Chiriboga interpuso un recurso de casación el 16 de noviembre

24 de noviembre de 2017 - 00:00
→Luis Chiriboga, expresidente de la Ecuafútbol, durante una audiencia de juicio que se realizó el año pasado en Quito.
Archivo / et

→La sentencia contra el expresidente de la FEF se ratificó en agosto pasado. Su hijo testificó en Nueva York y se esperan más revelaciones sobre el caso FIFAGate en las próximas semanas.

El caso FIFAGate se toma un descanso en Estados Unidos, por las celebraciones del Día de Acción de Gracias. La Corte Federal en Brooklyn no receptó testimonios ayer y tampoco lo hará hoy; sin embargo, luego de las declaraciones a inicios de la semana, se permitió conocer las maneras como se tramitaban las coimas en el fútbol sudamericano.

 Santiago Peña, exejecutivo de la empresa argentina Full Play entre 2009 y 2015, testificó sobre cómo los hermanos Mariano y Hugo Jinkis, propietarios de esa compañía, emitían los sobornos a los altos mandos de las federaciones nacionales. Incluso indicó el libro de cuentas que contenían las coimas. En ese sentido indicó que Juan Ángel Napout, expresidente de la Federación Paraguaya de Fútbol, pedía que le entreguen el dinero en efectivo y que no se realice ninguna transferencia.

También reveló que existían nombres clave para los presidentes de las federaciones, al momento de realizarles las transferencias. Así se conoció que Luis Chiriboga, expresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), tenía el apelativo de ‘Toyota’. A todos los presidentes de las asociaciones se los denominaba con la marca de un automóvil.

Este diario trató de contactarse con el abogado de Chiriboga, Adolfo Cadena, pero no obtuvo respuesta para conocer la postura sobre estas nuevas revelaciones. En agosto de este año se ratificó la sentencia contra él, por el delito de lavado de activos y deberá pagar una condena de 10 años de prisión.

La defensa realiza apelaciones en las instancias correspondientes, por lo que, hasta que se agoten estos recursos, Chiriboga permanecerá con arresto domiciliario.

El 16 de noviembre pasado la Función Judicial publicó que se interpuso el recurso de casación a favor de Chiriboga y otros implicados en el caso y vinculados con la FEF cuando él era presidente de la entidad.

El próximo lunes continuará la audiencia en la corte de Brooklyn. La jueza Pamela Chen es la encargada de llevar el caso en el que se juzga a los dirigentes sudamericanos involucrados.   

La cercanía de Chiriboga hijo

José Luis Chiriboga, como agente de futbolistas, trató de estar siempre cerca de ellos. Su cercanía con la selección ecuatoriana de fútbol, dirigida por su padre, fue criticada porque existieron voces que mencionaban que varios elementos eran convocados por presión y no por sus méritos deportivos.

Incluso el jugador Joffre Guerrón denunció públicamente que padre e hijo le dijeron que si no firmaba una carta de representación con él y el agente, se olvidara de lo que es la selección.

“Él no tiene pruebas y todo está teledirigido. No sé si salió a hablar; le jalan la lengua. Hay que atar cabos. Me parece una falta de respeto contra mí y contra el entrenador (Reinaldo Rueda), quien no se prestaría para eso”, dijo Chiriboga hijo en 2014.

Guerrón estuvo presente en dos partidos de las eliminatorias a Brasil y luego no fue llamado nunca más a integrar un equipo nacional.

Para el Mundial de 2014, que se jugó en Brasil, un representado por el agente estuvo entre los convocados: Carlos Gruezo. En la actualidad continúa con esa labor y trabaja junto a Leonel Ramírez, Ánderson Ordóñez, Aníbal Chalá, Edson Montaño, Gabriel Cortez, entre otros futbolistas. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: