Dudamel, el 'arquitecto' de la Vinotinto, es una celebridad en Colombia

- 18 de noviembre de 2017 - 00:00
→Un aficionado se toma una selfie con el entrenador de todas las selecciones venezolanas, Rafael Dudamel. Como arquero atajó en Colombia.
Luis Cheme / et

Rafael Dudamel trata de camuflarse en una gorra negra que cae hasta la mitad de su frente y una chompa con capucha que lo protege de la lluvia. El exarquero de la selección venezolana y actual estratega de la Vinotinto absoluta y de todas sus categorías, intenta pasar de incógnito en la general occidental del estadio Bureche, en Santa Marta, Colombia, mientras observa un partido entre las sub-17 de Colombia y El Salvador.

Pero la estrategia le dura poco. Cinco minutos después de que se sienta los aficionados empiezan a dudar y a preguntarse si se trata de aquel guardameta que tapó en el Huila, D. Cali, Millonarios, Santa Fe y América.

Jaime Gallego, un samario de 45 años, es el primero en reconocerlo, aunque tiene sus dudas. Para confirmar su sospecha se escabulle entre los aficionados hasta quedar frente a frente con él. Cuando ve sus ojos azules sabe de quién se trata. Por eso no duda en acercársele y pedirle una foto. Dudamel accede con amabilidad.

En cuestión de minutos, una avalancha de samarios estaba encima de él, unos para pedirle selfies y otros para autografiar sus camisetas.

En Santa Marta, guía a la selección ‘vinotinto’ sub-17. Su compromiso para renovar hasta 2022 con la Federación Venezolana de Fútbol y rechazar la propuesta de dirigir al D. Cali fue ese, hacerse cargo de todas las categorías y liderar un proceso de renovación para Catar 2022.

“Mi trabajo es buscar nuevos talentos, pulirlos, darles minutos y proyectarlos internacionalmente para que en el momento en que los necesitemos estén listos para la alta competencia”, le dijo en exclusiva a EL TELÉGRAFO.

Al DT le gusta el trabajo minucioso. La planificación meticulosa es la base sobre la que edifica el éxito. Llevar a la sub-20 a la final del Mundial de Corea del Sur por primera vez en la historia no es más que un reflejo de ello.

El yaracuyano cree más que ninguno en la capacidad de sus pupilos y lo admite abiertamente. Incluso se los hace saber siempre. Los llena de confianza dentro y fuera del vestuario. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: