Sábado, 13 Agosto 2016 00:00 Mundo

Hebe de Bonafini, de "loca" a "desquiciada"

Hebe de Bonafini, de "loca" a "desquiciada"

La activista argentina realizó, junto al resto de las Madres de Plaza de Mayo, su ronda 2 mil. Fue un reclamo a Macri.

Marcelo Izquierdo, corresponsal en Argentina

La histórica activista argentina Hebe de Bonafini realizó, junto al resto de las Madres de Plaza de Mayo, su ronda número 2 mil ante miles de personas que colmaron el tradicional paseo del centro de Buenos Aires, a pasos de la Casa Rosada, sede de gobierno. Aquel 30 de abril de 1977, en su primera ronda, la dictadura militar las catalogó de “locas”; ahora el presidente Mauricio Macri  tilda a Bonafini de “desquiciada”.

Las Madres salieron otra vez a caminar alrededor de la Pirámide de Mayo, en cuyas baldosas están dibujados sus pañuelos blancos, como lo hacen en forma ininterrumpida cada jueves desde hace 4 décadas. Pero esta vez lo hicieron en un contexto enrarecido por el intento de detención sufrido el jueves 4 de agosto por la combativa dirigente social tras negarse a declarar en una causa en la que está investigada por una supuesta “defraudación al Estado” en la construcción de viviendas sociales que llevó adelante la Asociación Madres de Plaza de Mayo en el anterior gobierno “kirchnerista”.

“Queridos compañeros, estos días pasaron cosas increíbles. ¡Sí, me planté! (en el argot local enfrentar a alguien con valentía)”. “Y me planté porque tengo claro que los pueblos podemos hacer mucho más de lo que creemos”, dijo Bonafini, de 87 años, en su discurso ante miles de simpatizantes.

La histórica dirigente tardó 2 horas en llegar al centro de la plaza ante la enorme afluencia de militantes. Poco antes se había reunido con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la sede de las Madres.

Hebe, como la conocen todos, incluso sus detractores,  convocó a una nueva marcha de la Resistencia que habían sido dejadas de lado durante el gobierno anterior.  “El 26 y 27 de agosto retornaremos a las marchas de la Resistencia porque hace 8 meses en la casa de gobierno está sentado otra vez el enemigo. Tal vez la consigna es muy fuerte, pero acá va: por el derecho a trabajar, resistencia sin descansar”, apuntó.

La ronda número 2 mil se realizó en coincidencia con una entrevista dada por Macri al medio estadounidense BuzzFeed, que lo consultó sobre la cifra real de desaparecidos que dejó la dictadura y que los organismos de derechos humanos fijan en 30 mil. Hace unos meses el renunciante secretario de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, Darío Lopérfido, dijo que eran 9 mil, desatando una polémica que terminó con su renuncia.

Macri afirmó: “Es un debate en el que no voy a entrar. No tengo idea si fueron 9 mil o 30 mil. Si son los que están anotados en un muro (de la Memoria) o son muchos más. Es una discusión que no tiene sentido”, añadió el presidente y calificó de “guerra sucia” -un término que suelen utilizar defensores del régimen militar  al terrorismo de Estado llevado a cabo entre 1976 y 1983.

Además dijo: “Hace rato que no le contesto (a Bonafini) porque está desquiciada, dice barbaridades fuera de lugar desde hace ya muchos años”.

La presidenta de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carloto, fue una de las activistas encargadas de responderle al presidente: “Este señor, que es el presidente elegido constitucionalmente, al que uno respeta y espera que cumpla su función, se ocupa de querer cambiar la historia a su manera y a su gusto diciendo que no sabe. Entonces que aprenda. Él tiene la obligación de saber que son 30 mil las personas estimadas desaparecidas”, sostuvo De Carlotto.

Y agregó: “Es muy doloroso que esta persona siga llamando guerra sucia a lo que no fue, fue terrorismo de Estado. No hubo 2 demonios (la teoría esgrimida por la dictadura de que hubo 2 bandos enfrentados), hubo un solo. Y nuestros hijos no eran terroristas, llamarlos así era una ofensa histórica para nosotros y para todos”, indicó.  Otras activistas, como la Madre de Plaza de Mayo Taty Almeida, urgieron a Macri a “pedirles perdón” a los argentinos. (I)

Entrevista / Mariano Recalde / extitular de la estatal Aerolíneas Argentinas

"Hay un cambio en la política de  DD.HH."

A un costado del palco donde Hebe de Bonafini habló a sus seguidores, el dirigente “kirchnerista” Mariano Recalde, extitular de la empresa estatal Aerolíneas Argentinas, habló con EL TELÉGRAFO sobre la situación de la histórica referente de las Madres de Plaza de Mayo.

¿Cómo califica el frustrado intento de detención de Hebe de Bonafini?

Forma parte de un cambio radical en la política de derechos humanos en Argentina. No es un caso ni un hecho aislado, se suma a otros hechos preocupantes como manifestaciones del (ex)ministro de Cultura de la ciudad de Buenos Aires (Darío Lopérfido que minimizó la cifra de desaparecidos) y el propio presidente de la nación negando el genocidio, cuestionando el número de desaparecidos, hablando de guerra sucia. Se suma a la desestimación de querellas contra asesinos y torturadores que desde el Estado desaparecieron a tantas personas. Se suma a la prisión domiciliaria, a la vuelta a sus casas de otros genocidas ya condenados. En este contexto nos preocupa un cambio hacia una política contraria a la memoria, verdad y justicia, una política dirigida hacia la impunidad, hacia la persecución a nada menos que a los símbolos de la lucha de los derechos humanos. Por eso estamos preocupados  y al mismo tiempo entusiasmados por la reacción popular, por el acompañamiento del pueblo a las Madres y su lucha.

¿Considera que Argentina está retrocediendo en materia de derechos humanos?

Estamos retrocediendo, no puedo medirlo en años, pero es una lucha que no debemos abandonar y no pierdo las esperanzas de volver a encauzar la memoria, la verdad y la justicia por el camino que veníamos transitando en estos 12 años y medio” de gobierno kirchnerista.

¿Usted cree que hay una persecución política contra Hebe de Bonafini?

Por supuesto, no tengo la menor duda de que ese intento de detención, de privación ilegítima de la libertad, fue totalmente innecesario. Fue un acto judicial que no tenía ninguna necesidad de dictarse y que sólo se explica por motivaciones políticas. (I)

ENLACE CORTO

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET