Quiénes mataron a Roldós

06 de Junio de 2013 - 00:00

Nadie puede negarlo: es legítima la permanente recordación de la intentona golpista del 30-S y el fallido magnicidio del presidente Rafael Correa. Nadie, salvo los autores, cómplices, encubridores y sectarios políticos que tratan de tapar el Sol con un vidrio transparente. Para el común del pueblo, es necesario y urgente que brille la verdad a plenitud y se castigue a los culpables. De otro modo, la historia volverá a repetirse hoy o mañana.

Igualmente es legítimo, necesario e impostergable reabrir la investigación acerca de quiénes mataron a Roldós, pues 32 años después del pavoroso crimen colectivo sigue de pie la impunidad, mientras Dios o el diablo cargan con aquellos,  constituyéndose la justicia, una vez más, en una burla a carcajadas.

Claro que, reiniciada la causa, hay el peligro de que a muchos les interese enfrascarla en el cuento del accidente, probado como falso por un cúmulo de evidencias, testigos, documentos y hasta un impresionante desfile de cadáveres posteriores. De allí que, tirado al tacho de basura el mañoso cuento del accidente, la reapertura de la causa deberá iniciarse bajo el lente de la investigación del magnicidio y el castigo real o histórico a los culpables.

Al reabrirse el caso Roldós, clarificar el macabro entorno de Noriega será fundamental. En la danza del crimen surgirán el Plan Cóndor, la CIA, el Mossad...Entre estos hay alguno que ha sido plenamente identificado, como es el caso del criminal panameño Manuel Antonio Noriega, antiguo agente de la CIA, quien estuvo a las órdenes de George Bush padre, cuando  ocupó la dirección de la tenebrosa central del terrorismo y el espionaje. La identificación de su rol en el asesinato de Jaime Roldós Aguilera y de Omar Torrijos, el inolvidable líder nacionalista de Panamá, lo estableció el laureado periodista norteamericano Seymour Hersh a través de un extenso artículo publicado en la revista Life  de su país en enero de 1990. Y Hersh, nacido en 1937, no es uno de esos charlatanes y fabuladores que abundan en los grandes medios. Él descubrió crímenes monstruosos cometidos por la CIA y el Ejército norteamericano en Vietnam en 1968, como la masacre de mujeres, ancianos y niños por las tropas yanquis en la aldea My Lai en 1968, como reveló hace pocos años las bestiales torturas cometidas por los mismos genocidas en la cárcel de Abu Ghraib, Irak, a cuyo lado Hitler resulta un santo digno de los altares.

¿Y cómo así Noriega?, se preguntan muchos. Bajo su virtual dictadura, Panamá se había convertido en un centro mundial del tráfico de drogas y de armas, de lavado de dinero, intervencionismo contra la Revolución Sandinista y mil actividades más, mientras el Plan Cóndor creado en 1975, por Pinochet, Videla y otros criminales de guerra, abarcaba a gobiernos y mandos militares de todo el continente, teniendo como cuartel general la Escuela de las Américas montada por los yanquis en Panamá, la cual fue una enorme fábrica de dictadores, asesinos y torturadores. En esa malla siniestra se ubica la figura de Noriega, que luego devino prisionero de sus amos, cuando comenzó a actuar por cuenta propia, al punto de producir toda una invasión para ser capturado. Tan grande fue la actividad de este agente, que durante el juicio celebrado a puerta cerrada en Estados Unidos, cuando el abogado de Noriega, Frank Rubino, intentó presentar documentos altamente comprometedores para Estados Unidos, los jueces se lo impidieron por tratarse de “información clasificada”, es decir, secreta.

Al reabrirse el caso Roldós, clarificar el macabro entorno de Noriega será fundamental. En la danza del crimen surgirán el Plan Cóndor, la CIA, el Mossad (que es la CIA de Israel), la Democracia Cristiana y otros grupos derechistas, la Escuela de las Américas y sus aprovechados alumnos. Por esa ventana se hará luz sobre estos crímenes que le duelen a América Latina y avergüenzan
a la humanidad.