Trapero: Debemos pensar cómo encontrarnos con la audiencia

- 17 de Febrero de 2017 - 00:00
Trapero estrenó en 2015 El Clan, filme que lo llevó a ganar el León de Plata en la Mostra de Venecia.
Foto: Internet / http://www.trbimg.com/

El cineasta argentino presidió el jurado de My French Film Festival. Por un mes, el evento abrió su plataforma para ver las cintas participantes.

El cineasta argentino Pablo Trapero comandó este año la séptima edición de My French Film Festival, el cual durante un mes abrió su plataforma web para encontrarse con el público latinoamericano. El festival subió los 30 filmes franceses participantes en esta edición, con el objetivo de que los espectadores lo comenten y el gesto incida directamente en la selección del jurado.

A pesar de que el encuentro tuvo como propósito central convocar una mirada alrededor del cine francés, la dirección de Trapero en el jurado influyó para que exista una comunicación a doble vía: fue una forma de comentar también sobre lo que ocurre en Latinoamérica con su cinematografía y repensar las maneras de llegar a un público, que en todo el continente se ha vuelto escaso.

Trapero, en entrevista vía telefónica con este Diario, sostuvo que plataformas gratuitas como las que implementó My French Film Festival, del 13 de enero al 13 de febrero, las debería considerar el cine latinoamericano para aproximarse a los espectadores.

“Las últimas discusiones con respecto a nuestra cinematografía son acerca de cómo hacemos que las películas sean vistas por el público y no cómo hacemos las películas. Hace muchos años la pregunta era a la inversa: cómo producimos nuestras historias”, dijo Trapero.

Para el director, si bien es difícil hacer cine, siempre se va a insistir en cómo contar las historias del continente. Hoy eso quedó de lado en el sector para discutir cómo encontrar público.

Trapero es una muestra de la evolución del cine en la región.  Hace 17 años presentó su primer largometraje en una sección paralela a la Mostra de Venecia. En 2015 ganó el León de Plata al mejor director en la Mostra por El Clan, un filme en el que reconstruye desde la ficción el espeluznante caso argentino de Arquímedes Puccio, quien -con la complicidad de su familia- secuestró a un amigo millonario de su hijo para extorsionar a su familia.

El director argentino, al igual que otros autores de la región, tiene como garantía de su consolidación festivales europeos. En Ecuador, por ejemplo, Ana Cristina Barragán recibió con el estreno de su ópera prima el Lions Film Award, en el Festival de Rotterdam, así como en otros festivales. Aquello no garantizó mejores números de audiencia. “Ecuador es el único país en donde su cine recibe premios en festivales, pero nadie va a las salas a verlo”, decía en una entrevista el artista Paco Cuesta. Sin embargo, el problema con el público es una urgencia que se reclama en todo el continente.

El actor argentino Ricardo Darín coincide con Trapero al sostener que “pasa mucho que (las películas) están poco en cartelera y nadie las ve”.

Para Trapero, quien conoce la cinematografía ecuatoriana y confiesa una larga amistad con Sebastián Cordero, los premios internacionales son un síntoma de buena salud, pero considera que generar audiencias “es un gran debate y un gran desafío que se está dando. También las nuevas formas de ver cine lo reflejan. Cuanto más alternativas hayan  para que el público se encuentre con esta cinematografía, será mejor”.

Agrega que “mientras más alternativas hallemos, mejor. Por eso es atractivo pensar en nuevos formatos, como My French Film Festival, que ocurre online y que permite a personas de todo el mundo acceder a películas que de otra manera no podrían ver. Es una alternativa válida e interesante para nuestro cine”. (I)