Tres poetas se suman a 'El almuerzo del solitario'

| 15 de Noviembre de 2017 - 00:00
→El stand de la Asociación de Editoriales Independientes presenta las principales novedades ecuatorianas en poesía, novela, cuento, ensayo y crónica.
FOTO: Álvaro Pérez / et

→El Centro de Publicaciones de la PUCE presentará durante la Feria del Libro de Quito las antologías de Paco Tobar García, Ileana Espinel y Euler Granda.

Desde este año, el Centro de Publicaciones de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) ha publicado una serie de antologías poéticas de autores fundamentales del país, no como un ejercicio de construir un canon literario, sino como una forma de poner en valor a autores claves de la lírica ecuatoriana.

Francisco Granizo, Aurora Estrada y Efraín Jara Idrovo fueron los primeros nombres que se presentaron en la colección de El almuerzo del solitario. Ahora, durante la Feria Internacional del Libro de Quito, se hará el lanzamiento de tres nuevos tomos de poesía:  Ebrio de eternidad, de Paco Tobar García, Con una Valium 10, de Ileana Espinel, y Reaparición incesante, de Euler Granda.

La presentación de las obras será hoy, a las 17:00, en el auditorio Medardo Ángel Silva. Los autores Mayarí Granda Luna, María Auxiliadora Balladares y Andrés Villalba Becdach (coordinador de este proyecto) intervendrán en el acto.

Santiago Vizcaíno, director del Centro de Publicaciones de la PUCE, señala que la intención de la Universidad “es que siempre hayan mujeres  en la colección, por eso optamos por Ileana Espinel, nombre fundamental del siglo XX. Hay pocos trabajos sobre el Club 7, al cual pertenecía”.

María Auxiliadora Balladares fue la encargada de hacer el estudio introductorio de Ileana Espinel Cedeño (Guayaquil, 1933-2001) y, en ese trabajo, dice que la poeta “es una de las piezas clave en la comprensión de al menos dos fenómenos relativos al devenir de la literatura ecuatoriana del siglo XX: el final del posmodernismo ecuatoriano y el inicio de una poesía dedicada a la exploración del ser y del cuerpo en relación con la enfermedad y el consumo de fármacos”.

En el caso del poeta riobambeño Euler Granda, quien hace poco recibió en  su ciudad natal un homenaje por su trayectoria, fue su coterráneo Víctor Vimos quien analizó su poesía.

En el estudio introductorio, Vimos indica que Granda “abre un espacio para decir desde la igualdad, condición que solo puede alcanzarse desestabilizando el sentido jerarquizador del lenguaje. Ese decir, alcanza matices singulares: durante sus años como médico, Granda no usó sus conocimientos para la acumulación. Con ellos auxilió a los más humildes, hizo una labor poco útil para el capital. Pero desde el polo en el que poeta enfrenta el devenir, una acción así es una forma de resistir frente al sentido aplastante de la vida. De crear en el hacer. De decir la poesía”.

De Paco Tobar García, quien ha sido más reconocido por su labor como dramaturgo, Luis Carlos Mussó ausculta en su lírica.

“Desde temprano se perfila esta voz proclive hacia la travesía, escindida entre el vaciamiento y las sombras que va dejando atrás. Además, en Tobar García es notorio un premeditado uso arcaico del castellano que no se percibe con el mismo propósito que en la obra de otros poetas de la misma estirpe de creadores. Hay algo, en dicho uso, que obliga al lector a pensar en que la palabra se moviliza a la indagación en pos de las fuentes, sean estas vivenciales o de perspectiva”, dice Mussó en el libro.

Estaba previsto que la obra  de Carlos Eduardo Jaramillo también se presentara, pero su antología se pospuso. (I) 

→La colección

De izquierda a derecha:

Paco Tobar García
→ Portada: Luigi Stornaiolo / ‘Retrato florentino’ / óleo sobre tela / 42 x 53 cm / 1984.

Euler Granda
→ Portada: Dione Granda Luna / ‘Electrosueño’ / óleo- acrílico sobre lona / 150 x 120 cm / 2014.

Ileana Espinel
→ Portada: Carlos Vaca / ‘Paraísos fantasmas’ / óleo sobre tela / 50 x 45 cm / 2011.

Últimas noticias