Hirscher conoce la gloria olímpica en jornada en la que apareció un dopado

- 14 de febrero de 2018 - 00:00
El austríaco Marcel Hirscher, seis veces ganador de la Copa del Mundo, es dominador hegemónico del esquí alpino desde hace varias temporadas.
Foto: AFP

El austríaco de 28 años, que domina el esquí alpino en las últimas temporadas, conquistó su primer oro en unos Juegos. Se impuso en la combinada de Pyeongchang. El patinador de velocidad japonés Kei Saito dio positivo.

Marcel Hirscher pudo al fin saborear la gloria olímpica. El austríaco, dominador del esquí alpino las últimas temporada, conquistó su primer oro en unos Juegos, al imponerse en la combinada de Pyeongchang.

Hirscher recibió el premio que merecía, igual que el patinador de velocidad japonés Kei Saito recibirá su merecido, con una dura sanción, al convertirse en el primer caso oficial de dopaje en los Juegos Olímpicos de 2018.

El austríaco, de 28 años, ya había logrado la medalla de plata en el eslalon de los Juegos de Sochi en 2014. Pero, centrado en el eslalon y en el gigante, no había disputado la combinada desde su medalla de plata en los Mundiales 2017 en Saint Moritz.

Hirscher, seis veces ganador de la Copa del Mundo, es dominador hegemónico del esquí alpino desde hace varias temporadas. En esta sigue mostrándose intratable a pesar de una lesión en el maléolo sufrida a final del verano europeo.

Líder de la Copa del Mundo, también fue campeón planetario de combinada en 2015 y subcampeón del mundo de la disciplina el año pasado. El esquiador austríaco quedó delante en la combinada de los franceses Alexis Pinturault y Victor Muffat-Jeandet.

Hirscher, que había sido 12º en el descenso, realizó una gran bajada en la disciplina técnica. Pinturault, su principal rival, terminó a 23 centésimas, y Muffat-Jeandet a 1 segundo y dos centésimas.

“Es un sueño para mí”, reaccionó Hirscher desde la zona de meta. “Fue una de las mejores bajadas de mi vida. Alexis estuvo realmente muy cerca. Estoy muy contento por esta medalla de oro, todo el mundo en Austria la esperaba”, declaró el ganador, que había mostrado dudas sobre su participación en esta prueba, que no es su preferida.

Por otra parte, el caso del japonés Kei Saito, primer positivo en los controles antidopaje en Pyeongchang 2018, devolvió la sombra del dopaje a los Juegos Olímpicos, que comenzaban a dejar atrás el escándalo ruso, y dañó la imagen del país anfitrión de Tokio 2020.

El japonés dio positivo por acetazolamida, un producto diurético que se usa para inhibir los productos dopantes y que está presente en la lista de sustancias prohibidas.

El deportista nipón, que declaró el 12 de febrero ante el TAS, aceptó ser suspendido provisionalmente, y ya abandonó la villa olímpica, según el TAS.

“Quiero pelear para demostrar mi inocencia”, declaró este martes en un comunicado el patinador japonés. “Estoy muy sorprendido (...), nunca he tomado productos dopantes y nunca tuve intención de ocultarlos”, se defendió.

Decepción española
España perdió la primera de sus tres opciones de medalla con el séptimo puesto de Queralt Castellet en la prueba de halfpipe de snowboard.

La ganadora de la prueba fue la estadounidense Chloe Kim, la estrella adolescente del snowboard, de apenas 17 años, que ganó después de que no se la permitiera competir con 13 años en los Juegos de Sochi, debido a su corta edad.

Además de la joven de origen surcoreano, otro deportista de corta edad destacó en la jornada de ayer, el nuevo prodigio del esquí de fondo, el noruego Johannes Klaebo.

Se convirtió en el más joven medallista de oro olímpico de su disciplina tras su triunfo en el esprint clásico a sus 21 años y 114 días.

El precedente récord pertenecía al sueco Gunde Svan, que tenía 22 años y 32 días cuando ganó la prueba clásica de 15 km en 1984 en Sarajevo.

Canadá pasará a la historia como el primer campeón olímpico de curling mixto, nueva prueba en los Juegos, tras ganar a Suiza en la final.  

Klaebo aventajó en la carrera final al italiano Frederico Pellegrino (plata) y al ruso bajo bandera olímpica Alexander Bolshunov (bronce).

Klaebo, que aspira a suceder a la leyenda Bjorn Daehlie, ocho veces campeón olímpico, se recupera así de su mala actuación en skiatlón, que terminó en la décima plaza el domingo.

Medalla de plata en esprint libre en Lahti (Finlandia) en el Mundial 2017, Klaebo explotó al máximo nivel este invierno, encadenando triunfos y podios.

Vencedor más joven de la Copa del Mundo de esprint en 2017 con 20 años, esta temporada ha logrado 12 podios y diez victorias, con la primera plaza en la general de la competición, así como en la clasificación de esprint.

Hasta la tarde de ayer, Alemania, como desde el primer día de la competición, acabó de nuevo en cabeza del medallero de los Juegos.

A los cuatro títulos con los que empezó el día añadió un oro más, el de Natalie Geisenberg en luge individual femenino, una prueba en la que la también alemana Dajana Eitberger se colgó la plata.

En segundo lugar del medallero continúa Holanda, ahora con cuatro títulos, después del logrado este martes por el holandés Kjel Nuis en los 1.500 metros de patinaje de velocidad. (I)

Olímpicos
La sombra de los juegos
El caso del japonés Kei Saito, primer positivo en los controles antidopaje en Pyeongchang 2018, devolvió la sombra del dopaje a los Juegos Olímpicos. Quiere demostrar su inocencia.

17 años de edad tiene Chloe Kim, representante de EE.UU. en snowboard, que ayer ganó oro.

En la punta del medallero
Alemania, como desde el primer día de la competición, acabó de nuevo en cabeza del medallero de los Juegos de Pyeongchang tras la jornada de ayer. (I)


Eguibar y Hernández, promesas españolas
Lucas Eguibar y Regino Hernández intentarán mañana ofrecer a España una medalla en snowboardcross en una prueba en la que parte como gran favorito el francés Pierre Vaultier.

Eguibar aparece como la principal baza española, como subcampeón mundial en 2017, pese a que esta temporada no ha sido todo lo buena que quisiera, estando en el puesto duodécimo en el ranking mundial, mientras que Hernández es séptimo.

Cuando todos hablan de Eguibar, aparece como tapado Hernández, en una prueba muy aleatoria en la que el favoritismo cuenta poco debido a los condicionantes de choques y roces que hay en esta prueba. Eguibar y Hernández ganaron la plata del Mundial por equipos el año pasado.

El gran favorito de la prueba es el soldado francés Pierre Vaultier, campeón olímpico e Sochi 2014 y oro en el Mundial de 2017 en Sierra Nevada, que ocupa destacado el primer puesto del ranking de una temporada en la que domina junto al australiano Alex Pullin y el austríaco Alessandro Haemmerle.

Vaultier fue apodado en Francia antes de los Juegos de Sochi el ‘Falcao de las nieves’ debido a que sufrió una lesión de ligamentos en su rodilla derecha similar a la que tuvo el futbolista colombiano. (I)


Queralt Castellet, lejos de su mejor nivel
Queralt Castellet, que llegaba a los Juegos como una de las principales opciones de medalla de España, no pudo pasar del séptimo puesto en la final snowboard halfpipe, en la que la estadounidense Chloe Kim, de 17 años, cumplió los pronósticos llevándose el oro.

La china Liu Jiayu se colgó la medalla de plata y la estadounidense Arielle Gold el bronce. La rider catalana de 28 años se llevó un diploma olímpico y mejoró su undécimo puesto logrado en Sochi 2014, pero se quedó sin un metal que habría sido el primero de un deportista español en los Juegos Olímpicos de Invierno desde el bronce de Blanca Fernández Ochoa en Albertville 1992.

Castellet se mostró conservadora en una primera manga en la que recibió una puntuación de 59,75. Ya con la presión de tener que superar las buenas actuaciones de sus rivales, alcanzó los 67,75 puntos en la segunda; y en la tercera, cuando estaba realizando sus mejores saltos, se fue al suelo en la parte final del recorrido, quedando lejos de los 98,25 puntos que sumó Kim en su última manga, y de los 89,75 y 85,75 puntos de sus acompañantes en el podio.

La próxima opción de medalla para España llegará mañana con Lucas Eguibar, en snowboardcross. (I)


El viento hizo retrasar las pruebas durante 2 días
El viento se convirtió en protagonista al punto de obligar a retrasar las dos pruebas de esquí alpino que estaban programadas el domingo y el lunes.

Ráfagas de hasta 100 kilómetros por hora en la salida obligaron a los organizadores a aplazar el lunes el gigante femenino y reprogramarlo para mañana, el mismo día en que se disputará el descenso masculino, que a su vez había sido retrasado el domingo.

Así pues, el programa de esquí alpino será especialmente denso este jueves en las pistas de Yongpyong, reservadas a las pruebas técnicas, y de Jeongseon, la pista de las pruebas de velocidad.

“Estoy un poco sorprendida. Nos habían dicho que el gigante olímpico iba a celebrarse (...). Yo estaba muy metida. Poco importa el viento que pudiera haber afuera, yo estaba lista”, lamentó la francesa Tessa Worley, doble campeona del mundo (2013 y 2017).

Romain Velez, jefe técnico del equipo femenino francés, explicó que, si bien las condiciones de la nieve eran más bien buenas, había demasiado viento.

“Era peligroso, ya que los banderines agarran vuelo. Claramente, esto podría hacer que la carrera no fuera limpia. Es una decisión sabia”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: