Miércoles, 07 Diciembre 2016 00:00 Cultura

Philip Larkin tiene su propio memorial en la medieval Abadía de Westminster

El mármol de Purbeck fue tallado por Martin Jennings, quien ya elaboró una estatua del poeta.
El mármol de Purbeck fue tallado por Martin Jennings, quien ya elaboró una estatua del poeta. Foto: Gettyimages

El escritor, bibliotecario y crítico de jazz británico cuenta con una distinción en el histórico rincón de los poetas. Es considerado uno de los vates más aclamados de la segunda mitad del siglo XX.

Leonardo Boix, corresponsal en Londres

El poeta, bibliotecario, novelista y crítico de jazz británico Philip Larkin (1922-1985) ya cuenta con un memorial en el histórico rincón de los poetas de la Abadía de Westminster, donde se encuentran también los restos de luminarias como Geoffrey Chaucer, Charles Dickens, John Dryden, Handel, Rudyard Kipling y William Blake.

La lápida conmemorativa de Larkin incluye dos de sus versos más populares en inglés: ‘our almost instinct almost true / What will survive of us is love’ (‘Nuestro casi instinto, casi cierto / El amor es lo que nos sobrevivirá’), de su poema ‘Una tumba de Arundel’ (1964), inspirado en un monumento de la Catedral de Chichester.

Larkin es considerado por la crítica como uno de los poetas ingleses más aclamados de la segunda mitad del siglo XX. La ceremonia de inauguración se llevó a cabo el anterior viernes, al cumplirse 31 años desde su muerte. Cuando en 1974 Larkin participó de una ceremonia para inaugurar una lápida de su amigo y poeta W. H Auden, el escritor mencionó a la prensa: “El rincón de los poetas parece estar bastante lleno! Espero que haya lugar para mí”.

Ahora, lejos del cementerio municipal de Hull (en el norte de Inglaterra) donde fue sepultado hace más de tres décadas, Larkin cuenta con su propio memorial en la medieval Abadía de Westminster.

El mármol de Purbeck conmemorativo fue tallado por Martin Jennings, quien previamente había creado una estatua del poeta en su ciudad natal de Hull.  

Jennings indicó que Larkin tuvo que esperar el doble de tiempo comparado con el poeta inglés Ted Hughes para contar con una placa conmemorativa en la abadía, debido, principalmente, a la posición de la piedra dentro del recinto.

La lápida de piedra se encuentra junto a la del escritor inglés Anthony Trollope, y cerca de las pertenecientes a los poetas Lord Byron y Dylan Thomas. Los albañiles de la abadía, siguiendo una tradición medieval, dejaron una moneda de un penique debajo de la lápida, para datar la ceremonia.

Durante la ceremonia de inauguración leyeron el deán de Westminster, el reverendo John Hall, como el autor y poeta Blake Morris y Anthony Thwaite, presidente de la Sociedad Philip Larkin, que encargó el memorial. Además, leyeron homenajes el artista Grayson Perry y el actor Tom Courtenay.

El profesor de literatura James Booth, académico retirado de la Universidad de Hull, consideró que Larkin será recordado como uno de los grandes poetas del siglo XX. “Para mí, él está entre los grandes como Yeats y Eliot. Tenía un gran comando de todas las técnicas de la poesía (...) Hay más de una decena de sus poemas que son comparables con los grandes poemas de amor de Thomas Hardy”, agregó.

Tras ser consultado acerca de cómo cree que hubiera respondido Larkin al honor en la Abadía de Westminster, teniendo en cuenta que era conocido por ir siempre contra la corriente y por no gustarle la fama, Booth dijo: “Probablemente hubiera puesto una cara graciosa y citado a Hardy con su verso ‘las pequeñas ironías de la vida’”.

Larkin, que después de graduarse en la Universidad de Oxford en 1943 con un título en literatura inglesa, trabajó durante 30 años como bibliotecario universitario en la Biblioteca Brynmor Jones de la Universidad de Hull, período en el que produjo la mayor parte de su obra publicada. En 1945 apareció su primer libro de poesía El barco del norte, seguido por sus dos novelas Jill (1946) y Una chica en invierno (1947), pero adquirió fama y prestigio en 1955 con la publicación de su segundo libro de poemas, Un engaño menor.

Entre 1961 y 1971, Larkin trabajó en el diario conservador The Daily Telegraph como crítico de jazz (sus artículos fueron compilados posteriormente en All What Jazz: Escritos sobre jazz 1961-71, de 1985), y editó The Oxford Book of Twentieth-Century English Verse (1973).

Recibió honores y premios en vida, entre ellos la medalla de oro de la reina por su contribución a la poesía y en 1984, después de la muerte de John Betjeman, se le ofreció la posición de poeta laureado de Reino Unido, la cual rechazó. En 2003, una encuesta organizada por la Poetry Book Society reveló que Larkin era el poeta más aclamado de los últimos 50 años. Cinco años más tarde, el periódico The Times lo nombró el mejor poeta de posguerra de Gran Bretaña. (I)

Datos

Los primeros poemas de Philip Larkin presentan una fuerte influencia de T. S. Eliot, lo cual no gustó a su profesor y tutor Gavin Bone, experto en literatura anglosajona.

A Gavin Bone no le gustaban las “oscuridades de la vanguardia”. Esto influenció en el joven poeta y su desarrollo posterior. De esta época es su primer libro, El Barco del Norte.

Philip Larkin, después de graduarse en la Universidad de Oxford en 1943 con un título en literatura inglesa, trabajó 30 años de bibliotecario universitario en la Biblioteca Brynmor Jones de la Universidad de Hull, período en el que produjo la mayor parte de su obra publicada.

En 1946 publicó su primera novela, Jill. Otros de sus libros de poesía fueron Las bodas de Pentecostés (1964) y Ventanas altas (1974), ambos muy bien recibidos por la prensa.

ENLACE CORTO

Cultura

Google Adsense

 

Promo-galeria