Viernes, 13 Octubre 2017 00:00 Mundo

Mahmud Abás visitará la franja el próximo mes

Los partidos rivales palestinos alcanzan acuerdo de reconciliación

El representante de Fatah, Azzam al-Ahmad (en la mesa, derecha), y el  líder de Hamas, Salah al-Aruri (izq.), firman un pacto de reconciliación en El Cairo.
El representante de Fatah, Azzam al-Ahmad (en la mesa, derecha), y el líder de Hamas, Salah al-Aruri (izq.), firman un pacto de reconciliación en El Cairo. Foto: AFP

Hamas y Fatah negocian desde hace meses con la mediación de Egipto. La Autoridad Nacional Palestina controlará Gaza a partir del 1 de diciembre.

Redacción y Agencia AFP

El Cairo.-

El movimiento islamista Hamas y su rival, también palestino, Fatah, firmaron ayer en El Cairo un acuerdo de reconciliación para poner fin a una década de luchas intestinas, dándose un plazo de dos meses para resolver cuestiones más espinosas.

Ambas partes acordaron permitir a la Autoridad Palestina, reconocida por la comunidad internacional, “que lleve a cabo su trabajo y asuma su plena responsabilidad a la hora de dirigir la Franja de Gaza, como ocurre en Cisjordania, antes del 1 de diciembre de 2017”, comunicaron las autoridades egipcias que supervisaron las negociaciones.

Fatah y Hamas, muy enfrentados hasta hace semanas, se dieron ese plazo para solucionar sus desacuerdos, y celebrarán una nueva reunión en El Cairo el próximo 21 de noviembre, indica el texto.

Los detalles de lo firmado en la capital egipcia no se han comunicado a los periodistas presentes en El Cairo. Pero, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, saludó este momento como “el acuerdo final para poner fin a las divisiones” palestinas.

Para ilustrar el acercamiento entre ambos movimientos, Abás visitará Gaza “en menos de un mes”, según Zakaria al Agha, responsable del partido en ese territorio.  
De concretarse sería la primera visita del presidente a Gaza desde 2007, año en el que Hamas tomó el poder en el enclave.

El movimiento islamista, que ganó las elecciones legislativas en 2006 pero no pudo gobernar por las presiones internacionales, expulsó entonces a Fatah de la Franja a raíz de enfrentamientos violentos.

La Autoridad, dominada por el moderado Fatah, ejerce un poder limitado en Cisjordania, ocupada por Israel y situada a decenas de kilómetros de distancia de Gaza.

El acuerdo de reconciliación prevé el despliegue de 3.000 policías de la Autoridad Palestina en Gaza y en las fronteras con Israel y Egipto, dijo bajo anonimato un alto responsable implicado en las conversaciones.

Bajo supervisión egipcia

El acuerdo provocó escenas de júbilo en la Franja de Gaza, donde la población salió a las calles, cantando y repartiendo dulces. “Hoy veo sonrisas y esperanza en el rostro de los jóvenes, somos todos optimistas”, declaró Abed al Haleem Saed.

Todos los anteriores intentos de reconciliación habían fracasado desde 2007, incluido el que había dado lugar a un acuerdo en 2011 en El Cairo.

Pero ante el riesgo de explosión social, un menor apoyo de Catar y la presión del vecino Egipto, Hamas aceptó en septiembre el regreso de la Autoridad Palestina y su gobierno a Gaza, donde la semana pasada se celebró el primer consejo de ministros desde 2014.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, felicitó a Abás por el acuerdo, mientras que la Liga Árabe dijo que ese reencuentro representaba una “garantía esencial” para las aspiraciones del pueblo palestino.

El resultado del acercamiento entre Hamas y Fatah es primordial para el futuro de los palestinos, particularmente para los dos millones de gazatíes, agotados por tres guerras con Israel desde 2008, el bloqueo israelí y egipcio, la pobreza, el paro y los cortes de agua y electricidad.

Las divisiones palestinas se consideran asimismo como uno de los principales obstáculos para encontrar una salida al conflicto israelo-palestino.

La legitimidad de Abás, interlocutor de Israel y la comunidad internacional, quedaba en entredicho porque Hamas, considerado “terrorista” por Israel, Estados Unidos y la UE, e intratable por varios países árabes, gobierna a dos quintas partes de los habitantes de los Territorios Ocupados.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, advirtió en Facebook: “Israel se opone a cualquier forma de reconciliación en la que la organización terrorista de Hamas no entregue sus armas y no cese su combate para destruir a Israel”.

Luego añadió: “la reconciliación entre Fatah y Hamas tan solo dificulta mucho más la búsqueda de la paz”.

Antes había dicho que Hamas debe romper sus relaciones con Irán y reconocer a Israel. Pretensiones a priori imposibles de aceptar por Hamas.

Este espera el levantamiento de las sanciones financieras impuestas por Abás, como la suspensión del pago de la electricidad gazatí a Israel, algo que debería ocurrir “muy pronto”, según Agha. (I)

Los palestinos se reúnen en la ciudad de Gaza para celebrar el acuerdo entre las facciones Hamas y Fatah. Foto: AFP

ENLACE CORTO