Domingo, 22 Febrero 2015 00:00 Economía

Programa promueve la asociatividad en el sector

2.930 agricultores venden cacao a multinacional

Agricultores de Naranjito entregaron el año pasado 300 toneladas de cacao a la multinacional Nestlé. Foto: William Orellana.
Agricultores de Naranjito entregaron el año pasado 300 toneladas de cacao a la multinacional Nestlé. Foto: William Orellana.

Programa promueve la asociatividad en el sector

Redacción Economía

Una agradable brisa corre en pleno campo de Naranjito, en la provincia del Guayas. Allí la asociación de agricultores San Francisco se dedica a la siembra de cacao, uno de los productos emblemáticos de Ecuador.

Aunque el prestigio del cacao ecuatoriano es mundial por ser la materia prima para la elaboración de los mejores chocolates, el cultivo local de la ‘Pepa de Oro’ ha tenido vulnerabilidades históricas que se han hecho palpables, no solo en los niveles de productividad, sino también en la calidad de vida de los agricultores.

Junto a una estructura de madera, donde reposan miles de almendras de cacao que emanan el  olor característico de la fermentación, Luis Campos cuenta que muchas veces pensó en abandonar sus tierras por la falta de rentabilidad y el abuso al que los sometían los intermediarios.

“Nosotros les llevábamos pesadas 100 libras, pero nos pagaban por 90 y eso no era justo”, señaló. Lo mismo ocurría con algunas productoras locales de chocolate.

Tales dificultades, más la necesidad de obtener cacao de buena calidad y de manera sostenible para la fabricación de sus productos, llevaron a la multinacional Nestlé a crear el Plan Cacao, una iniciativa de desarrollo rural que funciona en diversos países del mundo, incluido Ecuador.

Precisamente los agricultores de Naranjito son algunos de sus 2.930 proveedores en el país. Ellos vendieron a Nestlé 300 toneladas de cacao el año pasado, según Frank Blacio,  jefe del departamento agrícola de la compañía.

La firma, de origen suizo, adquiere un total de 24.000 toneladas de grano anualmente, de las cuales 14.000 provienen de este programa. Sin embargo, se espera que para 2020 genere el ciento por ciento de la provisión.

La asociatividad es la herramienta que sirve de eje al proyecto, pues les ha permitido incrementar la producción, bajar costos y formalizar el sector. Según Blacio, en 8 años que lleva el plan, algunos agricultores pasaron de 4 quintales a más de 30.

A eso se suman los programas de capacitación y el soporte técnico que les ha ayudado a desarrollar mayor optimización en este cultivo.

Campos recuerda que hasta antes de ingresar al plan de Nestlé, conocía muy poco de  los ‘secretos’ del cacao, sobre todo en el tema de la fermentación que dura en promedio 6 días. Con solvencia, exhibe una almendra cortada por la mitad y explica que cuando su interior está de color café, el aroma y sabor será el idóneo tras los procesos de tostado y molienda.

Ecuador produce alrededor de 240.000 toneladas de cacao al año, pero de esta cantidad, apenas el 5% se consume localmente, el resto se exporta.

Variedades e investigación

La asociación San Francisco cultiva la variedad híbrida de cacao conocida como CCN51, desarrollada en 1965. Según la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao (Anecacao), se trata de un grano de gran resistencia a enfermedades, de alta calidad y productividad.

Las exportaciones de esta variedad se han  incrementado progresivamente con un volumen de 130.000 toneladas desde 2005 hasta la acualidad, de acuerdo con datos publicados por dicho organismo.

La participación del CCN51 y del cacao nacional fino, conocido como ‘Arriba’ en las exportaciones, hasta al momento es de 25% y 75%, respectivamente.

Según datos de la multinacional, la producción de cacao pasó en 2003 de 92.355 toneladas a 220.000 en 2013.

No obstante, el desarrollo de nuevas variedades del fruto, con mayor resistencia y productividad, es otro de los objetivos de Nestlé.

En el cantón Valencia, cerca de Quevedo (provincia de Los Ríos), está ubicada la finca experimental El Chollo, uno de los 29 centros de investigación y desarrollo que tiene la multinacional en el mundo.

Con un estilo arquitectónico suizo-tropical, el objetivo de esta finca experimental es evaluar nuevos tipos genéticos de cacao con alto rendimiento y desarrollar procesos de fermentación de cacao para maximizar el perfil sensorial del grano.

Anne Buchwalder, agrónoma francesa con especialidad en genética y gerente de Proyectos de Investigación del Cacao, señaló que la finca cuenta con una ‘colección’ de más de 100 clones y 8 árboles, y que  allí se estudia el perfil genético de cada uno, su rendimiento, temas como el tamaño de la almendra, el perfil sensorial y algunas características de la manteca del cacao.

Buchwalder señaló que una mejora genética puede tardar al menos 10 años, no obstante, cree que dentro de unos 4 años el centro estaría listo para presentar una propuesta de variedad que antes debe someterse a ensayos en distintas zonas para verificar su calidad.

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense