Jueves, 05 Octubre 2017 00:00 Otros deportes

Entrevista / Carlos Víctor Morales / Periodista deportivo

El pelotero que se convirtió en periodista

El pelotero que se convirtió en periodista
Foto: Cortesía John Sánchez Correa

Sus mejores referentes en el oficio fueron Pepe Murillo, Ecuador Martínez y Petronio Salazar.

John Sánchez Correa. Estudiante de ULVR

El sueño de convertirse en periodista deportivo siempre estuvo presente en la vida de Carlos Víctor Morales, de 59 años. Desde niño asistía a los diferentes estadios guayaquileños (Capwell, Modelo, Unamuno) en compañía de su padre.

Vivió su infancia en las calles Brasil y Esmeraldas (centro-sur de Guayaquil), a pocas cuadras del desaparecido estadio Ramón Unamuno.

“Mi papá era barcelonista, con él iba al estadio Modelo y al Capwell a ver jugar tanto a Barcelona como a Emelec y a los demás equipos porteños que por esa época estaban en primera categoría”.

En su barrio y en el colegio Cristóbal Colón -donde estudió la primaria y secundaria-, era uno de los jóvenes que mejor jugaba índor.

“Yo fui pelotero de calle toda mi infancia, tuve la suerte de criarme en una barriada que respiraba fútbol. Esa era la única distracción que tenían los niños de esa época. No había centros comerciales”.

Por recomendación y apoyo de su papá, Carlos Víctor viajó a los 18 años a Monterrey (México) a estudiar ingeniería química, carrera que no era de su agrado.

“Por esos años los hijos debían seguir la profesión que los padres les elegían. Yo no fui la excepción”, comenta. En ese país vivió 4 años. Luego, sin graduarse como ingeniero, viajó a Estados Unidos dos años para estudiar inglés. “Cuando estuve en México me gustaban los clubes Monterrey y del Cruz Azul”.

En su regreso a Guayaquil, Carlos Víctor estudió 2 años en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad de Guayaquil (Facso), pero por diferentes motivos no logró culminar la carrera.

Pese a las dificultades, el 8 de junio de 1982 logró trabajar en Radio Bolívar que estaba ubicada en la ciudadela Atarazana. A este medio de comunicación llegó por Agustín Guevara y Marcos Hidalgo, quienes eran amigos de su padre.

Fue su inicio en la radio. Luego pasó a  El Sol de Quito, Radio El Mundo, Bolívar, CRE, Tropicana, Súper K-800. Y ahora en Caravana. “La radio es mi mundo, ahí puedo ser yo mismo”.

Rumbo al mundial

En 1986, Morales tuvo la oportunidad de cubrir el Mundial de México, pero la muerte de su padre se lo impidió. “Fue un momento muy triste y duro para mí, porque mi papá no pudo verme triunfar en los medios de comunicación”.

La primera gran experiencia en el periodismo la tuvo en el Mundial de Italia 1990, ahí le tocó transmitir el certamen para Teleamazonas. “Era la primera vez que viajaba a Europa, fue algo alucinante para mí. El Mundial de Italia quedó grabado en mi corazón porque ese año nació mi único hijo Carlos Andrés”.

Carlos Víctor Morales es soltero, pero tiene 4 hijos: 3 mujeres (Karla de 30 años, Gloria de 29, Martha de 28) todas son abogadas y el más pequeño, Carlos Andrés, de 27 años, es licenciado en Comunicación Social.

Karla, Gloria y Carlos Andrés son barcelonistas y Martha es emelecista. Carlos Víctor cuenta que nunca influenció en sus hijos para que sean simpatizantes de algún club en especial. “Ellos cuando crecieron escogieron su equipo de preferencia, lo único que hice fue apoyarlos”.

“Cuando se juegan los clásicos del Astillero siempre hay bromas entre ellos; pero sin llegar a faltarse el respeto”.

Experiencia enriquecedora

Los fines de semana son los días en que más trabajo tiene por los partidos del campeonato nacional que debe cubrir.

Morales es un hombre de radio, prensa y televisión. En los 3 campos ha incursionado sin problema. Fue parte de Teleamazonas, Ecuavisa, Canal Uno, Ecuador TV y TC. “En todos me fue bien”.

A Carlos Víctor si lo ponen a elegir una actividad prefiere la radio porque ahí, dice, se siente feliz y cómodo. “Ahí nadie me pone límites, me da la facilidad de improvisar, de reír, de patalear. Son cosas que en la televisión no se pueden hacer, porque ahí todo es mecanizado”.

Para Morales si una persona desea triunfar debe estar dispuesta a aprender todos los días.

Recuerda que en su adolescencia iba al aeropuerto a comprar los periódicos extranjeros. “Mis libros preferidos son los que tocan temas de experiencias personales. Hasta los clasificados leo, a veces, en los textos que uno cree que son insignificantes aprende”. (O)

ENLACE CORTO
Lectura estimada:
Contiene: palabras

En redes