Sábado, 03 Septiembre 2016 00:00 Economía

El gobierno garantiza la eficiencia energética con este proyecto que cumple dos años

1,7 millones de personas son beneficiarias del Programa de Cocción Eficiente desde 2014

1,7 millones de personas son beneficiarias del Programa de Cocción Eficiente desde 2014
Foto: El Telégrafo

Las cocinas de inducción proporcionan seguridad, rapidez y operatividad. Actualmente, el 84% de los 3,5 millones de hogares ecuatorianos cuentan ya con medidores de 220 voltios.

Redacción Economía

Hasta el pasado 1 de septiembre, 437.500 cocinas de inducción fueron adquiridas por familias ecuatorianas. De esos artefactos, el 30% fue importado y el 70% producido localmente, informó Pablo Zambrano, gerente nacional del Programa de Cocción Eficiente (PEC).  

En los dos años de existencia de esta iniciativa, el Gobierno Nacional financió más de $ 217 millones para que, mediante compras con pagos diferidos hasta 36 meses, la ciudadanía cambie su cocina de gas por otra de inducción a través de almacenes o de las empresas eléctricas.

Las 130.000 cocinas de inducción importadas fueron comercializadas por el Sistema Informático de Cocción Eficiente (Sipec), administrado por el Ministerio de Electricidad y Energía Renovables (MEER). Los aparatos provinieron de China, Italia, Alemania, España, Corea del Sur, Colombia, Taiwán, Estados Unidos y México.  

Dado que los industriales nacionales expresaron su compromiso de apoyo al PEC, el Gobierno decidió no importar más cocinas y ampliar e innovar los mecanismos y las facilidades de adquisición de insumos para fabricarlas en el país.

Inicialmente se esperaba completar la implementación del uso de las cocinas de inducción hasta 2018; sin embargo, debido a los problemas de liquidez que afectan a las importaciones, se decidió ampliar el plazo hasta 2023.

Con anterioridad al PEC, que se inició en agosto de 2014, se vendían 120 mil cocinas de gas por año. En 2015, la tendencia cambió y se vendieron 210 mil cocinas de inducción. Hasta finales de 2016, se proyecta vender 600.000 cocinas de inducción y una cifra similar para 2017. En sus versiones más sencillas, las cocinas cuestan entre $ 200 y $ 300, aunque existen también en el mercado cocinas con un valor de $ 2.000. Zambrano precisó que las empresas eléctricas instalaron redes y medidores en 2’971.331 hogares con capacidad para 220 voltios y que 382.211 familias recibieron el subsidio de acuerdo al registro del Sipec.

El impacto social de las cocinas de inducción ha sido positivo. Existen testimonios de amas de casa consultadas que han probado los beneficios de las cocinas y ya no quieren utilizar las cocinas a gas.

La tecnología de inducción ha demostrado ser más segura y no incrementa el consumo de luz. Según el PEC, las cocinas de inducción consumen hasta 50 kilovatios y están dentro del rango de los 80 kilovatios que estableció el Gobierno Nacional para cubrir el subsidio.

Zambrano afirmó también que, seguramente, las personas que señalan que les ha subido la tarifa no reciben el subsidio del Estado, por no estar registrados en el Sipec.

Los créditos quirografarios servirán para adquirir cocinas

Para financiarse, el PEC utiliza un fondo revolvente de $ 50 millones, otorgado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y, también, la recaudación mensual de las ventas de cocinas, la cual genera un promedio de $ 5 millones.

“Trabajamos en un nuevo modelo de financiamiento del PEC, autosustentable, autosostenible y autofinanciable, que nos permita garantizar los pagos a empresas comercializadoras y a fabricantes nacionales”, indicó Zambrano.

Paralelamente, desde mediados de septiembre, el Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) otorgará un crédito quirografario para la adquisición de cocinas, el cual será pagado por la entidad a 800 casas comerciales que tienen convenio con el Sipec.

Las empresas esperan incrementar sus ventas a corto plazo

Esta facilidad de créditos quirografarios otorgados por el Biess generó optimismo en almacenes de electrodomésticos en Guayaquil y ayudará a reactivar sus bajas ventas. El terremoto del pasado 16 de abril y la reducción de las cuotas de pago que se realizan a través de las facturas de consumo eléctrico son las principales causas.

Rodolfo Viteri, administrador de uno de los locales de Almacenes Jaher, señaló que su empresa promociona las cocinas de inducción -en sectores residenciales y populares como Bastión Popular y Flor de Bastión- y aspira a que el nuevo mecanismo eleve sus ventas.

Orve Hogar reforzó su estrategia de ventas con vendedores ubicados en los Guasmos, la Isla Trinitaria y el cantón Durán, señaló Peter Plaza, su administrador, quien agregó que tuvieron una reducción del 15% en sus ventas de cocinas desde abril de este año. Por su parte, Créditos Económicos posiciona las cocinas de inducción por medio de la planilla de electricidad. Mauricio Rodríguez, administrador de un local de aquella empresa, estimó una baja del 50% en la venta de esas cocinas.

Las empresas comercializadoras La Ganga y Comandato reportan también una reducción en el negocio, pero mantienen promociones de juegos de ollas para cocinas de inducción de diferentes marcas. (I)

ENLACE CORTO

Ultimas noticias

Últimas noticias

Google Adsense

 

Twitter ET