Sábado, 31 Diciembre 2016 00:00 Cartas al director

Prender las alarmas

Cartas al Director

Un llamado a la conciencia ‘Recordando al pastor evangélico hermano Pablo (+)’. Permítanme hacer un llamado a la reflexión. Escribo estas expresiones porque siempre se debe estar consciente de lo que se va a hacer, para que esa decisión no traiga situaciones o acontecimientos que lamentar, cuando ya no hay vuelta atrás. El preámbulo está en contexto con lo que llamamos historia olvidada.

Durante el período democrático, en el que sucedieron diez  gobiernos, hasta llegar al inicio del primer período de Alianza PAIS, estaban suspendidos los préstamos hipotecarios del IESS, e incluso se cerró el Dpto. de Ingeniería Civil, acatando disposiciones gubernamentales que deseaban inoperante al IESS.

En 2010 el Biess retoma esta prestación para los afiliados activos y jubilados, comenzando a tramitarse y a otorgárselos de manera masiva, lo que acarreó bonanza a las empresas constructoras y cientos de nuevas urbanizaciones florecen en todo Ecuador, especialmente en las principales ciudades. Con lo cual se logró que las clases altas, media alta, media y media baja adquieran sus confortables viviendas, con servicios básicos de primera, incluidos complejos deportivos y vigilancia privada.

Lo relatado tiene como fin alertar a los deudores hipotecarios, para que en las próximas elecciones se comprometan a elegir bien. Estar conscientes de las palabras de los paralíticos, de sus planes y programas de gobierno. Que tienen como base “bajar la carga burocrática del Estado obeso”. Dice un candidato a la Vicepresidencia: “Vamos a sacar a algunos”, pero no completa el sentido de la oración, ya que políticamente le es inconveniente. La frase completa que continúa es “a algunos miles”. Sí señores(as), ténganlo por seguro que, de ganar la oposición, miles pasarán a la desocupación, no solo de la burocracia central, sino que, por efecto rebote, repercutirá en los gobiernos autónomos descentralizados (municipios, prefecturas).

Existe una pregunta de cajón que obligatoriamente debemos formularnos: ¿Ya desempleados pagaremos los dividendos de los préstamos hipotecarios; y si adquirió un vehículo, las cuotas mensuales?

Hay dos alternativas: pensar o creer.

Pensar implica analizar las cosas por todos sus extremos y circunstancias hablando políticamente de las elecciones que se avecinan.

Creer es considerar una cosa como cierta, sin tener pruebas irrefutables de ella. He aquí el dilema, pero hay que tener presente que en la ideología de la derecha, por su concepción, no existen beneficios sociales. Por eso escuchamos recortes y reducir el tamaño del Estado, que es el camino directo para las privatizaciones.
¿Cuántos servidores públicos se irán a la calle? Algunos miles... (O)

César Antonio Jijón Sánchez

ENLACE CORTO

Google Adsense

Google Adsense