Sábado, 21 Mayo 2016 00:00 De7en7

En Cuerpo Presente

La ansiedad es la principal causa de disfunción masculina

El estrés, las preocupaciones o la baja autoestima pueden afectar la respuesta sexual masculina. La ayuda de un especialista es esencial.
El estrés, las preocupaciones o la baja autoestima pueden afectar la respuesta sexual masculina. La ayuda de un especialista es esencial.

Pensar constantemente sobre su desempeño sexual, hace que el hombre sufra varias patologías en el acto sexual. Las disfunciones son una consecuencia de otros problemas.

Redacción de7en7

Las disfunciones sexuales masculinas son un síntoma de que algo anda mal en la vida del hombre, como en el ámbito laboral o personal. No todos los hombres aceptan que están fallando en sus relaciones sexuales, por lo que pocos buscan ayuda.

De acuerdo con la sexóloga Galdys Llanos, el acto sexual se desarrolla en 6 fases, que básicamente son los pasos de la respuesta sexual. El primero es el deseo, seguido por la excitación, en el que las caricias en las zonas erógenas cumplen un papel primordial, después continúa el período de meseta o penetración, seguido por el orgasmo, que es la eyaculación en el hombre y el clímax en la mujer, fase de resolución, que son aquellas conversaciones después del acto sexual y, finalmente, el período refractario que es cuando la pareja vuelve a tener actividad sexual.

En cada uno de estos pasos el hombre podría presentar algún tipo de dificultad. Según el psicólogo Fernando Tinajero, una de las razones es porque, debido a la cultura machista que aún persiste en la sociedad, se ha hecho responsable al hombre del orgasmo de la mujer y si no cumple con esta ‘función’ él suele sentirse disminuido, con su autoestima baja, y justamente debido a estas creencias machistas no habla con nadie de su problema, ni con su pareja, lo que le podría llevar a la introversión, al aislamiento y la soledad.

“El hombre aún siente gran vergüenza al hablar de ese tema porque toda su vida, desde que fue niño, se desarrolló en un mundo competitivo y en ese contexto si no puede cumplir con las expectativas del otro le afectará”, explica Tinajero.

Una crisis laboral, una crisis matrimonial después de una infidelidad, traumas, creencias sobre la sexualidad respecto a lo que es bueno y lo que es malo, la cultura religiosa en la que creció, la rutina laboral y familiar que hace que pierda espacios de intimidad con su pareja, algunos medicamentos, enfermedades, estrés, depresión y trastornos de ansiedad son algunas de las causas de las disfunciones sexuales en el hombre. Según el portal web psicologosoviedo.com, alrededor del 80% de las disfunciones se deben a problemas psicológicos, la más común es la ansiedad que le genera pensar que debe tener un buen desempeño sexual.

En este sitio web se detallan varios de estos malestares sexuales que afectan incluso la vida de pareja del hombre. La más común es la disfunción eréctil que se caracteriza por la dificultad o imposibilidad de alcanzar o mantener una erección del pene lo bastante firme como para poder llevar a cabo una penetración y realizar el coito. Esta disfunción se debe a un inadecuado bombeo de sangre al pene. La hipertensión arterial, el tabaco, la diabetes, fracturas pélvicas, traumatismos perineales y secuelas de la radioterapia son algunas de las causas biológicas de este problema. Entre las causas neurológicas están el síndrome de apnea del sueño, alzhéimer, parkinson y un tumor cerebral. Algunas causas hormonales son el exceso de estrógenos y trastornos tiroideos y suprarrenales.

“Debo dejar una buena impresión”, “si pierdo la erección pensará que soy poco hombre”, “si no tengo erección pensará que ella no me atrae lo suficiente” y “me dejará en cuanto vea que tengo un problema sexual”, son algunos de los pensamientos que afectan a la erección. El hombre podría preocupase mucho por tener una ejecución sexual adeucada. Afecta de igual forma la excesiva concentración en que su pareja se excite, el exceso de preocupación respecto a su compañera, etc.

La eyaculación precoz es otra afección sexual y por lo general también causa disfunción eréctil, pues el hombre trata de distraerse para no tener urgencia eyaculatoria, por lo que deja de percibir los estímulos eróticos y pierde la erección. Al igual que en la disfunción eréctil, una de las causas para la eyaculación precoz es la preocupación por tener una buena respuesta en el acto sexual y el temor de no satisfacer a su pareja, lo que hace que los niveles de ansiedad aumenten impidiendo que perciba las sensaciones preeyaculatorias y solo perciba el nivel de excitación en su fase final, cuando ya no se puede evitar la eyaculación. También se puede dar una eyaculación excesivamente lenta o una ausencia total de ella, este malestar hace que la duración del coito sea más prolongada.

Otro problema que inside en la sexualidad del hombre es la deficiencia o ausencia persistente del deseo sexual. Algunas de las causas biológicas son la cirrosis, las endocrinopatías, afecciones genitales dolorosas, lesiones nerviosas centrales, consumo de ciertos medicamentos, como antidepresivos, o la ingesta de alcohol y otras drogas. Mientras que las causas psicológicas son aquellos pensamientos negativos previos al acto sexual acerca del incumplimiento de las sus supuestas obligaciones sexuales con su pareja, lo que le llena de ansiedad e incluso de tristeza.

Finalmente, hay hombres que sienten dolor durante la excitación, la penetración, los movimientos del coito o al eyacular. Esto hace que pierdan el interés por cualquier contacto sexual.

Una causa psicológica repetitiva en todos los trastornos es que el hombre puede experimentar sentimientos negativos hacia su propio cuerpo, o no sentirse atractivo, asimismo, trastornos de personalidad, como ser obsesivo-compulsivo que se caracteriza por estar emocionalmente bloqueado y deja de prestar atención al contacto sexual. (VEC)

Consejos

Si el hombre no se atreve a hablar sobre algún problema de disfunción eréctil, su pareja es la indicada para topar el tema. Es importante que conversen para buscar soluciones. Toma en cuenta que varios de los tratamientos, como terapias psicológicas, se realizan en pareja.

Los reproches o comentarios condenatorios dañarán la relación y no solucionarán el problema.

Si se ha identificado alguna disfunción sexual, el hombre debe acudir a un especialista. Recuerda que estos malestares son un síntoma de que algo anda mal.

Irritabilidad, inseguridad, estrés, ansiedad, rechazo al sexo, mal humor y depresión son algunas de las consecuencias de estas patologías, él requerirá el apoyo de su pareja.

ENLACE CORTO

Banner

Últimas noticias

Twitter

Twitter

epaper

Google Adsense