Sábado, 12 Agosto 2017 00:00 Guayaquil

Nobol le apuesta a la fe católica y a las tradiciones gastronómicas

El domingo 6 de agosto se realizó un pregón artístico en el malecón de la localidad guayasense.
El domingo 6 de agosto se realizó un pregón artístico en el malecón de la localidad guayasense. Foto. cortesía de Dennys Jordán Correa

El santuario de la santa Narcisa de Jesús Martillo Morán y los paseos en canoa por el río son los principales atractivos.

Redacción País Adentro

Rosaura Sánchez viajó más de cinco  horas desde Ambato para visitar el santuario de Narcisa de Jesús. Inició el periplo la noche del sábado y lo concluyó el domingo a los pies del altar de la santa.

Cuenta que no sabía que Nobol, cantón que alberga a la santa, celebraba el lunes 7 de agosto, 25 años de cantonización, pero se mostró satisfecha de ser parte del agasajo, que tuvo como principal atractivo el Tercer Festival Cultural Gastronómico impulsado por la Municipalidad.

Mariana Jácome, alcaldesa de Nobol, asegura que esta actividad culinaria se realiza por tercer año consecutivo como un mecanismo para incentivar el turismo en el cantón. “Es parte del impulso que le estamos dando al turismo. Creemos que si nuestra gente está preparada para recibir a los visitantes ellos vendrán con más frecuencia”.

Aseguró también que han firmado un convenio con la Universidad de Guayaquil para que los noboleños aprendan más sobre gastronomía.

“La gente sabe cocinar muy bien   platos típicos como el seco de pato y el maduro con queso, pero necesitamos ese toque profesional para ofertar nuestras tradiciones”.

Ariana Holguín, la reina del Nobol, quien presidió el pregón artístico y cívico, dijo que es necesario que el cantón explote más su potencial turístico.

“Cada semana llegan decenas de visitantes al altar de Narcisa de Jesús. Nosotros necesitamos captar a ese público para que luego de ese acto de fe, acudan a la Garza Roja, un complejo turístico en el cantón, paseen por el río abordo de una canoa y coman nuestros platos”.

Otro de los atractivos que tiene el sitio es el paseo en canoa por el río. Yolanda Solís, de 38 años, es una devota de la santa de Nobol. Es oriunda de Quevedo y llega el cantón, al menos, dos veces al año.

Luego de visitar el santuario, acude con sus hijos a paser en canoa por el río. Dice que le gustaría quedarse al menos dos días, pero asegura que el lugar no tiene infraestructura hotelera.

La jefa del Departamento de Turismo del Cabildo, Kerly Rodríguez, afirma que lo primero que pretenden es posicionar a Nobol como uno de los principales destinos turísticos de la provincia. “La misión es atraer al turista con la primera Santa Montuvia del Ecuador y nuestra variada gastronomía.

Tenemos como objetivo, junto con la empresa privada, incentivar al sector hotelero para hacer de este cantón no solo un sitio de paso sino un lugar en donde se pueda pernoctar. Es un anhelo de la alcaldesa y de la ciudadanía”.

En las calles la gente va y viene. Los comerciantes aprovechan las festividades y la visita a la santa. “El ambiente alegre en realidad es de todas las semana”, dice Martha Tomalá, una vendedora de envases plásticos que los feligreses compran para llevar agua bendita a sus casas.

“Llevo 15 años vendiendo pomas y los domingos aquí se vive de fiesta. Llegan visitantes de todo el país a agradecerla a la Santa”. (I)

ENLACE CORTO