Punto de vista

¿República o nación?

- 20 de noviembre de 2017 - 00:00

La problemática de la formación del estado nacional ecuatoriano se viene debatiendo en los últimos 40 años. El primer gran debate académico se produjo en 1980, cuando la extinta revista Cultura, del Banco Central del Ecuador, publicó un número monográfico sobre ‘El Ecuador en 1830: Ideología, economía y política’. Allí, destacaron tres visiones sobre un mismo tema y proceso: la juridicista (Alberto Wray), la economicista (Gonzalo Ortiz y Nick Mills) y la más cercana a la perspectiva historiográfica (Manuel Chiriboga).

Luego, a lo largo de la década del ochenta y parte de los noventa, aparecieron algunas publicaciones dentro de una colección impulsada por el Cerlac: La economía política del Ecuador: campo, región y nación (1985), Clase y región en el agro ecuatoriano (1986), La cuestión regional y el poder (1991) e Historia y región en Ecuador (1994).

Antes de 1980 no se había reparado en la necesidad de estudiar la formación del estado nacional, porque la historiografía tradicional había confundido los términos y conceptos de  república con nación. Se daba por sentado que existía una nacionalidad ecuatoriana, única e indisoluble, que había nacido a la luz de la organización del Estado en 1830.

Incluso en los años del nacimiento de la moderna historiografía ecuatoriana -la escuela positivista de Federico González Suárez, a inicios del siglo XX-, se creía que la nación ecuatoriana era el producto incuestionable de una esencialidad que se sostenía en un territorio y una historia común, situando sus orígenes remotos en el antiguo Reino de Quito.

Se creó y reprodujo un sentimiento ‘nacional’, a partir del referente de la antigua jurisdicción colonial y de un supuesto reino aborigen que aglutinó a diversos pueblos que ocupaban el actual territorio ecuatoriano.

Todos los historiadores ecuatorianos del siglo XIX y algunos del siglo XX incurrieron en el error de confundir nación con república.

Pero parafraseando al sociólogo Ernest Gellner concluimos que, a diferencia de Europa donde los nacionalismos crearon las naciones, en Hispanoamérica fueron las naciones las que, a la larga, construyeron los nacionalismos. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: