La Policía desafía al gobierno y se niega a reprimir al pueblo hondureño

- 06 de diciembre de 2017 - 00:00
Un seguidor del candidato de la oposición Salvador Nasralla descansa al lado de un grupo de la Policía militar.
Foto: AFP

Los agentes de la unidad de élite ‘La Cobra’ se declararon “de brazos caídos” para expresar su inconformidad por la crisis política en torno a la posible reelección del presidente Juan Orlando Hernández. Reclaman mejoras salariales.

Un grupo de agentes de la fuerza especial ‘Cobra’ de la Policía de Honduras, se negó ayer a reprimir las protestas que desafían el toque de queda decretado por el Gobierno -ante el rechazo de la reelección del presidente Juan Orlando Hernández- y expresaron su incomodidad ante la crisis política que generó la demora de los resultados de las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre.

“En estos momentos estamos de brazos caídos, para manifestar nuestra inconformidad por lo que está pasando. Nosotros somos pueblo y no nos podemos estar matando con el propio pueblo, nosotros tenemos familia”, declaró a periodistas un portavoz de los policías con el rostro cubierto.

Además de expresar su molestia por la situación, que generó violentos enfrentamientos, solicitaron al Gobierno que busque la mejor salida al conflicto.

Ante la demora en el anuncio de los resultados de las elecciones presidenciales, los hondureños se movilizaron pacíficamente para exigir la difusión y defender los votos emitidos durante la jornada. Pero  fueron reprimidos por las fuerzas de seguridad por orden del gobierno. La medida dejó como saldo 7 muertos, 20 heridos y un toque de queda que rige desde el viernes pasado.

De acuerdo con el escrutinio del Tribunal Supremo Electoral (TSE) el vencedor de los comicios es Hernández, quien compitió gracias a un polémico fallo judicial que avaló que postulara a la reelección, prohibida en la Constitución. Por este motivo el partido del opositor Salvador Nasralla lo acusa de cometer un fraude y reclamó revisar 5.173 actas con inconsistencia.

David Matamoros, presidente del TSE, indicó que no se proclamará aún al ganador de las presidenciales en Honduras ya que se viene una fase de impugnaciones que debe cumplirse, y que demoraría hasta 22 días.

Con protestas y cacerolazos, miles de personas siguen desafiando al gobierno y aplaudieron el actuar de la polícia.

Malestar de los policías

Durante la protesta de los uniformados los manifestantes denunciaron además que las autoridades de la Policía Nacional autorizaron un aumento salarial al personal auxiliar de la institución.

“No es posible que nosotros que tenemos más de 15 días de estar trabajando sin salir nadie nos da nada, solo a los auxiliares les dieron”, subrayó el portavoz de los policías con el rostro cubierto.

Esta misma fuente indicó que el director de la unidad especial, Encarnación Guerrero, fue destituido en San Pedro Sula, por “reclamar sus derechos”. Sin embargo, esta información no ha sido confirmada ni desmentida por la Policía Nacional.

Nasralla indicó que no puede aceptar los resultados que divulgó el Tribunal Supremo Electoral (TSE), ya que a su criterio “fueron manipulados”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: