Domingo, 13 Agosto 2017 10:35 Mundo

Donald Trump es acusado de indulgencia ante actos de racismo

Un retrato de Heather D. Heyer, de 32 años, quien murió arrollada. Ella y sus amigos se oponían a las manifestaciones de los neonazis del Ku Klux Klan.
Un retrato de Heather D. Heyer, de 32 años, quien murió arrollada. Ella y sus amigos se oponían a las manifestaciones de los neonazis del Ku Klux Klan. Foto: AFP

El sospechoso de embestir a un grupo que rechazaba las marchas de la extrema derecha asistirá hoy ante el juez.

Redacción Mundo / AFP

La Casa Blanca comunicó este domingo que cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó el sábado a “todas las formas de violencia, fanatismo y odio” por supuesto que incluyó a los supremacistas blancos, Ku Klux Klan (KKK), Neo-Nazi y todos los grupos extremistas”. Esta aclaración trató de acallar las críticas al Mandatario por tener una postura muy ambigua frente a la violencia racista estadounidense.

 Mike Signer, alcalde de  Charlottesville, una ciudad estudiantil del estado de Virginia,  informó el sábado que un vehículo embistió a un grupo de personas que rechazaban una polémica manifestación organizada por grupúsculos de la extrema derecha estadounidense (neonazis, supremacistas blancos y miembros del KKK). En este ataque falleció una mujer, mientras que dos policías se estrellaron en un helicóptero que asistía en las operaciones.

Tras este drama social, el presidente Trump optó por dirigirse a ambos bandos de la misma forma: “Condenamos en los términos más firmes posibles esta exhibición atroz de odio, fanatismo y violencia procedente de varios lados”, dijo desde Bedminster (Nueva Jersey, noreste), donde está de vacaciones.

Sus palabras, lejos de dar tranquilidad, levantaron una oleada de críticas porque los estadounidenses esperaban que hiciera una condena clara y fuerte contra los movimientos radicales.

Voces de todos los sectores -incluido el mismo Partido Republicano- reprobaron que el Mandatario condenara la violencia de ambas partes, en lugar de censurar directamente a los supremacistas blancos y neonazis que marcharon por la ciudad de Charlottesville.

Trump es cercano a la supremacista estadounidense

Gran parte de la ‘Alt Right’, abreviatura de ‘derecha alternativa’, viene precisamente de la tradición supremacista estadounidense y  apoyó a Trump en su camino a la Casa Blanca, aunque este ha intentado alejarse de sus líderes.

Hace meses Trump incluso demoró mucho en rechazar el apoyo que le dio públicamente David Duke, un exlíder del Ku Klux Klan.

En Charlottesville, los 50.000 votantes demócratas son una abrumadora mayoría.

En la Casa Blanca, algunos miembros del personal íntimo de Trump han sido acusados de ser nacionalistas blancos, fanáticos y antisemitas. Uno de ellos fue su estratega Stephen K. Bannon, quien anteriormente dirigía la página digital de la derecha ‘Breitbart News’, afiliada al movimiento “Alt-Right”.

En contexto, los supremacistas nacionalistas blancos han celebrado las propuestas de inmigración de Trump, los intentos de prohibir a los extranjeros de los países musulmanes mayoritarios y sus críticas al movimiento Black Lives Matter.

Durante su campaña, Trump defendió en Twitter una imagen de supremacía blanca, mientras que a finales de enero lanzó una declaración en el Día del Recuerdo del Holocausto que reconoció “a las víctimas, sobrevivientes, héroes del Holocausto”, pero no hizo mención a los millones de judíos asesinados.

El senador de Florida, Marco Rubio, opinó que sería “muy importante” escuchar al presidente “describir los eventos en Charlottesville por lo que fueron: un ataque terrorista de supremacistas blancos”.

“Si yo fuera presidente de Estados Unidos y estas personas mostraran simpatía por mí y por mi programa, me perturbaría”, comentó por su parte el también senador Lindsey Graham, que cada vez más se inscribe en la oposición interna a Trump dentro de la familia republicana.

Por su parte, la demócrata y exrival en la elección presidencial, Hillary Clinton, criticó al Mandatario, aunque sin nombrarlo. “Cada minuto que permitimos que esto persista a través del estímulo tácito o la inacción es una desgracia, y corroe nuestros valores”, tuiteó.

El expresidente Barack Obama, cuyas intervenciones públicas sobre la actualidad se han vuelto inusuales, eligió citar a Nelson Mandela: “Nadie nace odiando a otra persona debido al color de su piel, sus orígenes o su religión”.

“El Presidente debe denunciar claramente las ideologías de la supremacía de la raza blanca en todas sus formas”, exigió ayer la Liga Anti-Difamación (ADL), una asociación de lucha contra el antisemitismo.

El FBI anunció el inicio de una investigación de derechos civiles sobre el caso. “El FBI examinará todos los hechos y evidencias disponibles”, señala la policía federal en un comunicado.

¿Quién es el atacante?

La investigación de la policía federal debe establecer por otro lado las razones de James Alex Fields, de 20 años, para embestir el vehículo que arrolló a los contra-manifestantes.

El sospechoso, originario de Ohio, fue acusado de asesinato y violencia voluntaria causando lesiones y delito de fuga. Debe presentarse hoy ante un juez.

La madre del sospechoso, Samantha Bloom, dijo a un medio de Ohio que sabía que su hijo planeaba ir al evento, pero no estaba al tanto de sus posiciones extremistas, y le había aconsejado que “actuara pacíficamente”.

Los grupos anti-Trump destacan que los acontecimientos de Charlottesville serán también analizados bajo los términos de una cuestión central: por su retórica, sus acciones dirigidas a los extranjeros y sus repetidos llamados a dar prioridad a Estados Unidos, ¿envalentonó peligrosamente el presidente Trump a la extrema derecha?

El sábado, cuando fue interrogado, Trump se negó a dar su opinión sobre estos movimientos que se dicen en auge. (I)  

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET