Miércoles, 11 Enero 2017 00:00 Politiko 2017

Protagonista y testigo de las horas oscuras del crac bancario de 1999

Protagonista y testigo de las horas oscuras del crac bancario de 1999
Foto: Daniel Molineros / El Telégrafo

Guillermo Lasso empezó pronto en las finanzas privadas. Siempre tuvo la mira puesta en la política y no es casual que haya sido ‘superministro’ de Mahuad.

Redacción Política

PERFIL

Guillermo Alberto Lasso Mendoza. Nació el 16 de noviembre de 1955 en Guayaquil. Está casado con María de Lourdes Alcívar Crespo. Vinculado a la banca, fue además vocal de la Junta Monetaria (1994), Gobernador del Guayas (1998), Superministro de Economía (1999), Embajador itinerante en EE.UU. (2003). Su propuesta se basa, entre otros puntos, en crear un millón de empleos en 4 años.

El trajín político de Guillermo Lasso arrastra una larga historia. En 2013 debutó electoralmente, sí, pero antes había recorrido por el sinuoso camino del poder, tras los bastidores de la economía.

Como parte de una familia numerosa -tiene 10 hermanos- comenzó a trabajar desde los 15 años, cuando estudiaba en el colegio San José La Salle. Empezó a medio tiempo en la Bolsa de Valores de Guayaquil, pronto le atrapó el manejo financiero.

Entró a la Facultad de Economía de la U. Católica de Quito donde cursó tres semestres. Obtuvo luego un diploma en Administración de Empresas en el Instituto de Desarrollo Empresarial. A los 22 años ya gerenciaba ProCrédito -que fundó su cuñado Danilo Carrera-, entidad que luego se convirtió en Finansur. En 1984 asumió la presidencia de esa entidad. Y tras la fusión de Finansur con Banco Guayaquil (BG), en 1989, ascendió a vicepresidente ejecutivo y gerente general del banco, de la mano de su mentor, Carrera Drouet.

En 1994, Lasso Mendoza subió más en la escalera bancaria: fue designado presidente ejecutivo de BG. Ese mismo año (con Durán Ballén en el gobierno) integró la poderosa Junta Monetaria (JM) como delegado de la banca. A fines de 1995 e inicios de 1996, tuvo presencia activa en aquel ente que decidía buena parte del destino económico del país, sobre todo en el millonario salvataje del Banco Continental, en la época, el quinto más grande del sistema. En 1997 (gobierno de Fabián Alarcón) fue imputado junto con la expresidenta de la JM, Ana L. Armijos, por la operación de rescate del Continental; salió sobreseído.

En 1998 fue parte del gobierno del entonces presidente Jamil Mahuad (exDemocracia Popular), como Gobernador del Guayas. Foto: Archivo/El Telégrafo

Su protagonismo público -como banquero y como político- fue evidente en el gobierno de Jamil Mahuad. En 1998 el presidente democratacristiano le nombró Gobernador del Guayas, gestión no exenta de escollos, por las continuas protestas sindicales. En esa época, Lasso acuñó una frase que se vendió como producto de marketing: “La ley es la ley”, y hasta ordenó la detención del entonces alcalde de Colimes, Walter Quijije, por cerrar la vía a Daule durante una protesta.

En 1999, Mahuad Witt le nombró Superministro de Economía, desplazando a la entonces titular de Finanzas, Ana L. Armijos, quien cargó el lastre político y judicial del feriado bancario y el congelamiento de depósitos de marzo de ese año.

En 1999, con la ministra de Finanzas de Mahuad, Ana Lucía Armijos. En agosto de ese año Lasso sería superministro de Economía. Foto: Archivo/El Telégrafo

Su presencia como Superministro de Mahuad fue efímera: algo más de un mes. Si bien era partidario de subir el IVA en la crisis financiera, discrepó con Mahuad en otro tema sensible: el presidente declaró una moratoria parcial de la deuda externa. Lasso se replegó entonces y se mantuvo como miembro del directorio de la Comisión de Tránsito del Guayas, hasta el año 2000.

A la vez retomó el mando del Banco Guayaquil, hasta 2003, en que aceptó ser embajador itinerante del gobierno de Lucio Gutiérrez. Ahí fue un enlace clave para la firma de la famosa Carta de Intención con el FMI, que implicó medidas económicas que provocaron protestas sociales.

También estuvo ligado al alcalde Jaime Nebot, quien lo nombró director de la Terminal Terrestre de Guayaquil, mientras duró su remodelación. Fue director de Fundación Malecón 2000.

En 2012 renunció a la presidencia del BG y dio un giro a sus prioridades personales: dedicarse a conquistar el poder político. En esa línea, se afilió al movimiento CREO y se postuló como candidato a la Presidencia para 2013; logró el segundo lugar con algo más del 20% de la votación. Hoy, por segunda vez, intenta llegar a Carondelet, enmarcado sobre una frase que busca atraer al elector: ‘juntos por el cambio’. (I)

Con el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot Saadi, en la inauguración del renovado barrio Las Peñas (2003). Eran tiempos de cordialidad. Foto: Archivo

ENLACE CORTO

Últimas noticias

Últimas noticias

SERVICIO CNE

TWITTER @el_telegrafo

Google Adsense

 

Posesiones Presidenciales