Entrevista / vladimir davydov / economista y politólogo. especialista en temas de los brics

Ecuador está entre los países de “relaciones privilegiadas con Rusia”

- 20 de febrero de 2015 - 00:00
Foto: John Guevara / El Telégrafo

Entrevista / vladimir davydov / economista y politólogo. especialista en temas de los brics

La primera vez que el economista ruso Vladimir Davydov visitó el Ecuador fue en 1972, antes de la dictadura militar de Guillermo Rodríguez Lara. Recuerda que Velasco Ibarra todavía estaba en funciones en su segundo período. De aquel Ecuador, que visitó como intérprete y luego como experto en problemas económicos y políticos, advierte cambios. Sin dudarlo, dice:“Ecuador se presenta como un experimento exitoso”.

¿Qué rol juega Rusia en el contexto geopolítico y económico?

Rusia intenta restablecer su peso histórico en el contexto actual. Después de esos disturbios, de la derrota de la URSS, tenemos un período bastante difícil, doloroso, de búsqueda de un nuevo modelo, de nueva imagen, de nuevo perfil en el contexto internacional.

¿Sin perder los orígenes de la tradición rusa?

En los 90 se perdió hasta esa tradición. Con la llegada de Putin empieza el establecimiento del Estado nacional ruso. En lo económico hay menos avances, en lo político supongo más. Primero viene estabilidad política, que permite hacer un esfuerzo mayor en el campo económico, pero no podemos decir que fue exitoso el desarrollo en los últimos 10 años. Lo más defectuoso supongo fue la falta de diversificación económica en Rusia. Se optó por el desarrollo unilateral de extracción de gas y petróleo en detrimento de otras ramas de la industria, pero, poco a poco, vamos a modernizar y diversificar  y reorientar el modelo

¿Hacia dónde?

Geográficamente y por el contenido pienso que se restableció el poderío bélico del país. Hay grandes avances en la industria bélica en los últimos 5 o 7 años. Fuera de Europa y Asia reconocen que es un poderío de verdad. El occidente colectivo, como decimos nosotros, los centros tradicionales del dominio.

Hegemonía occidental...

Hegemonía occidental. Están preocupados no tanto de Europa. En EE.UU. sí hay círculos beligerantes. En lo que se refiere a relaciones con Rusia, ellos aceptan una Rusia débil, un poder secundario, con eso  están de acuerdo, pero no están de acuerdo con el auge de Rusia como actor internacional. Esa parte explica lo que tenemos hoy en Ucrania, explica los orígenes, las causas del conflicto en Ucrania.

En esa línea, ¿qué incidencia real tiene Rusia, por ejemplo, en el desarrollo económico del mundo, con la presencia de los Brics?

Rusia está en el cauce de cambios estructurales tectónicos. El comienzo del siglo XXI replantea el cuadro general geopolítico y es un proceso no motivado subjetivamente, es natural, hay un desgaste de modelo tradicional del capitalismo liberal. Tuvimos la muestra clara en 2008 y 2009.

¿Con la crisis?

La crisis fue reconocida por los mismos Ángela Merkel y Nicolas Sarkozy, en aquel entonces, después no olviden su propia crítica del modelo existente. No pueden evitar nuevas rondas de autocrítica para sobrevivencia del occidente colectivo. Soy economista y entiendo que el capitalismo liberal tiene sus ciclos y no puede evitar esa dinámica. La próxima crisis puede ser igual o más difícil porque no se hizo nada serio después de la última crisis.

¿Cómo se identifica al capitalismo ruso o a su modelo económico?

Es muy difícil caracterizar el modelo que tenemos, desde el punto de vista social y político. Pienso que estamos en transición. Ni la sociedad ni la economía se consolidó, no encontró su nuevo camino al 100%. Pienso que nosotros nos encaminamos hacia un modelo convergente. En combinación con las estructuras del socialismo real y del mercado del capitalismo. No es acabado ese  proceso, ni siquiera en China, pero este país y Vietnam nos muestran combinaciones o economías exitosas.

¿Cómo ve a Ecuador en este contexto?

Hoy en día da síntomas de activismo, porque Ecuador es una parte del proceso de  la búsqueda de nuevos modelos de desarrollo en Latinoamérica. Hay diferentes experimentos. Entre ellos, Ecuador se presenta como un experimento exitoso, en muchos sentidos, por ahora. Es necesario consolidar esos avances, conservarlos.

¿Está de acuerdo con que es un milagro ecuatoriano, como señalan algunos analistas?

Yo no puedo decir qué es milagro. Es una palabra en voz muy alta. Hay que ser cuidadoso con conclusiones y evoluciones, pero veo un avance muy positivo en Ecuador. Pero, ¿cómo es posible consolidar ese avance en el futuro? Ese es un problema en el Ecuador, continuidad en el avance.

A Ecuador se le critica que su única fuente de abastecimiento de recursos y rentabilidad económica sea el petróleo...

Petróleo y gas son una gran seducción. Es difícil evitar esa seducción. El ejemplo de Venezuel es muy aleccionador en ese sentido. Hablaron tanto, durante largos decenios, de la diversificación de la economía y tenían posibilidades en el campo minero, pero no hicieron nada. Para Ecuador debe ser una lección, a pesar de que tenemos modelos exitosos como el de Canadá y Australia, que viven de materias primas, pero al mismo tiempo hay que saber usar los recursos recibidos en ese mundo producto-exportador para modernizar otros sectores de la economía nacional. En Ecuador deben estudiar la experiencia de Canadá y Australia.

¿Es posible un frente para contrarrestar la caída de precios de petróleo, que permita a países como Ecuador aprovechar los recursos para modernizar otros sectores?

Soy economista, tengo experiencia de trabajo con pronósticos a largo plazo. La gente que trabaja en eso siempre se guía por series estadísticas de decenios, no de años. Si va a tomar esas series estadísticas de precios de petróleo, resulta que los períodos de baja coyuntura son más cortos, a diferencia de los períodos de alta  coyuntura. Ese mercado de hidrocarburos tiene su ciclo siempre. No pienso que hasta esa revolución de extracción horizontal puede competir a fin de cuentas, porque el petróleo va a diversificar el mercado, completar el cuadro, pero no es capaz de romper todas las leyes de desarrollo de ese mercado. Veo que esas dificultades de  baja coyuntura no pueden sobrepasar máximo dos años y medio, según la historia total de ese mercado, porque el mercado internacional es muy diferente al de 10 años. Son  países en vías de desarrollo que se acercan a los países desarrollados en su consumo. Entran en el mercado nuevos consumidores: Turquía, Egipto, India. Por ello el mercado internacional, en los años que nos esperan, debe guiarse por la demanda del sur, eso da cierto argumento para quienes tienen la conclusión de que el mercado va a reactivarse.

¿Cuánto peso tiene para Rusia el mercado Latinoamericano?

Nunca América Latina fue la primera prioridad para la política externa rusa. Hubo períodos en que Cuba fue importante para Rusia, en primeros tiempos de la Revolución, después de la crisis de octubre de 1962, etc. Ese eje Moscú- La Habana fue muy importante a nivel internacional y hasta global en los años 70. Hoy se plantea en Moscú el imperativo de reorientación con los externos. La confrontación geopolítica impone sus requisitos. Entonces hay un giro bien pronunciado en las relaciones con China, India, pero también con Brasil como miembros de los Brics. Hay mayor concienciación de que Latinoamérica es un mercado importante para Rusia, puede ser un apoyo importante en la política, teniendo en cuenta que en Latinoamérica son 33 votos en la red internacional. Recibimos cierto apoyo en situaciones difíciles de Latinoamérica y eso apreciamos mucho. Ecuador está entre los países con los cuales son posibles las relaciones privilegiadas con Rusia. La filosofía de la Revolución Ciudadana, del Buen Vivir, coincide con el sistema de valores que está detrás de la política de Rusia. Hay coincidencia con cierta problemática básica en la arena internacional y eso es un marco objetivo, natural, para avanzar en la colaboración.

¿Qué tan factible es la realización de un Foro Celac-Rusia, ahora que Ecuador asume la presidencia pro témpore de esta organización?

Hay que analizar conjuntamente lo que podemos hacer. La escuela, universidad y ciencia rusas pueden proporcionar grandes avances en diferentes ramas. Ecuador hoy en día no solo es receptor de conocimiento, sino que tiene capacidad de ser productor de conocimiento, puede ser útil para nuestro país.

¿Qué le interesaría a Rusia de Ecuador?

Tenemos un intercambio comercial considerable, que sobrepasa la escala de la economía ecuatoriana. Tenemos más de $ 1.000 millones en nuestro intercambio y ese es el resultado de la dinámica muy alta, porque el ritmo de crecimiento de nosotros -que está más años- es un récord. Eso significa que sí hay interés de ambas partes, pero el Estado debe jugar un papel importante de apoyo de ese interés.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: