Columnista invitado

$ 500 por minuto

- 14 de Septiembre de 2017 - 00:00

Cierto día, una noticia internacional reveló que Gustavo Quinteros cobraba alrededor de $ 90.000 mensuales por entrenar al equipo de Ecuador, es decir $ 3.000  por día.

Antes de ser ‘renunciado’ por los pésimos logros deportivos, el DT recibía diariamente lo que un obrero ecuatoriano gana en 8 meses (SBU: $ 375). Sin contar con los $495.000 en premios y $ 200.000 por un bono que Quinteros y sus asistentes hubieran recibido por llegar al Mundial de Rusia.

En los dos partidos al mes que la ‘Tri’ disputaba bajo su mando, Quinteros ganaba $ 45.000 por cada uno. Eso significa $ 500 por minuto de juego.

Lo simpático del asunto es que el DT trabajaba con los jugadores máximo una semana al mes, solo cuando se juntan para los partidos. ¿Cómo hacía para entrenarlos las 3 semanas que no los veía? Al parecer, el entrenador aprovechó las ventajas de la tecnología para laborar a la distancia.

Mail a Antonio Valencia. Querido Toño: el día del partido, cuando recibas el balón, corres por la banda, eludes a uno, eludes a otro, te frenas, quiebras la cintura y centras al área. Las tres semanas que no nos vemos, por favor lee este mail en series de 4 veces cada 30 minutos.

WhatsApp a Christian Noboa. Estimado Christian: contigo nos hubiera ido muy bien en Rusia, porque casi eres un ruso más y un gran anfitrión. / En los dos partidos que faltan, cierra el medio campo y atranca al rival. / En los tiros libres procura colocar el balón en un ángulo superior del arco. / Por favor, lee este WhatsApp en series de 5 veces cada hora, despacito, tal como juegas.

Tuits a Máximo Banguera. @Apreciado Máximo: Felicitaciones por tu nueva faceta de fabricante de guantes. #mejordedicateaeso

@Basándome en tu experiencia, te sugiero que la palma de los guantes sea de velcro o de cemento de contacto. #noagarrasniuna

@Si estamos ganando el partido, acuéstate y finge una lesión como solo tú sabes hacerlo. #alpisocarajo! Por favor, lee estos tuits en series de 3 veces cada hora.

Hay quienes opinan que entrenar a un equipo de fútbol a distancia es como aprender a nadar por medio de fascículos semanales. Pero así laboró Quinteros, lo cual encaja perfectamente con el buen vivir que disfrutan muchos relacionados con la poderosa Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), desde hace años hasta nuestros días.

Para rematar, la FEF emitió al apuro un comunicado cantinflesco anunciando su decisión de poner a un lado al DT. La razón: él no quería renunciar (con ese sueldo, ni que estuviera chiflado). Pero aquí o en Rusia eso se llama despido intempestivo.

En lugar de pagarle $ 90.000 por el mes que faltó de contrato y con la ‘Tri’ ya fuera del Mundial, la FEF seguramente ahora deberá enfrentar una demanda por $ 500.000, porque -según los chismosos– así dice el contrato del entrenador. A estas horas, el ‘profe’ Quinteros debe estar saltando de gusto por la solución que tomaron los inefables dirigentes de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: