Dejó quito para volver a su ciudad natal en lo que algunos consideraron su mejor momento

Gilberto Almeida, el pintor que reclamó una nueva estética

- 23 de abril de 2015 - 00:00

Dejó quito para volver a su ciudad natal en lo que algunos consideraron su mejor momento

El pintor ecuatoriano Gilberto Almeida Egas falleció la noche de este lunes, a los 86 años, confirmaron sus familiares y amigos a través de redes sociales. Hasta el martes sus restos fueron velados en la Sala Jorge Icaza de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE).

Según su exalumno, colega y amigo Jaime Paredes, Almeida Egas vivía en la Loma de los Soles, en San Antonio de Ibarra. Pasó sus últimos días enfermo, recibía muchos cuidados y no salía de la casa.

Almeida Egas inició su vida artística en San Antonio de Ibarra. Por una beca estudió el colegio en Quito, donde recibió la influencia de profesores franceses. Fue oyente en las escuelas de Bellas Artes de Quito y Guayaquil y miembro del Grupo de Vanguardia, denominado como ‘Grupo VAN’, conformado por algunos pintores a finales de la década del 70 en contraposición al estilo indigenista que se masificaba en la época.  

Dentro del ‘Grupo VAN’ logró introducir las nuevas teorías de los postulados y los contenidos de modernidad que se desarrolló del indigenismo en  Ecuador, recalcó la Casa de la Cultura Ecuatoriana.  

Su influencia en la plástica fue decisiva y sirvió de modelo para grupos como Los Mosqueteros, conformado en los 70 por Washington Iza, Ramiro Jácome, Nelson Román y José Unda.

Sus obras son guardadas en el Museo de la Organización de los Estados Americanos en Washington (Estados Unidos), en el Museo de Arte Moderno de Santiago de Chile, en el Museo de Arte Moderno de Córdova (Argentina), en el Museo de Arte de la Fuerza Aérea Venezolana, en el Museo de Jerusalén (Israel) y en el Museo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Europa).

En Ecuador, su obra se ha inmortalizado a través de la Casa de la Cultura del Carchi, de Imbabura, de Azuay y del Guayas, así como el Museo de Arte Moderno de Cuenca, el Museo Municipal de Guayaquil, el Museo Luis A. Martínez de Ambato, el Museo Mariano Aguilera de Quito y el Museo del Banco Central de Quito.

Gilberto Almeida dejó la vida en la capital ecuatoriana en 1977, justo en uno de los mejores momentos de su carrera. Artista reputado, de amplia trayectoria dentro y fuera de Ecuador, firmaba sus cuadros invadido por la confianza de estar en la élite del arte nacional. Recibió su primer premio en 1952. 25 años después tenía 16 distinciones más, entre estas los salones Mariano Aguilera y el de Julio de Guayaquil. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: