Dakar 2018, el más duro de los últimos años

- 12 de enero de 2018 - 00:00
Foto: AFP

Roma, Loeb y Despres fueron víctimas de las complicadas dunas de arena blanda y fina del desierto peruano. La prueba entró ayer a Bolivia.

El español Joan ‘Nani’ Roma (Mini) y los franceses Sébastien Loeb y Cyril Despres (Peugeot) están entre los más de 60 competidores que se quedaron sin opciones de ganar el Rally Dakar más duro de los últimos tiempos en su primer tercio de carrera, transcurrido íntegramente en el desierto de Perú.

Las complicadas dunas de arena blanda y fina eran el primer desafío para los participantes de la cuadragésima edición del Dakar, que se anticipaba particularmente complicada y exigente. Las numerosas bajas de pilotos ampliamente experimentados así lo está demostrando.

“Está lleno de trampas”, dijo Despres, cinco veces ganador del Dakar en moto, justo el día antes de chocar en la cuarta etapa con una piedra y destrozar la rueda trasera de su coche, lo que le quitó cualquier posibilidad de luchar por el rally cuando estaba en la segunda posición de la clasificación general.

El francés, que continúa en carrera a muchas horas de distancia de la cabeza, hizo esa reflexión para explicar el accidente que en la tercera etapa tuvo ‘Nani’ Roma, doble campeón del Dakar, una vez en motos (2004) y otra en coches (2014), cuyo automóvil dio varias vueltas de campana en una zona aparentemente sin riesgo.

Su equipo explicó después que el catalán atravesó una zanja que no estaba señalada en el libro de ruta y la elevada velocidad a la que marchaba hizo el resto y causó que Roma pasara dos noches en observación en un hospital.

Los recovecos del desierto peruano se cebaron en la quinta etapa con Loeb, nueve veces campeón del mundo de rallies, quien terminó con su vehículo en un agujero y su copiloto, Daniel Elena, golpeado e imposibilitado de continuar la carrera.

El francés subía una duna cuando no se percató de que antes de llegar a su cima había un hueco en el que estampó su coche y también su última oportunidad de ganar el Dakar, según explicó al llegar al campamento, pues de momento no piensa volver al rally más duro del mundo tras tres años disputándolo con Peugeot, que también se va de la competición.

Otro piloto que terminó con su coche destrozado es el estadounidense Bryce Menzies (Mini), quien en la segunda etapa despedazó su automóvil en una zona plana, supuestamente sin riesgos para su conducción.

En motos, abandonó el británico Sam Sunderland, vigente campeón del Dakar, cuyas opciones de revalidar el título volaron por los aires junto a su moto, en un accidente cuando intentaba saltar un pequeño cañón.

Los dos únicos favoritos que salieron más o menos airosos del desierto peruano son el francés Stéphane Peterhansel y el español Carlos Sainz (Peugeot), quienes comandan la clasificación en la categoría de automóviles. Peterhansel comentó al finalizar una de las etapas que este Dakar es particularmente exigente y difícil. (I)  

El argentino   Benavides es el nuevo líder en motos
El argentino Kevin Benavides (Honda) es el nuevo líder del Dakar en motos al finalizar en segunda posición la sexta etapa del rally, entre la ciudad peruana de Arequipa y La Paz, cuyo ganador fue el francés Antoine Meo (KTM). Benavides, primer argentino que lidera la categoría de motos del rally en toda su historia, completó los 196 kilómetros cronometrados de la etapa a 30 segundos de Meo, y cerca de tres minutos por delante del francés Adrien van Beveren (Yamaha), al que desbancó de la primera plaza de la tabla general.

El español Joan Barreda (Honda) hizo tres segundos más que Van Beveren y se quedó a tres minutos de Benavides, por lo que ahora está a 9 minutos y 33 segundos del liderato del rally. 

El también español Gerard Farrés (KTM) volvió a cuajar una buena actuación al terminar en la novena posición del día, a 4 minutos y 14 segundos de Meo.

La etapa, con un recorrido total de 760 kilómetros, tenía inicialmente 313 kilómetros cronometrados para las motos, pero finalmente solo hubo 196 kilómetros de competición, pues el primer

tramo cronometrado se suspendió para las motos por la acumulación de lluvia.

Los motociclistas empezaron la especial del día a orillas del Titicaca, el lago navegable más alto del mundo, a 3.800 metros sobre el nivel del mar, que da inicio a los cinco días de carrera en altura que se disputarán sobre el territorio boliviano. En esta etapa, los competidores abandonaron Perú y cambiaron el desierto por el altiplano boliviano, en el que correrán por pistas de tierra, con la velocidad como factor clave. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: