Director del Sercop: “hace 4 años no hubo buenas prácticas de participación en la compra a farmacéuticos nacionales”

Subasta proveerá fármacos a 6.604 centros

- 27 de enero de 2016 - 00:00
Foto: Archivo/ El Telégrafo

La metodología para adquirir 425 tipos de medicinas evitará los problemas ocurridos en la subasta inversa de 2011. En ese año las empresas subieron sus ofertas porque no hubo competencia.

Un total de 6.604 hospitales y unidades, que forman parte de la Red Pública Integral de Salud (RPIS), recibirán los medicamentos que son objeto del proceso de adquisición mediante subasta inversa. Éste lo ejecuta el Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop) desde el 14 de enero pasado. La metodología ha generado voces a favor y en contra del sector farmacéutico.

Una vez finalizado este proceso, al que el Estado destinará alrededor de $ 500 millones, las unidades de salud de la RPIS (ver gráfico) podrán adquirir los medicamentos a través del Repertorio de Medicamentos (catálogo electrónico) que maneja el Sercop.

Santiago Vásquez, director del Sercop, dijo que para adquirir fármacos de calidad a un precio que beneficie al Estado, con el ahorro de alrededor de $ 110 millones, es necesario dar preferencia y no exclusividad a la industria farmacéutica nacional. Según él “hace 4 años no hubo buenas prácticas de participación en la compra de medicamentos”. Expresó que en la subasta de 2011 las empresas nacionales elevaron sus ofertas porque no hubo competencia. Por ello, en su momento, el Estado tuvo que renegociar las mismas.

Vásquez aseguró que el Estado no comprará medicinas sin el registro sanitario pertinente, como sostienen otros actores involucrados en el proceso. Criticó que “cierto sector de los farmacéuticos tenga la osadía de mentirle a la ciudadanía indicando que se comprará medicamentos sin ese requisito, lo que es absolutamente falso”.
Incluso, para garantizar la transparencia, 57 personas participan en la vigilancia del proceso de adquisición de los fármacos.

El presidente de la Unión Nacional de Propietarios de Farmacias Ecuatorianas Independientes, René Viteri, confía en la transparencia y metodología utilizada en el proceso y más bien criticó a quienes se oponen. “Que ganen los mejores en la subasta inversa, el que tenga calidad y el precio razonable que beneficie a los ecuatorianos y no a 4 empresarios”, resaltó (ver entrevista).

El titular de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Ecuador (ALFE) pide exclusividad, y dice que en la subasta de 2011 que ganaron no hubo sobreprecio, sino diferencias en los costos. (I)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Entrevista / René Viteri / Presidente de la Unión de Propietarios de Farmacias

"Deben ganar los mejores ofertantes y con precios razonables"

El sector farmacéutico del país está molesto porque se estaría prefiriendo a las empresas extranjeras para la adquisición de 425 tipos de medicamentos: ¿Qué opina la Unión Nacional de Propietarios de Farmacias Independientes?

La Asociación de Laboratorios Farmacéuticos del Ecuador (ALFE) y la Cámara de Industriales de Medicamentos dicen que la subasta inversa actual ya está amarrada con los hindúes o los chinos. Ellos son los que, incluso, señalan que los hindúes no tienen ni registro sanitario. Qué bueno sería que gane el medicamento nacional, pero que ganen otros y no solo este grupo de farmacéuticos que ya ganó la subasta de hace 3 años y, sin embargo, ¿qué han hecho?, ¿cuándo bajaron los precios de los medicamentos?

El director del Sercop sostiene que a algunos farmacéuticos solo les interesa su bolsillo, no el bien común: ¿Qué tan cierto es eso?

Obvio. Es una pena que ciertos farmacéuticos parezcan políticos y se llenan la boca diciendo que les preocupa la salud de los ecuatorianos y que todo lo que se adquiera debe ser de calidad, cuando eso no es así, pues a esa gente no le va ni le viene la salud del pueblo, solo les preocupa la salud de su bolsillo. Por allí salió Renato Carló (presidente de la ALFE) a denunciar que hay competencia desleal. Hoy habla de competencia desleal, pero ¿cuándo salió a decir a las distribuidoras farmacéuticas, sus socias que buscan manejar todo ese mercado, que no hagan competencia desleal a las farmacias populares?

Ahora no saben de quién agarrarse para tumbar el actual proceso. En todo caso, deben ganar los mejores ofertantes, el que tenga calidad y precios razonables, la subasta debe beneficiar al país y no a 4 empresarios. Creyeron que iban a tener un mercado de la medicina cautivo en Ecuador, se presentaban 4 pero al momento de la subasta asomaba 1 y ganaba. Eso no puede repetirse, no me vengan ahora con el cuco de que 15.000 familias van a quedar sin empleo. (I)

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Entrevista / Renato Carló / Presidente de la ALFE y de la Pequeña Industria

"Lo nuestro es un negocio y debemos tener rentabilidad"

¿Cuál era el panorama previo a la subasta inversa de 2011 que ganaron los farmacéuticos nacionales?

En 2011 Ecuador importaba $ 1.040 millones, mientras que en 2012, como resultado de la primera Subasta Inversa Corporativa de Medicamentos se importaron $ 722 millones en medicinas, que representó $ 208 millones menos. El Estado ahorró.

¿Pero la subasta de 2011, por el alto costo de medicinas benefició solo a un sector farmacéutico?

No hubo sobreprecio, sino diferencia de precio.

¿Dónde se originó el sobreprecio o la llamada diferencia de precios?

Arranquemos de dónde fueron dado los precios referenciales, que no dimos nosotros, sino el Ministerio de Salud Pública (MSP), que con esos personajes beneficiaban siempre a las industrias transnacionales, con precios altos referenciales.
Pero lo que pasa es que no les jugó el número porque el presidente Rafael Correa dijo se harán dos subastas: una para la industria nacional y una vez que se agote el último ítem se abra a la industria internacional). Como consecuencia de ello entramos como industria ecuatoriana a participar de lo que antes era teledirigido para las grandes transnacionales a precios altos. Eso quiere decir entonces que no hubo sobreprecio, sino diferencia de precio, que es diferente...

En la actual subasta, ¿por qué se sienten en desventaja frente a las empresas extranjeras?

Porque, primeramente, no debería ser del 17,5 el porcentaje de preferencia a la industria nacional sino del 38% para poder competir con empresas extranjeras, a las que no les exigen el registro sanitario, fijación de precios ni que estén establecidas en el país, requisitos que sí nos exigen. La única forma de que un país crezca es apoyando la industria local, no la importación, pero si eso sucede, 15 mil personas de nuestro sector irán a la desocupación. Lo nuestro es un negocio (medicina) y como cualquier otro debemos tener una rentabilidad. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: