Jueves, 10 Agosto 2017 00:00 Mundo

Corea del Sur alberga a 28.500 soldados estadounidenses para defenderse del Norte

Con su retórica, Trump se arriesga a provocar un ataque de Norcorea

Manifestantes gritan consignas durante un mitin en apoyo de la postura de Corea del Norte contra EE.UU., en la plaza Kim Il-Sung en la capital Pyongyang.
Manifestantes gritan consignas durante un mitin en apoyo de la postura de Corea del Norte contra EE.UU., en la plaza Kim Il-Sung en la capital Pyongyang. Foto: AFP

Pyongyang amenaza con lanzar misiles de alcance medio largo a las bases norteamericanas de Guam. Expertos advierten sobre la escalada de las tensiones.

Redacción y Agencia AFP

Al imitar la retórica de Corea del Norte en su último asalto verbal contra Pyongyang, el presidente estadounidense, Donald Trump, se arriesga a provocar que el impredecible régimen asiático  liderado por Kim Jong-un ejecute ‘un ataque’, consideran analistas y críticos.

El mandatario advirtió desde Nueva Jersey que Corea del Norte, que el mes pasado realizó dos pruebas exitosas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), “enfrentará fuego e ira como el mundo nunca ha visto” si sigue amenazando a Estados Unidos.

Su lenguaje se asemejaba a las grandilocuentes invectivas que suele lanzar Corea del Norte contra enemigos, como su vecino del Sur, al que a menudo amenaza con convertirlo en un ‘mar de llamas’ con sus misiles.

Estados Unidos necesita evitar “una escalada de la retórica, que podría provocar justo el ataque que intentamos evitar”, dijo Laura Rosenberger, exdirectora para Corea y China del Consejo de Seguridad Nacional de Washington.

La “mayor preocupación es que teman una acción inminente de Estados Unidos y actúen en lo que ellos consideran de modo preventivo”, escribió en Twitter.

“La declaración de hoy de Trump es el tipo de amenaza que podría acelerar (...) esa decisión”, añadió.

El senador republicano John McCain también advirtió que Trump debería tener cuidado cuando habla sobre Corea del Norte. “Lo único que va a hacer esto es acercarnos a algún tipo de confrontación grave”, dijo a una radio estadounidense.

Naciones Unidas impuso un nuevo paquete de sanciones a Corea del Norte, que podría aniquilar un tercio de los ingresos por exportaciones del ya empobrecido país. Washington, Seúl y Tokio realizaron ejercicios militares conjuntos en una demostración de fuerza.

“La política de riesgos calculados es psicológica y tiene un alto potencial de error de cálculo”, dijo el analista Karl Dewey de Jane’s. “Sobre todo porque se sabe muy poco sobre las verdaderas preferencias y las percepciones de la amenaza de Corea del Norte”, agregó.

Pyongyang, que dice necesitar sus armas nucleares como disuasión contra la amenaza de invasión, advirtió ayer que estaba considerando lanzamientos de misiles la isla de Guam, territorio estadounidense en el Pacífico.

En todo caso, cualquier ataque estadounidense contra el Norte podría recibir una represalia inmediata y conllevar una rápida escalada, con consecuencias devastadoras para Corea del Sur.

Seúl, con 10 millones de habitantes sin contar su periferia, entra en el rango de alcance de la artillería convencional de Pyongyang.

“Poniéndose al nivel de la retórica de Pyongyang sin buenas opciones para seguir hasta el final, Trump pone en riesgo la credibilidad de Estados Unidos, tanto con aliados como con enemigos”, tuiteó Rory Medcalf, directora de la facultad de Seguridad Nacional de la Australian National University.

Corea del Sur alberga a 28.500 soldados estadounidenses para defenderse del Norte desde la guerra de Corea de 1950-1953, que terminó con un armisticio pero sin tratado de paz.

Estados Unidos cree que Corea del Norte desarrolló un arma nuclear pequeña como para caber en un misil balístico, convirtiéndose en una potente amenaza, según el diario Washington Post, que cita un análisis de inteligencia.

Sin embargo, aunque Pyongyang ha avanzado más rápidamente de lo esperado en tecnología bélica, los expertos consideran que aún debe superar obstáculos para convertirse en una amenaza inmediata por su arsenal nuclear.

Corea del Norte realizó cinco pruebas de bombas nucleares. La última, el 9 de septiembre de 2016, tenía aproximadamente el tamaño de la bomba que Estados Unidos arrojó sobre Nagasaki en 1945. Pyongyang dijo que ese dispositivo iba a ser miniaturizado y ‘estandarizado’ para su uso en misiles balísticos.

Este año el régimen de Kim Jong-Un probó tener la capacidad de lanzar un misil balístico intercontinental (ICBM) en dos pruebas. La más reciente, la del 28 de julio, exhibió un misil con un alcance teórico de 10.000 kilómetros, lo que podría afectar a gran parte de Estados Unidos y Europa, incluyendo ciudades como Nueva York y París. (I)

--------------------

Guam acoge estratégica base en el Pacífico

Los residentes de la pequeña isla de Guam, tienen miedo. De repente han quedado atrapados en la descontrolada retórica bélica y explosiva de dos líderes poco confiables a la hora de la diplomacia: el norteamericano Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un.

El régimen de Kim anunció que estaba examinando sus planes de atacar el territorio estadounidense, que tiene una importancia estratégica. Y Trump replicó con una lluvia de “fuego y furia nunca vistos”.

En el medio, Guam, con una población de 162.896 personas. Situada en el Pacífico occidental, a unos 2.000 kilómetros al este de Filipinas, la pequeña isla pertenece a Estados Unidos desde 1898.

Guam forma parte del archipiélago de las Marianas y no solo es un popular destino turístico por sus playas de arena y sus arrecifes de coral, sino también una de las principales bases militares estadounidenses en la región.

Tiene una superficie de 544 kilómetros cuadrados y unos 160.000 habitantes.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Guam fue ocupada por Japón tras el ataque a Pearl Harbor en 1941 contra las tropas estadounidenses, pero tres años después fue recuperada por Estados Unidos y convertida en base militar permanente.

Durante la Guerra de Corea (1950-1953) adquirió una gran importancia estratégica y en la de Vietnam sirvió como punto de partida de los ataques aéreos de las fuerzas estadounidenses. (I)

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Portada

Lea la edición impresa

Portada impresa

Google Adsense

 

Twitter ET