Viernes, 29 Agosto 2014 10:19 Información General

Sam Singer propuso colocar como ‘rojo’ al gobierno ecuatoriano y promover como "la nueva crisis de misiles cubanos en proceso de gestación"

La revista estadounidense dedica un amplio espacio al caso.
La revista estadounidense dedica un amplio espacio al caso.

La popular revista estadounidense Rolling Stone dedica un amplio reportaje para contar la historia de la lucha del pueblo ecuatoriano contra la contaminación que dejó la empresa petrolera Chevron -antes Texaco- en la Amazonía ecuatoriana durante los 26 años que explotó el crudo en dos provincias.

El artículo Batalla de lodo: dentro de los nueve mil millones de la batalla legal de Chevron con los comuneros ecuatorianos fue publicado con varias fotografías y fuentes de los distintos actores en la problemática.

Explica el conflicto entre la petrolera y la sentencia que recibió que exige el pago de $ 9.500 millones.

Durante 26 años, entre 1964 y 1990, Chevron-Texaco explotó el crudo en lo que hoy son las provincias de Sucumbíos y Orellana. Tras su salida del país, la empresa dejó en aquella zona pasivos ambientales que han sido denunciados por el presidente ecuatoriano Rafael Correa, mediante la campaña La Mano Sucia de Chevron.

Se ha establecido la afectación al delicado ecosistema amazónico a partir del vertido de 680.000 barriles de crudo a los ríos, flora y fauna de las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos. El propio representante legal de Texaco, Rodrigo Pérez Pallares, admitió que su compañía vertió 15.834 millones de galones de agua tóxica, altamente cancerígena.

Además, en ese lapso se quemaron 235.000 millones de pies cúbicos de gas al aire libre. El presidente Rafael Correa difundió que ese desastre supera 85 veces al derrame de British Petroleum en el Golfo de México y 18 veces al desastre de Exxon Valdez, en las costas de Alaska.

Además, el artículo confirma lo publicado por EL TELÉGRAFO en marzo pasado sobre que Chevron supo desde 2008 cómo alinear a los medios contra Ecuador.

 A continuación una síntesis del artículo:

Este artículo publicado por la revista estadounidense Rolling Stone explica con detalle la cronología y el caso Ecuador-Chevron y también explica con detalle las diferentes tácticas—o juegos sucios, como lo llama el articulo—que Chevron ha utilizado durante los diferentes litigios para intimidar a los abogados de las comunidades ecuatorianas, jueces, empresas y todo aquel que la compañía considere como un riesgo por no estar alineado con su versión de los hechos.

El artículo menciona cómo el único testigo de Chevron en el caso RICO, relacionado a las acusaciones de sobornos a jueces ecuatorianos, ha sido un exjuez corrupto ecuatoriano—Alberto Guerra, cuya familia entera se ha naturalizado en los Estados Unidos y se trasladó al norte de California con el dinero de Chevron. La familia Guerra vive con un estipendio mensual de $ 10.000 en una comunidad privada, con una casa y coche proporcionado por Chevron.

Rolling Stone plantea que una de las estrategias a largo plazo de la compañía es ganar el tiempo al alargar los juicios—esperando que el problema muera junto con las comunidades ecuatorianas al lograr prolongar la disputa por algunas décadas más.

Rolling Stone también hace mención detallada de las prácticas de la subsidiaria de Texaco que manejaba la exploración y extracción—TexPet—y las cuales causaron daños ambientales que tomará un incalculable número de años en desaparecer, así como la contaminación que se causó al verter desechos de la exploración directamente a ríos y la superficie de la selva. Asimismo, el artículo menciona como Chevron luchó para poder estratégicamente mover el juicio a Ecuador, donde esperaba tener la simpatía de sus conocidos en el sistema legal y poder tener el fallo de la corte ecuatoriana a su favor.  

El artículo también hace mención a las prácticas ilícitas por parte de Dozinger y de Chevron para poder obtener pruebas que favorecieran sus casos después que la corte de Lago Agrio ordenara el muestreo de los sitios en cuestión.

Plantea que Chevron ha atacado a todos los participantes de los procesos legales, incluyendo los abogados, las firmas consultoras y otros involucrados, con una estrategia de no dejar prisioneros y cita a uno de los voceros de Chevron planteando que nunca dejaran de "defenderse".

Después de varios desatinos en la parte comunicacional de Chevron, su consultor de medios (Singer), le sugirió a la empresa que dejara de enfocarse en los detalles del problema y que mejor se enfocara en el nuevo gobierno ecuatoriano de izquierda y que lo promoviera como la nueva crisis de misiles cubanos en proceso de incubación—lo cual también abrió la puerta a una nueva estrategia de intimidación para todos aquellos que apoyan a Dozinger y a las comunidades.

Después de la elección del presidente Rafael Correa, quien se había pronunciado públicamente en contra de Chevron, la compañía no pudo tener ningún tipo de influencia sobre el gobierno ecuatoriano y decidió tratar de presionar desde Washington, DC.

Documentos revelados por el bloguero de asuntos legales, Ted Folkman, muestran que Chevron pidió al departamento de asuntos exteriores explorar la posibilidad de usar políticas de comercio como forma de presión a Ecuador, a pesar de que eso significaría poner en riesgo el trabajo de muchas personas en Ecuador y Estados Unidos—especialmente aquellas personas de bajos ingresos.

Después de que la corte de Lago Agrio fallara en contra de Chevron e hiciera responsable a la compañía por $19 mil millones, Chevron buscó que el caso regresara a New York, donde el juez Kaplan ha sido influenciado y dirigido por Chevron, según el abogado Dozinger.

Actualmente, el caso ha alcanzado la corte suprema de Canadá, donde Chevron tiene miles de millones en operaciones en la explotación de petróleo y donde se pudiera incautar alguna propiedad de Chevron. Asimismo, el caso ya está en progreso en las cortes de Argentina y Brasil.

Dozinger acepta que es posible que muchos de los ecuatorianos, quienes se vieron más afectados por la contaminación de Texaco-Chevron, no se encuentren vivos para cuando este caso se resuelva.  

El artículo plantea que el precedente planteado por Chevron en términos de haber obtenido miles de documentos de organizaciones de la sociedad civil y todo el material en la producción de la película El Petróleo crudo, entre otras acciones intimidadadoras, podría ser nefasto para Estados Unidos, la ley de libertad de expresión/prensa y las leyes ambientales.

Sobre Caso RICO

"El caso RICO de Chevron tenía como objetivo desalentar a las comunidades pobres y sus defensores de tratar de obligar a las empresas a ser responsables", dice Ginger Cassady de Rainforest Action Network (Red de Acción de Bosque lluvioso). "Se sienta un precedente para que otras empresas hagan lo mismo cuando quieren vencer a los que se atreven a desafiarlas".  La América corporativa, dice [Donziger], "está contando con Chevron para matar a este modelo para el futuro .... Están tratando de comprar la impunidad manejando los tiempos".

"…Los abogados de Chevron trataron de intimidar a jueces de la corte con reprimirlos a prisión si fracasaban en otorgarle numerosas mociones en contra de Ecuador: la compañía entregó en una ocasión 39 mociones en menos de una hora".  Autor del artículo.

Así también la decisión de Chevron para contraatacar la decisión ecuatoriana mediante la Ley RICO, una colección de las leyes de chantaje habitualmente empleados en la persecución de bandas de traficantes de drogas y famosas familias criminales italianas. Con lo cual no se deja de decir que el caso RICO de Chevron careciera de ecos sicilianos como los casos de la mafia.

El artículo menciona cómo el único testigo de Chevron, relacionado a las acusaciones de sobornos a jueces ecuatorianos, ha sido un exjuez corrupto ecuatoriano—Alberto Guerra, cuya familia entera se ha naturalizado en los Estados Unidos y se trasladó al norte de California con el dinero de Chevron ... la familia Guerra vive con un estipendio mensual de $ 10.000 en una comunidad privada, con una casa y coche proporcionados por Chevron.

Sobre contaminación e impacto en las comunidades indígenas

"Mientras que las capas de argumentos legales se acumulan, los problemas científicos y éticos quedan ahogados, al igual que las voces de las comunidades indígenas que viven en zonas tóxicas...(autor del artículo).

"Lo que se pierde en los laberintos de esta demanda es la única cosa que importa", dice Mitch Anderson de GiveClearWater (DarAguaLimpia)..."El pueblo de la Amazonía continúan cultivando en tierra contaminada y bañándose en ríos contaminados".

"Un estimado de 16 billones de galones de arrastre tóxico se producía en los pozos con una acumulación de petróleo. Asimismo, se encontró que había agua de formación con crudo que contenían metales pesados y carcinógenos, entre otras sustancias peligrosas. Alguno de los desperdicios fueron filtrados por pozos poco profundos; mucho más fue depositado directamente en los ríos y la tierra del bosque. Con relación al crudo (petróleo), un memo de Texaco de 1972 instruía que los trabajadores solo reportaron derrames que “atraían la atención de autoridades regulatorias y/o de la prensa".

Sobre estrategia y trucos sucios de Chevron

Después de varios desatinos comunicacionales de Chevron, su consultor de medios Sam Singer, le sugirió a la empresa que dejara de enfocarse en las complejidades legales y ambientales, y que mejor se enfocara en difundir como ‘rojo’ al nuevo gobierno ecuatoriano de izquierda y que lo promoviera como la nueva crisis de misiles cubanos en proceso de gestación.

"Testigos dicen que la estrategia de Chevron de no tomar prisioneros tiene que ver más con las implicaciones que pudieran para el sector petrolero por ser declarados culpables y menos con el salir inocentes por el caso del Ecuador".

Más descaradamente, Chevron ha obligado al gobierno de Ecuador ante un tribunal de arbitraje y está buscando daños por permitir que el juicio original (Comunidades Vs. Chevron) en Ecuador procediera. (Este es el mismo juicio que Chevron demandó inicialmente se celebrará en Ecuador y no en Nueva York). En total, la compañía petrolera ha demandado a cinco abogados que representan a las diferentes comunidades ecuatorianas, tres de los financiadores de los litigios, una consultora científica y los propios demandantes de las comunidades de la amazonia.

"... Los abogados de Chevron trataron de intimidar a los jueces con tiempo en la cárcel si fallaban en conceder mociones que podrían ser cómicamente numerosas: la empresa una vez presentó 39 en menos de una hora".

"Una corte estadounidense le concedió a Chevron su pedido de mover el juicio hacia el Ecuador en 2003. Para ese tiempo Texaco (ahora Chevron) había radicado 14 declaraciones juramentadas elogiando el sistema de cortes en ese país".

"Los documentos adquiridos por el equipo de Donziger indican un esquema en el que Chevron ocultó a la corte de "muestras sucias" ya que los envío a los laboratorios que consideró amigables. La compañía también publicó guiones para alejar a los inspectores de la zona contaminada".

 "Chevron condujo varias inspecciones en el lugar meses antes de que se hiciera la inspección oficial de los jueces", dijo Nathalie Cely Suárez, Embajadora del Ecuador en Washington. La manipulación y "selección" sesgada del proceso de pruebas por parte de la empresa fue "sistemática", según indica la Embajadora.

"Chevron presionó a los aseguradores que terminaran la cobertura y cancelaran los contratos de  Stratus (la consultora ambiental que trabajó en el caso) con los clientes", según informó Donziger.

William Powers, un ingeniero que fuera contratado por Stratus indicó que "Chevron no quería que se discutan los resultados y méritos del informe sino en la relación de Dozinger con Cabrera". 

Así también Powers indicó que "Chevron le preguntó al gobierno estadounidense que retirara la certificación de Stratus lo que hubiese puesto a la firma en la calle".

"La compañía utilizó sus enormes recursos para presionar a los aliados, y patrocinadores—así como los aliados y patrocinadores de sus aliados para destruir indirectamente a su opositor".

"Mediante el uso de sus enormes recursos para presionar a los aliados de Donziger y sus patrocinadores -así como los aliados y financiadores de sus aliados y patrocinadores - la compañía podría destruir a su retador indirectamente,  axifiándolos (cortando su suministro de oxígeno)".

"Chevron miró hacia Washington luego de fracasar en influenciar al gobierno de Quito. El bloguero legal Theodore Folkman obtuvo (bajo a ley de transparencia de EE.UU.) unos documentos que mostraban cómo la compañía cabildeaba la administración de Bush para que utilizara política de comercio como un arma de defensa". Y también a la actual (no lo dice este artículo pero Folkman lo prueba).

Folkman informó que en abril de 2006 el CEO de Chevron, David OReilly, le pidió al subsecretario de Asuntos Políticos del Departamento de Estado si "había una manera de nivelar el campo de juego". Otros memos prueban que Chevron planteó el uso de la política comercial "como una herramienta".

"Fueron abusivas las medidas extremas que tomó Chevron para debilitar el apoyo de políticas de comercio creadas para ayudar a las personas de escasos recursos", dijo la Embajadora del Ecuador en Washington.

"Están tratando de tomar como rehenes miles de empleos en ambos países, la mayoría de los cuales son realizados por mujeres pobres".

Un cabildero de Chevron le dijo a Newsweek en 2008: "No podemos dejar que pequeños países molesten (traducción literal sería joder)  a grandes empresas como esta".

"Para evitar confrontaciones de cara a cara con estas tribus y sus seguidores, Chevron decidió relocalizar su encuentro de accionistas de San Francisco a un museo de petróleo en Midland, TX, conocido como el pueblo de gas y crudo--zona cero para el aumento hidráulico y un sólido desierto en cada dirección, lejos de las ciudades. Midland fue un lugar remoto apropiado para que Chevron pudiera esconderse de sus opositores".

Esto se refiere a la selección por parte de Chevron de laboratorios aliados para ocultar contaminación: "Borja explicó cómo la oficina de Chevron en Miami lo ayudó a acomodar compañías que estaba posando como laboratorios independientes para el caso, según muestran llamadas con Escobar del 2009. (Entre sus jefes de Miami estaba Reis Veiga, uno de los abogados acusado de corrupción en 1977 en casos de remediación)".

"El apoyo que dio Borja fue valorado sobre $ 2 millones. En el 2010 se naturalizó con los pagos que recibió de Chevron y además se mudó a una comunidad urbanizada prestigiosa que pagaba $6,000 mensuales, localizada cerca de las oficinas centrales de Chevron en San Ramón, California."

Referido a cuando Chevron niega que ha operado en Ecuador:

"Es importante señalar que Chevron nunca ha operado en Ecuador." Esta afirmación niega convenientemente los pasivos y responsabilidades ambientales de Texaco pero no niega los activos (que adquirieron en la fusión) y que convirtió a Chevron en la segunda compañía de petróleo más grande en el país.

Cuando [Texaco] traspasó el manejo de algunos de sus sitios de perforación a la petrolera estatal, Petroecuador, la región estaba salpicada de unos 1.000 pozos de desechos cerca de aguas potables y de pesca. Dos auditorías internas elaboradas durante la salida de Texaco pintaron un panorama desolador y sin remordimientos de su legado ambiental.

Durante años, la compañía (Chevron) ha batallado para tener una estrategia coherente y eficaz de medios de comunicación para contrarrestar la cruda narrativa de sus oponentes, que parece sacada del Antiguo Testamento: las comunidades pobres y un abogado estadounidense valiente (David) exigiendo justicia del gigante de la energía (Goliat).

"La lógica detrás de la estrategia de no tomar prisioneros de Chevron, dicen los observadores, tiene menos que ver con la creencia de la compañía en su inocencia en Ecuador que con las implicaciones para todo el sector de conceder la culpabilidad y la derrota".

"Lo único que la empresa no puede sobrellevar son las décadas de desecho de residuos tóxicos que vertieron en las tierras y los cursos de agua en el norte de Ecuador".

"Junto con una gran cantidad de petróleo, estos pozos producen un estimado de 16 mil millones de galones de residuos tóxicos, incluyendo las llamadas aguas de formación ricos en metales pesados ​​y sustancias cancerígenas como el arsénico, el cromo y el benceno".

Algunos de los residuos fueron canalizados en fosas poco profundas; mucho más se vertieron directamente a los ríos y el suelo de la selva. En cuanto al propio crudo, un memorándum de Texaco entre 1972 instruyó a los trabajadores que informen sólo de derrames que "atraer la atención de la prensa y / o las autoridades reguladoras".

"Si bien el tribunal deliberó, Texaco intentó cubrirse. Se gastó $ 40.000.000 en limpiar una parte de sus sitios de perforación a cambio de un acuerdo con Ecuador que lo protegía contra futuros reclamamos del gobierno. Una agencia del gobierno ecuatoriano luego encontró contaminación en el 85 por ciento de los sitios supuestamente "remediados. Dos ejecutivos de Texaco con sede en Quito y siete funcionarios ecuatorianos fueron finalmente acusados ​​por cargos de fraude".

"Un juez federal en 2003 concedió la petición de Chevron para trasladar el juicio a Ecuador. Para entonces, Texaco (luego Chevron) había presentado 14 declaraciones juradas alabando el sistema judicial de Ecuador".

"Después de haber argumentado primero que el caso no debería ser juzgados en Nueva York, Chevron ahora volvió a pedir al mismo Distrito Sur de la Corte de Nueva York que anule la decisión ecuatoriana".

"Mientras se da la larga lucha, todos los involucrados- los abogados de Chevron, Dozinger, el pueblo de la Amazonía- envejecen. Entre este gran elenco, son los agricultores y los indígenas, no los abogados, los que continúan luchando diariamente con el legado de 50 años de la producción de petróleo en la región".

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense