Martes, 21 Marzo 2017 00:00 Fútbol Nacional

G-100, el plan para cortar las adulteraciones

La formación de futbolistas tendrá nuevos parámetros con la aplicación del proyecto G-100; las escuelas de fútbol serán calificadas y avaladas por la FEF.
La formación de futbolistas tendrá nuevos parámetros con la aplicación del proyecto G-100; las escuelas de fútbol serán calificadas y avaladas por la FEF. Foto: Mario Egas / El Telégrafo

Ecuafútbol aspira a oficializar un proyecto de la Conmebol para, al menos, reducir los casos de falsificación de identidad. Academias de divisiones formativas recibirían una certificación.

Redacción Fanático

En aras de eliminar o, cuando menos, reducir el delito de adulteración de edad o nacionalidad en los futbolistas que intervienen a nivel local, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) trabaja en el proyecto G-100, que provino de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) y que debería ejecutarse en el transcurso de este año.

Se trata de un proceso de acreditación de, mínimo, 100 grupos de escuelas o academias para la formación de chicos de entre 6 y 12 años, “los cuales deberán cumplir ciertos requisitos que van más allá de contar con personería jurídica, como tener una cancha para entrenar, propia o con un contrato de arrendamiento de 4 a 5 años”, explica Antonio Pozo, miembro del directorio de la FEF.

Estas entidades formativas serán certificadas por la Ecuafútbol y todos los alumnos que se inscriban ingresarán al sistema de la matriz del balompié nacional. De esta manera, cuando vayan a las categorías menores de un club profesional, será complicado que alguien intente adulterarles la edad, el nombre o el lugar de nacimiento, pues ya estarán registrados.

“Porque a los 6 u 8 años es menos probable que alguien adultere la edad de un niño; sería muy notorio que a un chiquillo de 7 años se le quiera hacer pasar por uno de 3 o 4 años”, argumenta Pozo.

La Conmebol envió la guía para la estructuración del proyecto, que la FEF ya elaboró y mandó en noviembre de 2016, pero debía esperar que la institución seno del fútbol sudamericano lo apruebe y, sobre todo, levante la suspensión de fondos que pesaba sobre la FEF por el problema judicial de su expresidente Luis Ch.

La semana pasada, según Pozo, el directorio se refirió a que la medida será levantada porque la FEF cumple con las observaciones de la Conmebol, en cuanto al manejo administrativo del ente y ya no hay motivos judiciales que le impidan recibir los recursos, cuya suma ascendería a los  $ 3 millones, considerando las asignaciones que se dejó de otorgar y las de los nuevos proyectos a concretar.

Hasta que el proyecto G-100 se oficialice y entre en marcha, el entrenador Luigi Pescarolo trabaja mediante microciclos abiertos, en los que visita distintas ciudades e instruye a chicos de 7 a 15 años de cada localidad, de esta manera se selecciona a los mejores, quienes serán considerados para un microciclo oficial.

Amílcar Mantilla, primer vocal del directorio de la Ecuafútbol, ha reconocido al G-100 como una solución práctica en torno a terminar el grave mal de la adulteración de documentos que afecta a la práctica del rey de los deportes en el Ecuador, donde, lastimosamente, no se logra detectar a los principales responsables, aunque en algunas ocasiones la influencia ha provenido de los mismos padres del exponente.

Constan en la lista de casos más sonados de falsificación de datos de identidad el de Walter Ayoví, quien en su era de seleccionado sub-17, en 1999, se rebajó dos años; el de Ángel Cheme, quien hasta el 2010 se hizo pasar por Gonzalo Chila y el del golero Alexander Domínguez, que en 2007 generó polémica ante la sospecha de ser colombiano y no ecuatoriano. (I)

ENLACE CORTO

Google Adsense

 

Twitter @Fanatico_ET

Twitter @Fanatico_ET