Las lágrimas de Pelé

| 28 de Julio de 2017 - 00:00

El 21 de junio de 1966, Edson Arantes do Nascimento (Pelé) contrajo su primer matrimonio con Rosemeri de Reis Cholbi; fruto de esta unión nacieron tres hijos: Kelly Cristina, Jennifer y Edson.

En junio de 2005, Edson Cholbi do Nascimento fue detenido. Tras ocho meses de trabajo, el Departamento de Investigaciones sobre Narcóticos (Denarc) detuvo a unas 50 personas; trece (entre ellas, el hijo de Pelé) fueron acusadas de vínculos con el narcotráfico y lavado de dinero. Los policías cumplieron órdenes de búsqueda y detención en 22 lugares del Municipio de Santos y de Sao Paulo. De acuerdo a las investigaciones -que incluyeron escuchas telefónicas autorizadas por la justicia- la organización lavaría dinero a través de negocios vinculados con la venta de automóviles y motocicletas.

Por aquellos días, un acongojado Pelé confesó a los medios: “Jamás pensé que Edinho pudiera meterse con drogas. Como cualquier padre, es triste ver un hijo involucrado con determinados grupos y preso porque tendrá que responder por las consecuencias”. Pelé, luego de la visita que hizo a Edinho en las celdas del Denarc, visiblemente abatido, también  comentó: “Yo siempre participé en campañas contra la droga y no pensé que este problema pudiera estar tan cerca. Tal vez yo haya trabajado demasiado y no me percaté a tiempo de este problema”. El ‘Rey’ Pelé admitió haber llorado al visitar a su hijo detenido.

Edinho inició su carrera en el fútbol como arquero del Santos, club en el que también jugó su famoso padre. También fichó para el San Caetano, Portuguesa y Ponte Petra. El punto más alto de su carrera deportiva profesional fue el vicecampeonato brasileño de 1995, con el Santos, alcanzado tras una final que fue disputada con el club Botafogo, de Río de Janeiro.

En mayo de 2014, un tribunal de primera instancia del Municipio de Santos condenó a Edinho a 33 años de cárcel; esta pena fue reducida -gracias al eficiente trabajo de la defensa- a 12 años y 10 meses de reclusión. En estos días, Edinho vuelve por quinta vez a la cárcel, luego de haber alcanzado libertad provisional en cuatro ocasiones anteriores.

El exarquero  ha declarado a la prensa que: “Víctima de una fuerte depresión, me volví un dependiente químico (marihuana). Ni mis propios familiares fueron capaces de sacarme de la adicción. Yo no soy delincuente; solo necesito un tratamiento”.   

Este caso, que probablemente llegue a la máxima instancia judicial que es el Supremo Tribunal Federal, tiene muy triste a un personaje de prestigio mundial como es Pelé, quien es un hombre honesto en su vida privada; el ‘Rey’ tuvo y tiene como compañera inseparable a la humildad, a diferencia de otros ‘famosos’ cuya gigante vanidad los transforma en seres diminutos.

Al parecer, en la sinuosa cancha de la vida, el ‘Rey’ no se concentró lo suficiente y no pudo concretar la jugada más importante: la formación de sus hijos.

El gran César Vallejo, en Los Heraldos Negros, escribió: “Hay golpes en la vida, tan fuertes… ¡Yo no sé!”. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: