Viernes, 02 Junio 2017 00:00 Mundo

Organizaciones sociales le brindan asistencia

Una ecuatoriana se refugia en una ciudad santuario

Familias protestan contra las deportaciones de inmigrantes indocumentados, en Washington.
Familias protestan contra las deportaciones de inmigrantes indocumentados, en Washington. Foto: Archivo

La mujer llegó a EE.UU. en 2012 y ahora tiene una orden de deportación.

Redacción y Agencias

Una ecuatoriana que vive en Estados Unidos sin autorización, se refugia con sus dos hijas estadounidenses en un santuario en Massachusetts ante el temor de ser deportada, según reportaron los medios locales.

La mujer está albergada en la Iglesia Luterana Universidad, que trabaja en conjunto con la Coalición Ecuménica Santuario de Cambridge formada por ocho organizaciones que brindan ayuda a los migrantes, reportó el diario The Boston Globe.

La mujer, de 26 años, quien pidió el anonimato, contó al diario estadounidense -a través de un intérprete- que llegó a EE.UU. en contra de su voluntad y fue arrestada en la frontera con México en 2012.

Después de un año fue liberada y en espera de que se resuelva su caso llegó a Boston, consiguió un trabajo como cocinera, encontró una pareja y tuvo dos niñas, ahora de 8 meses y 2 años y medio.

Las autoridades le negaron su solicitud de asilo y también la apelación, con lo cual se le ordenó salir del país el 20 de diciembre de 2016.

A mediados de mayo pasado, miembros del Departamento de Control de Inmigración y Aduanas llamaron a la puerta de la casa que compartía con su pareja y sus hijas. Ella no respondió y por consejo del abogado de una amiga esperó hasta que los agentes se fueran. Posteriormente huyó a la vivienda de un amigo en East Boston, un barrio considerado el hogar de miles de migrantes, especialmente hispanos.

Fue entonces cuando se puso en contacto con miembros de la Comunidad de Estudiantes de Refugio de Harvard. Ellos la ayudaron a obtener una representación legal, un requisito para que una familia de inmigrantes indocumentados obtenga refugio en una ciudad santuario.

“Pensé que era una mejor opción porque no tendría que estar en la calle, donde podría llegar la inmigración por mí”, dijo la ecuatoriana sobre su refugio en la iglesia.

Además, expresó que teme regresar a Ecuador porque el hombre que la llevó a Estados Unidos la amenazó con matarla. Tampoco quiere ser separada de sus hijos y de su pareja, relató The Boston Globe.

La iglesia acondicionó en el espacio de la escuela dominical un área de vivienda para la familia, además le brinda alimentación y protección.

Actualmente los indocumentados viven en zozobra en Estados Unidos debido a las políticas migratorias del presidente Donald Trump, quien amenaza con deportar a los que estén radicados en el país en situación irregular.

Por ahora el Departamento de Control de Inmigración y Aduanas sigue al pie de la letra una política establecida en 2011, que establece que agentes de inmigración evitarán entrar a “lugares delicados” como escuelas, iglesias y hospitales para detener a inmigrantes que viven en el país de manera ilegal, excepto en casos de terrorismo.

Este diario conoció que el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador trataba de establecer contactos con la compatriota, pero hasta el cierre de esta edición no había ninguna información oficial. (I)  

Etiquetas:

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET