Lunes, 25 Agosto 2014 00:00 Cultura

SEGÚN ANALISTAS, DESDE HACE 3 AÑOS LA VERDADERA OPOSICIÓN DE DILMA ROUSSEFF ES LA PRENSA

‘El Manchetómetro’, herramienta para medir las noticias en Brasil

O Globo es uno de los medios criticados por el análisis. Su dueño ha ganado poder político y económico. Foto: Tomada de O Globo.
O Globo es uno de los medios criticados por el análisis. Su dueño ha ganado poder político y económico. Foto: Tomada de O Globo.

SEGÚN ANALISTAS, DESDE HACE 3 AÑOS LA VERDADERA OPOSICIÓN DE DILMA ROUSSEFF ES LA PRENSA

Pablo Giuliano. Corresponsal desde Sao Paulo, Brasil

Brasil fue famoso por ser tal vez el epicentro mundial de las desigualdades sociales durante buena parte del siglo XX. En vistas a la elección presidencial del 5 de octubre, la desigualdad mediática es medida por primera vez por un grupo de académicos que se pusieron a la vanguardia política del país para denunciar que las principales empresas de comunicación del país son tendenciosas y opositoras.

La iniciativa se llama Manchetómetro (una traducción sería ‘Portadómetro’) y se efectúa en año electoral por un núcleo de 13 investigadores de la Universidad Estadual de Río de Janeiro (UERJ).

El Manchetómetro, explicó a EL TELÉGRAFO su coordinador, el cientista político Joao Feres Junior, es una herramienta que debe ser usada por la ciudadanía que contabiliza las noticias negativas sobre los candidatos presidenciales que aparecen en el noticiero televisivo más visto del país, el Jornal Nacional de la TV Globo y los 3 diarios más importantes, Folha de Sao Paulo, O Globo y O Estado de Sao Paulo.

La presidenta Dilma Rousseff y el Partido de los Trabajadores del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) son los principales blancos del llamado ‘noticiero negativo’ en la tapa de los diarios hegemónicos analizados.

En promedio, diez veces más que sus rivales más a la derecha como Aecio Neves o la exambientalista Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño y principal rival de Rousseff en las encuestas, tras sustituir al fallecido Eduardo Campos como candidata presidencial.

“Las personas leen las noticias y a veces desconfían de que existe tendencia en la cobertura, pero nadie se pone a pensar en el tamaño de lo tendenciosa que es esa cobertura”, dijo Feres.

Desde que se inició la campaña hasta agosto, O Estado de Sao Paulo, que en 2010 apoyó al opositor José Serra contra Rousseff en su editorial, publicó 115 títulos contrarios a Rousseff y 11 favorables. El opositor Aecio Neves tuvo 7 menciones en la portada consideradas negativas y 14 a favor. Y Eduardo Campos, hasta su fallecimiento el 13 de agosto al caer el avión en el que viajaba, tuvo 21 favorables y 7 en contra.

La proporción contra Rousseff, si bien hay que destacar que es la máxima autoridad del país, se repite 46 a 5 en Folha de Sao Paulo y 46 a 2 en O Globo.

En el caso del Jornal Nacional de la TV Globo, Rousseff, como candidata a la reelección, tuvo casi 1 hora y 30 minutos de cobertura negativa, contra 15 minutos negativos de Neves, exgobernador de Minas Gerais.

Según el académico Feres, el Manchetómetro no hace más que  demostrar que estos medios que marcan la agenda del país son opositores al PT.

“Tengo la certeza de que estos medios son opositores, como analista y lector de medios, tengo seguridad en la trayectoria histórica de los medios que apoyaron el golpe de 1964 y hacen constante militancia contra la izquierda”, comentó.

Citó la historia de la TV Globo y su apoyo al golpe que destituyó al laborista Joao Goulart en 1964 y que instaló una dictadura por 21 años, al fraude en las elecciones en Río de Janeiro contra el izquierdista Leonel Brizola en la década del 80, el ocultamiento de las manifestaciones pro democracia y la manipulación histórica en el debate entre Lula y Fernando Collor de Mello en los comicios de 1989 que catapultaron a la victoria a este último.

La muerte de Campos catapultó en los medios a Marina Silva, su compañera de fórmula. Exministra de Ambiente de Lula, desde 2010 está en la oposición y ahora será la candidata del PSB y, de acuerdo a una encuesta de Datafolha, está en condiciones de vencer a Rousseff en una segunda vuelta electoral.

Por eso este grupo de la Universidad Estadual de Río de Janeiro creó el ‘Marinómetro’, para medir la cobertura sobre esta exlíder ambientalista amazónica que tiene como candidato a vice a Beto Albuquerque, identificado con los empresarios ruralistas del sur del país y la soja transgénica, y como consejera a una de las dueñas del Banco Itaú, el privado más fuerte del país, que reclama por ajuste para tener una inflación anual del 3%.

En los tres diarios hubo menciones desde la muerte de Campos, explícitamente a favor de Marina 177 veces en los últimos 11 días. “Nuestro objetivo es hacer el análisis de este entusiasmo con Marina tras la muerte de Campos, porque ella fue colocada como capaz de derrotar al PT”, dijo.

El académico consideró que uno de los problemas de Brasil es no tener una ley de regulación mediática, como existe en otros países. En Brasil rige una norma de 1963 sobre radiodifusión y las iniciativas para cambiarla encuentran gran oposición en la ANJ, la poderosa Asociación Nacional de Diarios. Judith Britto, presidenta de la ANJ, admitió hace 3 años que la prensa privada era la ‘verdadera oposición’ en Brasil a Lula y a Roussseff.

“Falta una ley que reglamente la propiedad de los medios, que prohíba tener el dominio de la cadena de producción y distribución.

No se está respetando el pluralismo visto dentro de la concepción constitucionalista liberal que rige en el país”, subrayó.

En ese sentido, explicó que es difícil que una ley de medios apuntando a destrabar los monopolios pueda pasar por el Congreso porque allí “hay muchos políticos dueños de medios de comunciación que son socios de la emisora Globo en sus estados”.

Feres colocó la responsabilidad en los partidos políticos de generar nuevas voces mediáticas. “No digo desde el Gobierno, pero sí el PT y otros partidos no articularon ni alentaron en los úlitmos 12 años grupos privados de medios que produzcan contenido de centroizquierda, que es un electorado gigantesco que no encuentran su canal de comunicación con los grandes diarios”, analizó.

Para el académico, es una ilusión considerar a los blogs críticos de los medios y alineados con la izquierda o centroizquierda como proveedores de contenidos para el público.

Y puso como ejemplo que los medios canalizaron las protestas callejeras de 2013 en reclamo de mayores servicios públicos como una agenda ‘antipolítica’. “Quieren llevar a pensar a la gente que existe una crisis económica y que la democracia no funciona en Brasil”, evaluó el cientista político.

DATOS

El Manchetómetro contabiliza las noticias negativas sobre los candidatos presidenciales que aparecen en el noticiero televisivo más visto del país.

La presidenta Dilma Rousseff y el Partido de los Trabajadores son los principales blancos de los diarios hegemónicos analizados. En promedio, 10 más que sus rivales de derecha.

TV Globo habría apoyado el golpe que destituyó al laborista Joao Goulart en 1964 y que instaló una dictadura por 21 años; y el fraude en las elecciones en Río de Janeiro contra la izquierdista Leonel Brizol.

Marina Silva, exministra de Ambiente de Lula, desde 2010 está en la oposición y ahora será la candidata del PSB. De acuerdo a una encuesta de Datafolha, está en condiciones de vencer a Rousseff en una segunda vuelta electoral.


ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense