Punto de vista

El papel de los impuestos en la búsqueda de solidaridad y justicia social

- 03 de diciembre de 2016 - 00:00

El “cambio” como retorno al pasado propuesto por la mayoría de los candidatos de oposición, tiene entre uno de sus principales objetivos, eliminar los impuestos para supuestamente “proteger” a la familia ecuatoriana, y poder generar más empleos en el sector privado, aduciendo que el modelo actual no solamente es despilfarrador, sino también que es un modelo que le “mete mano” al bolsillo de los ecuatorianos. Entre los correctivos planteados por la oposición tendríamos: la reducción del aparato del Estado, la privatización de las empresas públicas, la desregulación del mercado laboral; medidas que apuntan en el fondo, a un re-direccionamiento de lo público, de lo que es de todos, hacia la esfera de los intereses privados.

En Ecuador, al igual que en la mayoría de países de América Latina, han pretendido naturalizar esa idea del individualismo neoliberal, de un Estado que debe servir únicamente para ceder los espacios públicos (salud, educación, jubilaciones, etc.), al sector privado, es decir, a los grupos de poder, grandes empresarios y banqueros, manteniendo de esta manera a nuestra región, como una de las más desiguales del planeta, no por falta de recursos, sino por falta de compromiso con las políticas redistributivas que promueven la solidaridad nacional.

Un mercado sin regulación y un Estado sin impuestos como desea la oposición (tal como lo padecimos en el pasado), no garantiza ni promueve una correcta distribución de los recursos, no genera sociedades solidarias, no invierte en infraestructuras necesarias como son escuelas, hospitales, carreteras o becas. Tampoco canaliza inversiones para el desarrollo de todos los sectores de la sociedad. Sin embargo, como hemos podido apreciar en estos últimos años, Ecuador está  desarrollando políticas con vocación de justicia social, complementando lo meramente mercantil con la optimización de la cultura tributaria, en donde el que más tiene más contribuye con la sociedad, promoviendo por esta vía una serie de políticas públicas encaminadas al bienestar de los sectores populares, como son la universalización de la educación, de la salud, de los derechos laborales, así como la protección y seguridad social; todos ellos, servicios públicos que permiten combatir la pobreza y la falta de oportunidades, mejorando la calidad de vida de las grandes mayorías.

A pesar de las importantes políticas sociales llevadas a cabo por la Revolución Ciudadana, seguimos escuchando cantos de sirena que provienen del pasado neoliberal, que en medio de tantas desigualdades e injusticias, quieren seguir  reproduciendo esa cultura del egoísmo, la indolencia y ausencia de compromiso nacional, del no pagar impuestos y del “sálvese quien pueda”.

Al contrario de lo que nos vende esta demagogia tan apartada de nuestra realidad, como ecuatorianos solidarios y conscientes de los graves problemas que genera la miseria y la desigualdad, debemos seguir fortaleciendo los mecanismos tributarios de redistribución con los cuales se puede hacer frente a las desgracias económicas y sociales. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: