Mercedes Sosa falleció un día como hoy hace cinco años

04 de Octubre de 2014 - 16:40

Han pasado cinco años de su partida física, pero la figura de la argentina Mereces Sosa sigue tan presente en el mundo gracias al impacto de su canto.

Parte fundamental del Movimiento Nuevo Cancionero, La Negra, como se le conocía cariñosamente, buscó siempre poner en primer plano las raíces de la música latinoamericana.

En Argentina, justo en el teatro que lleva su nombre, el cantautor argentino Víctor Heredia, el músico Alberto Rojo, Coqui Sosa, Adrián Sosa, Viviana Taberna, Carlos Podazza y Tomás González la honrarán con un concierto en su honor.

Esto se suma, al estreno de la película Zonda, folclore argentino, del director español Carlos Saura, en la que se le rinde homenaje a Sosa y a Atahualpa Yupanqui, figuras de la música argentina.

La leyenda de La Negra

Como en muchas historias, su incursión en la música fue de manera casual sin el permiso de sus padres, sin embargo, cuando fue descubierta tuvo todo el apoyo.

Desde sus inicios se inclinó por interpretar folclore argentino. Fue una de las fundadoras del Movimiento Nuevo Cancionero que puso en primer plano el rescate de las raíces latinoamericanas.

Durante casi 60 años de carrera La Negra se relacionó con exponentes de música social como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Joan Manuel Serrat, Violeta Parra y Atahualpa Yupanqui. Pero también se dio el tiempo para incursionar en géneros como el rock y el pop y cantar con el tenor Luciano Pavarotti.

Entre las interpretaciones con las que se le identifican están Al jardín de la República, Canción con todos, Alfonsina y el mar, Gracias a la vida, Como la cigarra, Zumba para no morir, La Maza, Todo cambia y Duerme negrito, entre otras. De sus discos destacan Canciones con fundamento, Yo no canto por cantar y Homenaje a Violeta Parra entre otros.

Su último trabajo discográfico fue Cantora, lanzado poco antes de morir y en el que interpreta 34 canciones a dúo con figuras iberoamericanas. La trayectoria de Sosa es reconocida en todo el mundo, pues llegó a toda América, Europa, Asia oriental e Israel.

Su posición política siempre fue de izquierda, hecho que le trajo muchos problemas en su país. En la década de los 70 sus discos fueron prohibidos e incluso en una presentación fue arrestada, golpeada y el público asistente al recital sufrió la misma suerte.

En 1979 tuvo que vivir en el exilio: primero en París y luego en Madrid, sin embargo sus ideas no cambiaron y siguió cantando y exponiendo su pensamiento por el mundo.Regresó a su país en 1982, pero tuvo que salir de inmediato y fue hasta dos años después que regresó.

Mercedes Sosa padeció por 30 años el mal de Chagas-Mazza, una enfermedad ligada a la pobreza rural que se complicó con una disfunción renal. Tras haber sido inducida a un coma, su estado de salud empeoró y murió a los 74 años de edad de una falla cardiorrespiratoria.

Sus restos fueron velados en el Congreso Nacional de la Argentina y se decretaron tres días de duelo nacional a partir del 4 de octubre de 2009.