20 empresas de diferente tamaño trabajan en la actividad

Las ventas por catálogo ayudaron a Manabí

- 06 de septiembre de 2017 - 00:00
Cecilia Aspiazu Gómez vende ropa por catálogo y también tiene un bazar en su hogar.
Foto: José Morán / EL TELÉGRAFO

La AEVD asegura que el aporte de esta modalidad de comercio fue de $ 15 millones en la provincia, tras el terremoto de abril de 2016. Ellos condonaron las deudas.

María Fernanda León, directora  ejecutiva de la  Asociación Ecuatoriana de Venta Directa (AEVD), asegura que 800.000 personas en Ecuador trabajan en esta actividad, la cual genera más de $ 820 millones anuales al país. Pero, la venta directa tiene un beneficio desconocido: ayudó a la activación económica de Manabí, tras el terremoto del 16 de abril de 2016.

“Cuando nos acercamos a nuestros hermanos damnificados nos dijeron: lo único que necesitamos, por dignidad, es reactivación productiva a través de nuestros esfuerzos y no solo de donaciones. Planificamos un método y luego de tres meses la provincia fue expuesta en una convención mundial de venta directa en Suiza, como el lugar con los mejores resultados en negocios”. León, quien ofreció el viernes una rueda de prensa en Guayaquil para exponer los beneficios de su gremio, explicó que esa fue la demostración de cómo la gente cuando se apasiona logra resultados.

El 90% de las empresas de venta por catálogo condonó las deudas de los comerciantes de la provincia. Además, una compañía creó el catálogo productivo con el que donó el 100% del valor de toda la mercadería a sus vendedores para que puedan financiarse.

La condonación más el catálogo productivo colaboraron con aproximadamente $ 15 millones en Manabí. Actualmente, los manabitas son un grupo importante dentro del universo de vendedores bajo este método a escala nacional. Los productos que más se comercializan en el país, a través del sistema multinivel, son los cosméticos, bisutería, suplementos nutricionales, ropa, accesorios y calzado.

Una alternativa de trabajo

De acuerdo a sondeos, en los dos últimos años, el 20% de los jóvenes ecuatorianos de entre 18 y 35 años ingresó a la venta directa. Son desempleados que buscan, la mayoría, un ingreso económico para costear sus estudios universitarios.

Quienes mantienen su negocio de venta directa, por más de 6 años, son personas mayores de 56 años. Casi la mitad de emprendedores independientes en Ecuador sobrepasa los 45 años. José Portes, empresario de productos por catálogos de Guayaquil, destacó que de las 800.000 personas que se dedican a este sistema, el 97% es de sexo femenino; él es la excepción. “Hace 21 años tenía un negocio propio de confección de ropa y tras un robo, las deudas y la crisis económica, decidí ingresar al grupo de ventas de Oriflame y actualmente soy empresario diamante”.

Por su parte, Estela García, vendedora de productos naturales en Quito, agregó que ella como ama de casa vio esta opción como una oportunidad de independencia.

La apertura a nuevos proyectos

La Asociación Ecuatoriana de Venta Directa (AEVD) cuenta con 20 empresas entre multinacionales y nacionales de diferente tamaño. Sin embargo, León destacó que por su responsabilidad social con la comunidad y por su postura a favor de los empresarios independientes, el gremio sugirió al Gobierno la creación del Catálogo Productivo de Venta Directa de Ecuador.

Este proyecto incluirá los principales productos de los artesanos nacionales con el fin de contribuir de manera importante al desarrollo y dinamismo de la economía. “Estamos seguros de que el fortalecimiento de la venta directa en Ecuador, y en el mundo, redundará en una mayor generación de proyectos de emprendimiento personal”.

León mostró las cifras del sector de los últimos dos años. Allí se destaca que estas empresas han invertido más de $ 70 millones en proyectos de producción nacional, como fábricas de cosméticos, textiles y joyas.  

Asimismo, anunció que el 75% de las fragancias que se venden en Ecuador es a través de catálogo y el 90% de los perfumes es elaborado en Ecuador; incluso con fines de exportación, ya que el país produce los mejores alcoholes del mundo para fabricar estos aromas.

En 2013, el sector registró ventas por $ 867’262.291; mientras que en 2014 fueron de $ 826’555.416. En 2015 la misma cifra alcanzó los $ 810’407.195; y en 2016 los $820 millones. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: