Elecciones 2017 || Reacciones

EPN revela el procedimiento de su conteo rápido

| 06 de Abril de 2017 - 00:00
Luis Horna, encargado del estudio, explicó los pasos del conteo rápido.
FOTO: Foto: Carina Acosta / EL TELÉGRAFO

Matemáticos critican que se polemice resultados de la Politécnica y no de PC.

Tras la contratación que realizó el Consejo Nacional Electoral (CNE) para el conteo rápido con la Escuela Politécnica Nacional y que el domingo pasado esta emitiera los resultados de la Consultoría para el Proyector de Conteo Rápido del Proceso Electoral 2017, la EPN presentó ayer el procedimiento que utilizó para efectuar dicho estudio.

Al referirse al proceso de conteo rápido que también realizó la corporación Participación Ciudadana (PC), aclararon que, al parecer, se estaría intentando proyectar dos escenarios distintos: la existencia de un perfecto fraude y un excelente estudio realizado por la EPN.

“La cercanía de los resultados de PC con los oficiales no se cuestionan, pero sí se cuestionan los de la EPN, que son bastante parecidos”, destacó por ello.

Diego Recalde, encargado del Departamento de Matemática de la EPN, afirmó que este estudio estuvo a cargo de más de 8 profesionales con formación académica de Magister y PhD, adscritos al Departamento, teniendo como encargado de este grupo al doctor Luis Horna.

Dentro del procedimiento usado para el estudio estuvo: Diseño de la muestra del universo de 40.000 juntas electorales; selección de la muestra -juntas receptoras del voto-; procesamiento de información recibida desde el call center del CNE; y entrega de resultados.

Luis Horna, responsable y coordinador del proceso de conteo rápido, hizo algunas precisiones que “los medios de comunicación habían tergiversado”.

Explicó que conteo rápido es un ejercicio de registro de datos sobre resultados de las juntas receptoras del voto (JRV) y no sobre los votantes. Con respecto a este tema, el matemático Horna rechazó las declaraciones del expresidente Osvaldo Hurtado, quien dijo que la muestra se basó en 2.000 personas, pues aclaró que fueron más de 2.000 JRV y no personas, lo que significa que abarcó más de 600.000 personas.

Las JRV analizadas por la EPN fueron tomadas del territorio nacional, dejando de lado el ‘voto en casa’ (para personas con discapacidad); el voto de personas privadas de la libertad y el voto en el exterior.

El estudio se basó exactamente en la muestra de 2.221 JRV, de zonas urbana y rural, con un nivel de confianza, estipulado en el contrato con el CNE, del 99%, mientras que el margen de error era del 0,73%.

El software elaborado para este estudio no pertenecía al CNE sino a la EPN. Además, no se analizaron actas de escrutinio, sino que los datos se recogieron de un formulario realizado por EPN donde constaban 5 espacios: total de firmas y huellas dactilares que constan en el padrón electoral; votos blancos; votos nulos; votos para Lenín Moreno;  y votos para Guillermo Lasso.

El estudio determinó 48,85% para Lasso, y 51,15% para Moreno.

René Pérez, director jurídico, rechazó las acusaciones en contra de la EPN sobre vinculaciones con entidades públicas y expuso el artículo 30 de la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES) que permite a la Universidad la creación de personería jurídica distinta para  realizar actividades económicas.

Agregó que el contrato entre EPN y CNE establece que el dueño de la información arrojada por el estudio es el organismo electoral, y que la publicación de resultados no le correspondía a la EPN. (I)

Últimas noticias