La ONU califica de "inhumana" la cooperación de UE con Libia para frenar a migrantes

| 14 de Noviembre de 2017 - 07:25
Desde hace dos años se ha incrementado la migración hacia países europeos por el mar Mediterráneo.
FOTO: Archivo

La política de la Unión Europea de cooperación con las autoridades libias para interceptar a los migrantes en el Mediterráneo y trasladarlos a las "espantosas" prisiones en Libia es "inhumana", denunció Naciones Unidas el martes.

"El sufrimiento de los migrantes detenidos en Libia es un ultraje a la conciencia de la humanidad", declaró el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein en un comunicado, en el que califica "la política de la Unión Europea de asistencia a los guardacostas libios para interceptar y devolver a los migrantes en el Mediterráneo (de) inhumana".

"La comunidad internacional no puede seguir cerrando los ojos ante los horrores inimaginables sufridos por los migrantes en Libia y pretender que la situación solo puede solucionar mejorando las condiciones de detención", añadió el responsable, que consideró que la situación se ha vuelto "catastrófica".

La denuncia llegó un día después de que el grupo de contacto sobre la ruta migratoria en el Mediterráneo central, que reúne a 13 países europeos y africanos, incluido Libia, decidieran, durante una reunión en Berna (Suiza), mejorar las condiciones de los migrantes en los centros de detención en Libia, impulsando alternativas a esta solución.

En el comunicado, el Alto Comisionado denunció al ayuda aportada por la UE e Italia a los guardacostas libios para detener a los migrantes en el mar, "pese a las preocupaciones expresadas por los grupos de defensa de los Derechos Humanos" sobre la suerte de los migrantes.
"Las crecientes intervenciones de la UE y de sus Estados miembros no han contribuido, hasta la fecha, a reducir el número de abusos padecidos por los migrantes", incidió Zeid.

"Nuestro sistema de vigilancia muestra, de hecho, un deterioro rápido de su situación en Libia", sostuvo, precisando que "observadores de Derechos Humanos" habían visitado centros de detención en Trípoli y entrevistado a migrantes detenidos entre el 1 al 6 de noviembre.

"Los observadores estaban conmocionados por lo que vieron: miles de hombres, de mujeres y de niños esqueléticos y traumatizados, apilados unos sobre otros, encerrados en hangares [...] y despojados de su dignidad", explicó. (I)