14 mil familias se beneficiarán del proyecto Cayambe-Pedro Moncayo

- 14 de febrero de 2018 - 00:00
La laguna de San Marcos funciona como un punto de acopio para el reservorio de agua. Tiene entre 20 y 23 metros de profundidad.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

En febrero de 2011 se retomaron los trabajos por el Gobierno Provincial de Pichincha. La obra se ejecuta con una inversión de $ 120 millones, que incluye la construcción de las redes secundarias de distribución.

En junio de 2018 culminaría el sistema de riego Cayambe-Pedro Moncayo, que permitirá  fortalecer la producción agrícola de ambos cantones. Así estima personal de la Prefectura de Pichincha, que recuerda que se esperaron 40 años para su ejecución.

La obra nació como el Proyecto Cayambe-Tabacundo. A mediados de los años 70, el entonces Instituto Ecuatoriano de Recursos Hidráulicos (Inerhi) realizó los estudios, pero la falta de fondos detuvo la ejecución.

El Gobierno Central y la Prefectura de Pichincha asumieron la obra. Los trabajos estuvieron a cargo de la empresa Andrade Gutiérrez.

No obstante, se detectaron falencias, especialmente falta de planificación, ya que primero se levantó el canal principal, pero no se construyó el túnel de trasvase.

Andrade Gutiérrez abandonó la obra, seguido de un proceso legal que aún está vigente. La construcción quedó suspensa por 11 años. En 2011, el Gobierno central asignó $ 80 millones y la Prefectura $ 40 millones.

Francisco Zurita, coordinador de Desarrollo Integral de la Prefectura, explicó que se realizó una licitación dentro de la cual ganó la empresa Hidalgo&Hidalgo (H&H).

La firma retomó los trabajos con énfasis en la construcción del túnel de trasvase y las redes secundarias.

Madisson Rodrigo Herrera, ingeniero civil y subcontratista de H&H, advierte que  actualmente se ha concluido con el área del túnel de trasvase, la construcción de la captación, la torre de válvulas y la conexión del túnel con uno falso. Luego se instalarán válvulas, lo que demora alrededor de 30 días.

Zurita detalló que la obra regará 14 mil hectáreas de las parroquias Olmedo y San José Ayora, en el cantón Cayambe. En el cantón Pedro Moncayo llegará a Tupigachi, Tabacundo, La Esperanza, Tocachi y Malchinguí.

Además, dará agua a comunidades de Imbabura. Es decir, 10 mil familias de las dos provincias. No obstante, luego de varios años de espera, se estimó que aumentaría a 14 mil familias.

Caudal de una de las tres tomas del río San Pedro, las cuales cuentan con desarenadores para garantizar la calidad del líquido que se distribuirá. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Modalidad de dotación
El sistema de riego capta el agua de los tres ríos que nacen en el volcán Cayambe: Arturo, Boquerón y San Pedro. Se bloquea el desagüe natural de los ríos y se redirecciona hacia la laguna San Marcos, que tiene 2 millones de metros cúbicos de agua.

Con el canal, se espera almacenar 10 millones de metros cúbicos de líquido.

Los desvíos del caudal serán mediante varios túneles. El primero, el río Arturo que se canaliza en un conducto de 1.400 metros de longitud; el segundo es el río Boquerón, cuyo caudal llegará a un paso de 770 metros. Y el tercero, el río San Pedro, que atravesará  un corredor de 960 metros.

Mediante el trasvase se dirige el líquido vital que es almacenado en la laguna hacia el río La Chimba. Así se incrementa su caudal.

Luego, las aguas se acopiarán en el embalse de regulación ubicado en Olmedo (Cayambe), que tiene una capacidad de 45 mil metros cúbicos.

Tiberio Almeida, uno de los ingenieros de la obra, resaltó que se trata de una “obra multifunciones”, ya que “se levanta en coordinación con ingenieros civiles, mecánicos e hidráulicos”.

A su criterio, lo más importante es que “se aprovecharon las condiciones naturales del lugar”.

Zurita advirtió que está a punto de concluir la fase que tiene que ver con las captaciones de los tres ríos, los túneles de transporte del agua a la laguna. También terminaron con el levantamiento de una presa que tiene una extensión de 679 metros y 20 metros de altura y que se recubre con una geomembrana ambientalmente amigable.

Los beneficiarios
El técnico indicó que el objetivo principal de la obra es mejorar la calidad de vida en los habitantes del sector, pero también crear plazas de trabajo.

Así estimó que con el canal se incrementarán 15 mil fuentes de trabajo desde Olmedo hasta Malchinguí, ya que el canal no solo abastece al sector agrícola, florícola, sino también que fortalecerá el sector ganadero.

Iván Albuja, presidente de la parroquia San José de Ayora, destacó que ninguno de los beneficiarios pagó un solo centavo para la ejecución del proyecto. No obstante, advirtió que durante la construcción no se contrató a toda la mano de obra local.

“Se presentaron alrededor de 1.500 carpetas (hojas de vida) a la empresa, pero el departamento de Talento Humano no nos contrató”.

Amador Catucuamba, exdirigente de la Organización Unión de Organizaciones Populares Ayora Cayambe (Unopac), lamentó que la obra se haya demorado tanto, aunque reconoció que será una infraestructura que beneficiará a la población.

Añadió que espera que esta dotación del líquido permita potenciar a otros sectores de producción.

Puso como ejemplo que en el lugar se siembran alimentos como habas, choclos y otras hortalizas. “Este sector no solo debe caracterizarse por ser florícola o ganadero. Con el canal esperamos que se abran otros espacios económicos”.  

Ambos dirigentes coincidieron en que están expectantes de que el proyecto se convierta, además, en una plataforma que sirva para impulsar el sector turístico en el norte de Pichincha.

“Esta infraestructura pasa a ser una obra de riego que cumple con la soberanía alimentaria, mejorando con ello la producción agrícola y ganadera”, mencionó Albuja. (I)

Obreros continúan con los trabajos dentro del área del túnel de trasvase, del proyecto de riego en construcción. Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Datos
Los caudales
La obra contempla que de cada río se recoja un metro y medio cúbico del caudal. Unidos los tres ríos sumarían cuatro y medio metros cúbicos, que por medio de túneles se llevarán a la laguna San Marcos, en el volcán Cayambe.

67 km de longitud tiene el canal principal, del que salen conexiones secundarias que llevarán el agua.

Obra complementaria
Una represa que ya está construida ayudará a completar el almacenamiento de 10 millones de metros cúbicos de agua.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: