Viernes, 15 Mayo 2015 00:00 Mundo

La unicef recomienda reiniciar las actividades en las escuelas

Los niños de Nepal sufren pesadillas y estrés severo

La unicef recomienda reiniciar las actividades en las escuelas

Prensa Latina y Agencias

La Unicef (Naciones Unidas para la Infancia) pidió ayer no subestimar los daños psicológicos en los niños nepalíes derivados de los devastadores sismos del 25 de abril (7,8 grados en la escala de Richter) y el 12 de mayo (7,3 grados), que han registrado  más de 8.300 muertos en Nepal.

Miles de niños y sus familias lo perdieron todo, muchos viven en asentamientos informales, marcados por el temor de regresar a sus casas. “Hemos visto a menores de edad llorar por horas luego de los terribles terremotos, y conocemos que sufren pesadillas, estrés severo y dificultades para dormir”, lamentó el representante adjunto de Unicef en el país del sur de Asia, Rownak Khan.

Según el funcionario, el Fondo refuerza sus operaciones en las áreas afectadas, entre ellas los devastados distritos de Dolakha y Sindhupalchok, con la asistencia psicológica a los pequeños como una de sus prioridades.

Debemos mantenernos en alerta para brindar apoyo emocional a esos niños, cada vez que lo necesiten, afirmó.

El último reporte del Ministerio del Interior precisó que los colosales temblores causaron alrededor de 19.000 heridos y pérdidas multimillonarias en inmuebles, viales y otras obras de infraestructura.

El 80% de las escuelas destruidas

Los expertos de Unicef sostienen que reanudar las actividades escolares podría ayudar a los niños de Nepal a revivir la sensación de normalidad.

Las víctimas más vulnerables del reciente terremoto en Nepal son los niños. Unicef sostiene que el reanudar las clases podría servir para tratar al menos de limitar los daños psicológicos del trauma que están experimentando, citó el portal infovaticana.com.

Algunos voluntarios y cooperantes informaron que ciertamente, no es fácil, teniendo en cuenta la situación actual de trastorno total del país, entre muertos, heridos, desaparecidos y el 80% de las escuelas destruidas.

Actualmente ya se han establecido 10 “espacios amigos para la infancia” con algunas actividades educativas. Hay pequeños tan traumatizados que ya no hablan, que tienen miedo a que sus padres los dejen para ir al trabajo.

Unicef está tratando de asegurar a todos los pequeños los alimentos que necesitan, agua y refugios cubiertos, especialmente para aquellos que se han quedado solos después del terremoto.

La situación de estos últimos implica más problemas y preocupaciones con respecto a los posibles abusos o tráficos de personas en los que podrían verse involucrados.

Además, se teme la propagación de enfermedades o epidemias causadas por la falta de agua y saneamiento. Para hacer frente a todo esto, la organización de las Naciones Unidas está proporcionando medicamentos, vacunas y atención sanitaria en general.

Las zonas montañosas, las más afectadas

El gobierno, que reconoció verse superado por la magnitud del desastre, intenta acelerar la llegada de la ayuda a las remotas zonas montañosas del este de Nepal, el área más dañada por el terremoto.

Los daños sufridos por el complejo gubernamental de Singha Durbar, en Katmandú, dificultan aún más la tarea de las autoridades.

El portavoz del primer ministro, Uttar Kumar Khatri, indicó que su propio equipo está trabajando en una tienda de campaña.
“Nuestras operaciones se centran en la gestión de la catástrofe”, dijo a la AFP. “Intentamos encontrar un sitio para todos en edificios seguros”.

En Katmandú, donde murieron 11 personas el martes, muchos supervivientes, preocupados por el estado de sus casas, volvieron a dormir al raso.

Por su parte, las autoridades retomaron una operación de rescate para encontrar un helicóptero militar estadounidense, que desapareció el martes con 8 personas a bordo, mientras llevaba ayuda a las víctimas del terremoto. (I) 

Datos

Muchas regiones siguen inaccesibles por carretera y más de 1.400 personas fueron evacuadas por helicóptero, la mayoría por el ejército nepalí.   

El balance del martes llega a 96 muertos y 2.500 heridos, según el portavoz del ministerio del Interior, Laxmi Prasad Dhakal.
Este sismo también mató a 17 personas en India y una en Tíbet.

La ONU indicó que se necesitan urgentemente tiendas de campañas, generadores y carburante para garantizar que sigan emitiendo las radios información procedente de las comunidades afectadas. 

El terremoto del martes es consecuencia de una reacción en cadena provocada por el sismo del 25 de abril, según expertos. (I)

ENLACE CORTO