la Alcaldía prevé invertir $ 12,9 millones en la compra de 53 vehículos y equipos de recolección. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:

Valora este artículo

(0 votos)