La prevención de drogas llegará a sectores rurales

- 12 de octubre de 2017 - 00:00
La Prefectura cuenta con 35 escuelas de fútbol, donde acogen a 8.500 menores para alejarlos de los vicios.
Foto: cortesía

La familia es el principal preventor del consumo de sustancias estupefacientes. En ese punto coincidieron Ledy Zúñiga, titular de la Secretaría Técnica de Drogas (Seted), y Jimmy Jairala, prefecto de la provincia de Guayas, quien,  el martes pasado, se unió -a través de la firma de un convenio- al ‘Gran acuerdo nacional para la prevención integral del fenómeno socioeconómico de las drogas’.

Los funcionarios de la entidad provincial serán capacitados por técnicos de la Seted en prevención de drogas, con el propósito de que repliquen los conocimientos y se conviertan en una red de preventores en la zona rural. Ahí donde ellos llegan con brigadas médicas o de fumigación.

“Muchas personas nos piden información acerca de esta problemática, de cómo evitarla. Hay ciudadanos que creen que si mi hijo consume alcaloide hay que internarlo en un centro de rehabilitación, pero porque no conocen qué hacer. Por eso es importante que podamos recibir insumos, de educarnos, para dar las respuestas adecuadas y hacer campañas responsables”, expresó Juan José Hidalgo, coordinador de Desarrollo Comunitario de la Prefectura.

Zúñiga se refirió al estudio realizado en 2016, del cual detalló que uno de cada 10 estudiantes de colegio declaró haber consumido alguna sustancia ilícita, al menos una vez en su vida. De esa cifra, el 30% aseguró no sentirse atendido en su hogar. “A veces como padres nos cuesta hablar de drogas con nuestros hijos, pero si no lo hacemos alguien afuera lo hará”.

Adicionalmente, sostuvo que el Estado facilita la atención médica y sicológica a los jóvenes con problemas de adicción en forma gratuita a través de los 10 centros de internamiento a nivel nacional y sus servicios ambulatorios. “A estos acuerdos se nos están sumando equipos de fútbol, gobiernos autónomos descentralizados, medios de comunicación, entre otros”.

El prefecto Jairala indicó que los problemas más comunes en la provincia son la inseguridad y la incidencia de los estupefacientes y “lo uno y lo otro tiene relación. Los delitos que se cometen, sobre todo por la población adolescente, tienen nexo con el consumo, pues roban para comprar más sustancias”.

Adicionalmente, expresó que “en los sectores rurales hay menor información y eso se convierte en un nudo crítico. Las personas no saben cómo manejar un caso de consumo o cómo prevenirlo y nosotros podremos enseñarles”. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: