Mamahuaco se basó en varias historias orales

- 07 de diciembre de 2017 - 00:00
→La escucha de la voz propia es clave en el método de Grecia Albán para el canto. Ella reside en el centro-norte de Quito, su música incluye leyendas andinas.
Mario Egas / et

→La cantante Grecia Albán presentó su trabajo discográfico en el Teatro Capitol. La fusión de varios géneros tradicionales componen la obra.

El repertorio del disco Mamahuaco tiene varias claves, géneros y fuentes. “Son canciones profundas, que ayudaron en la transformación de la vida de sus autores; creemos que deben ser compartidas para que actúen como una especie de medicina para las personas”, le decía Grecia Albán, la multiinstrumentista que ideó la obra hace más un año, a este diario, mientras buscaba financiamiento colectivo para grabar ese álbum.

El folclor, la música de origen andino y afroamericano componen la obra que contiene una decena de temas. Fidel Minda está en la batería, Daniel Pacheco en acordeón y piano, Daniel Bitrán en el saxo tenor, Esteban Portugal en bajo y Horacio Valdivieso en la guitarra. Grecia es la cantante de esta, su primera obra y también se encarga de la percusión, pero no incluyó chelo, instrumento que estudió e interpreta antes de volver a entrenar las cuerdas vocales, a los 22 años. Ahora tiene 31.

La intérprete vivió en Argentina de 2004 a 2008. En Córdova estudió Formación musical. Mamahuaco es un personaje femenino, arquetípico de un mito fundacional inca. En El Cuzco sobrevive la leyenda de una familia, la de Los Hermanos Ayar, en que una mujer representa la libertad y la fuerza con ese nombre. “Mamahuaco me llegó a través de un relato oral, me generó sentido de una manera muy potente”, explica la artista, quien sintió las resonancias de la historia como se receptan las notas de las melodías andinas, que acompañan tradiciones que sobrepasan las barreras temporales a través de la palabra.

→Las músicas tradicionales del mundo, jazz y fusiones componen lo que escucha Grecia, que presentó su primera obra junto con sus compositores. Foto: cortesía

En Latacunga, Cotopaxi están los ancestros de Grecia. Una de las tradiciones familiares es guardar el vestuario del Huaco que es visible en las Fiestas de la Mama Negra. La abuela de la cantante conserva los altares que llevan estos danzantes-shamanes de la celebración tradicional. Alrededor de esas palabras y rituales se completó el concepto del disco que fue presentado el 18 de noviembre pasado, en el Teatro Capitol de Quito.

Dayuma Albán, antropóloga y hermana de Grecia, le narró el mito de Mamahuaco a fines de 2015. “Así funcionan los arquetipos, como informaciones que llegan y te transforman con su eco”.

Mamahuaco se concretó en dos años, la carrera de Albán sobrepasa la década sobre los escenarios pero ella fue atraída por la música desde la infancia.

La canción ‘Cantuña’, de Diego Luzuriaga –artista residente en Estados Unidos– reflexiona sobre el mestizaje, acerca de las contradicciones. ‘Cristalina’, de Bitrán, tiene una letra escrita por Loly García que cuenta la historia de una niña real que ejercía el trabajo sexual en la Avenida 24 de Mayo y “Triste pero no” es la despedida de Masai Méndez a su madre. “La Guacamaya”, de Taita Blady, es un bálsamo para las cuestiones del corazón.

“Todas las obras han sido trabajadas para que sus sonoridades integren la música tradicional ecuatoriana con elementos de la música contemporánea”, dice la cantante, quien concibe a la interpretación de esta obra en directo “como una forma alegre del juego, con momentos de improvisación entre los músicos. Cualidades que considero importantes para el proceso creativo de una mujer música, en Ecuador”.

Mientras la campaña de mecenazgo virtual (crowdfunding #HagamosMamahuaco) estaba activa en la web, un escucha de Grecia Albán la encontró almorzando en el Mercado Central de Quito y colaboró sin la web de por medio, de forma directa.

“Hay una parte energética –concluye la música–, del apoyo de mucha gente tras el disco” que se completa con los temas “Será Silencio”, “Sueño que”, “No Calla” y “San Juan de tu Nariz”. (I)

Ópera prima

Un trabajo colectivo

→Esteban Portugal fue el productor de Mamahuaco, además de bajista de la obra. La multiintrumentista Grecia Albán produjo su ópera prima después de tener a artistas como Ella Fitzgerald, Elis Regina y Totó la Momposina entre sus referentes.

$5 mil de $ 7.500 se recaudaron a través de una campaña virtual para producir el disco. Es el 66,67%

Ensayos y clases
→La forma de financiar el proyecto, además de la campaña virtual, se basó en el trabajo docente de la cantautora, quien da clases de canto a adultos y sobre chelo y percusión a infantes en la capital.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: